Euforia peligrosa

Euforia peligrosa

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

Existe en la afición de la Cuarta Zona una euforia desbordada por haber eliminado a los Indios de Juárez en la primera ronda de la postemporada, considerando que los aborígenes han sido al igual que los Mineros los finalistas por excelencia en la presente década, por lo que de los malos presagios, la negatividad, canibalismo han pasado a primero burlarse de los comandados por Marcelo Juárez, segundo: a sentirse ya como favoritos para llegar a la final y ganar el bicampeonato, este estado de ánimo si cambia la actitud del fanático, provoca que se regrese al Estadio Parral, pero en ningún momento garantiza nada, hasta el momento no se ha ganado absolutamente nada.

Parral en el presente sistema de competencia, le ha tocado bailar con las más feas, primero se enfrentó a los Indios y ahora va con los Manzaneros, va a jugar para mi óptica dos finales consecutivas, son dos equipos con pasta de campeón, son protagonistas de los estatales, a diferencia de Cuauhtémoc y Delicias para la Cuarta Zona no hay beneficios del absurdo que han creado en los playoffs, Parral tiene que ganar y punto, el aficionado debe concentrarse en el siguiente rival y no en lo que ha dejado atrás, juego por juego, dicen en Santa Bárbara.

Ahora con el rival en turno, existe en el ambiente la creencia de que los del altiplano los va a castigar el rey de los deportes por la forma que jugaron ante los Faraones de Casas Grandes, ante la generosidad que le dio la convocatoria, mientras no se refleje en el terreno de juego, dicha premonición, no deja de ser nada, ni ventaja, los Manzaneros se mostraron en el rol regular como el equipo más consistente y como tal se le debe respetar, sus números, sus peloteros así lo han demostrado.

A través de su historia la Sexta Zona ha contado con la curiosidad de los Menonitas, que han visto en el béisbol, un juego interesante que poco a poco los ha contagiado, de tal manera  que en el pasado ya han debutado con los Manzaneros peloteros de origen anabaptista, de tal manera que ahora es precisamente un integrante de la pujante comunidad menonita el presidente jurisdiccional de los Manzaneros, Chiro Peters, su llegada no es circunstancial, es lo más representativo de lo involucrado que están con el béisbol, ello significa apoyo tanto en el aspecto deportivo, como en el económico, Cuauhtémoc ya está a la par de Chihuahua o Juárez en soporte para cristalizar contratos que apuntalen el equipo, una prueba de ello, es Víctor Hugo Chávez.

Por lo tanto han conformado un equipo capaz, que obtuvo 23 triunfos en la campaña, que tienen pitcheo, bateo, en pocas palabras es un duro rival, que tiene el handicap injusto de recibir al abrir la serie y cerrarla para unos posibles sexto y séptimo, hay que velar armas, caerles a granizo limpio para estropearle la cosecha de manzana antes de que pongan las redes.

La única ventaja que tenemos contra ellos, es el clásico cambio de chip que los Mineros tienen al llegar la postemporada, pareciera que nadan como pez en el agua, que al presentarles un obstáculo dicen: “Ah sí!, esto ya lo vivimos, no una, mil veces, no hay problema”, los comandados por Güereca son especialistas de la hora cero, cuando todas las mulas son pardas y pueden crear confusión, con ojo de águila, los pica piedra las diseccionan y en la obscuridad las apalean.

La serie esta pareja, el que gane los juegos nones, va a tener la ventaja psicológica, hay que jugar la primera entrada como si fuera la novena y el partido está empatado, esa situación Parral se la sabe de la A a la Z, que puede haber partidos en donde no llegue el bateo va a haber, sin lugar a dudas, afortunadamente en estos momentos en los Mineros ya todo mundo sabe su rol, la maquinita llega engranada como ha sucedido en los últimos años, no tiene caso empezar el Estatal al cien y llegar a esta etapa al cincuenta, Parral siempre viene de menos a más para jugar el momento decisivo, no más.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*