Poco a poco, lentamente…

Poco a poco, lentamente

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

Independientemente del aspecto deportivo, de la eterna rivalidad entre los Dorados de Chihuahua y los Mineros de Parral, lo que sucede en los estadios que conforman la Liga Estatal, no es más la falta de educación, profesionalización de una liga que se extingue poco a poco, lentamente.

Gracias a los últimos titulares que han pasado por la dirección de la organización de la máxima justa deportiva de Chihuahua, la competencia se ha venido degradando, en primer término, porque tenemos directivos que planean un torneo sin fundamentos, experimentando con torneos cortos, con primera y segunda división, con eliminatorias de seis equipos, mejor perdedor, ahora clasifican 8 de 10, se juega de jueves a viernes, se avisa del antidoping y no se informa de los exámenes, su aplicación, nombre del jugador y resultado, total siempre ven por sus intereses y olvidándose del principal activo de la liga: el aficionado.

Todas las adecuaciones, innovaciones, propuestas que se han implementado han fracasado, provocando una baja en los índices de asistencia, de tal suerte que el rey de los deportes ha dejado de ser la primera opción en el entretenimiento de los chihuahuenses, en medio de la crisis no hay un estudio profesional y científico que guie a la liga hacia mejores propuestas, está atrapada en su propia mediocridad.

La reciente gira de los Mineros a la capital del estado así lo demuestra, en la ciudad sede de la liga, la arbitrariedad del encargado del sonido fue factor una vez más de malas transmisiones radiofónicas por el exceso de decibeles, sin que existiera un delegado que ejerciera su autoridad para poner orden en ese afán de los sonidos de unirse a las porras locales, en el caso que nos ocupa cada vez que la porra de Parral iniciaba sus canticos, el volumen los retaba para supuestamente vencerlos, sin importar que en ello se contaminara auditivamente  el espectáculo, quisiera recordarles que el béisbol es analítico, el fanático que vivió, creció en el béisbol en los 80’s, 90’s,  que es mayoría en las gradas, que ahora ya tiene 40, 50 o mas años le gusta comentar, las dinámicas beisboleras en los estadios ya están muy definidas, el reggaetón y demás estupideces musicales actuales solo alejan a un público que no va al estadio a oír música estridente, va a pensar, a analizar, a gritar para que lo oigan en un catarsis que es superada por la contaminación auditiva y al llegar a su casa, además de la desvelada tarda más de media hora en dormirse, en que su cuerpo y su mente recuperen su estado óptimo, luego de un bombardeo de tambores, sonidos locales, al otro día o la próxima serie lo más seguro es que ya no vuelva.

Por otra parte quiero recordarle a la liga que es muy poco probable que un aficionado aguante tres desveladas seguidas, dos de los tres juegos empezaron en un día y terminaron al siguiente, con duración de más de cinco horas, a ello agréguele que la mayoría de los asistentes trabajan al siguiente día, si quieren seguir jugando de jueves a sábado, por favor cuando menos los juegos del viernes y sábado prográmelos más temprano, todos los puntos anteriores por sentido común deben atenderse, satisfacer al fanático para que en un ambiente ideal, consuma más cerveza, se anime a cenar, pero no, parece que hay una política de alejarlo cada vez más de los estadios.

Es ya un pensamiento general en el estado, que los aficionados al ver el sistema de competencia, se están absteniendo de asistir, ahorrando sus energías, tiempo y dinero a la siguiente fase de 8 clasificados, quien junto con Ojinaga va a ser eliminado?… qué zona bajo este formato va acumular más perdidas?, es la pregunta que todo mundo se hace… agréguele el eterno problema de la profesionalización y capacitación de los ampáyers, que no están al nivel de la liga, cada año se promete más y mejores hombres de azul y cada año el problema se les atraviesa en plena competencia.

Lo más lamentable es que cada año escribimos el mismo editorial, somos ya un disco rayado que ve desgraciadamente como nuestra pasión se extingue, poco a poco, lentamente.

1 Comentario

  1. Cuando la AEB publicó el acuerdo de seguir jugando Jueves, Viernes y sábado hice en esa página un comentario que veo coincide con su editorial.
    El comentario es el siguiente:
    La afición ya debemos de entender que el estatal de béisbol dejó de ser amateur, que el campeonato estatal tiene dueños y q son ellos, de acuerdo a sus intereses, deciden cómo, cuándo y cuánto se realicen los juegos…..así que no esperemos que la decisión sea tomada en beneficio de los aficionados…….creo

    Pero hacer entender a los jumentinos es imposible….

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*