Pipo El Sordo 1 Septiembre 2018

Pipo El Sordo 1 Septiembre 2018

Ricardo Urquidi

Pipo El Sordo plácidamente está leyendo el Sol de Parral, a siete columnas el rotativo anuncia: “Una nueva era en el Congreso de la Unión, por primera vez la izquierda mexicana es mayoría”… un sudor empieza a notarse en la frente de Pipo, no sabe a ciencia cierta porque, pero empieza a sentir bochornos, su cuerpo entra en un estado de laxitud, siente sus extremidades flojas… y sigue leyendo…

“Una política de austeridad entra en vigor al despedir a mil setecientos asesores con los que contaba el Congreso, se pondrán a subasta a más de 200 vehículos que eran utilizados por los diputados, se elimina la partida para seguros de gastos médicos mayores, en total se van ahorrar más de 300 millones anuales con las medidas anunciadas”, Pipo se toca la frente está hirviendo de temperatura, quiere moverse, voltear a ver a Valentina, pero no puede esta inmóvil como un cadáver.

“Por su parte el Senado de la Republica tiene planeado reducir de 5 mil millones su gasto anual a tres mil quinientos millones, todos los miembros de la cámara alta no podrán ganar más de 103 mil pesos, se reducirá persona, se terminaran con las dietas, se acabaron los choferes, los asesores”, Pipo entra en pánico sus ojos se ponen en blanco, empieza a temblar de los dedos que no reaccionan a sus órdenes para moverlos, trata de alcanzar la lámpara pero es imposible.

“Al cuestionar a los líderes de Morena en el Congreso y el Senado sobre la política de abrir carpetas de investigación y expedientes en la Procuraduría General de la Republica a todo aquel ex funcionario público que haya cometido delitos, incluyendo a Ex Gobernadores, Ex Presidente de la Republica, advirtieron que buscaran realizar foros de consulta en todo el país para poner en la mesa de las propuestas el perdón pero no el olvido para todos ellos, todo ello con el fin de buscar la reconciliación Nacional”, Pipo se siente aislado en una burbuja, en donde ni Valentina, ni Don Guadalupe lo ven, menos se den cuenta de lo que le pasa, parece que es un personaje de la novela de Kafka: Metamorfosis.

“También señalaron que el Ejercito no sale de las calles, que está firme la figura de Delegados Federales en los estados, que se necesita modificar la Constitución para adecuar la figura de un Fiscal General de la Republica autónomo, que la gasolina seguirá con los tres impuestos que encarecen su costo y  su precio estará sujeto a la ley de la oferta y la demanda”, Pipo no sabe qué hacer, siente que su mente va a explotar, ya no son perlas de sudor las que recorren su rostro, son ríos de líquido lo que tienen empapado su ropa.

“A partir del 1 de Diciembre desaparecen las pensiones para los ex Presidentes de la Republica, sobre la posibilidad de que se abran los expedientes en contra de los hijastros de Fox, de los hermanos de Margarita Zavala, de investigar a Deschamps, de abrir los expedientes de los muertos de Pasta de Conchos, de los 43 de Ayotzinapan, de la guardería ABC, de investigar la herencia de Elba Esther Gordillo, de la estafa maestra, de los sobornos de Odebrecht, los diputados y senadores declararon que no les corresponde a ellos sino al Poder Judicial seguir las investigaciones”, Pipo siente espasmos intermitentes, siente que va a convulsionar, en la ventana ve un cuervo con unos ojos sombríos que destaca en la obscuridad.

Valentina se despierta por el golpe que siente en su estómago, es el brazo de Pipo, fuertemente lo sacude: “Que te pasa Pedro?”, acostado en la cama Pipo reacciona: “Que, que pasa?”, 2Me pegaste… que estabas soñando?, “Que horas son?”, “Son las tres de la mañana”, Pipo se toca la frente está más seco que el desierto de Samalayuca, con miedo voltea a ver la ventana y no hay nada, “No se tenía una pesadilla…”, Pipo recapitula todo lo que soñó y le pregunta a su esposa: “En el supuesto que me mataran: los perdonarías y lo olvidarías?”, “Pedro que preguntas son esas?”, “Respóndeme”, Valentina esta desconcertada y recuperando la vertical responde: “Ni perdón, ni olvido”.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*