El largo regreso a casa

El largo regreso a casa

La Pera del olmo

Ricardo Urquidi

Luego de permanecer una semana en la Ciudad de Nueva York y agarrar un resfriado marca Diablo, debido en gran parte al calor que reinaba y a la potencia de los aires acondicionados en el hotel, en los centros comerciales, que combinándose provocaron estornudos, fiebre, tos que me tumbo en la cama, no es hasta en el regreso al terruño que apenas empiezo a recuperarme en primer lugar de mi salud y en segundo de las emociones vividas.

Para empezar me queda claro que el título de la Serie Mundial 2018 se queda en la Liga Americana, no hay equipo en la Nacional que le llegue en potencia, profundidad de pitcheo, defensa a los Red Sox y los Astros, por lo que la Serie de Campeonato de la Liga Americana, muy seguramente entre estos dos equipos será desde mi perspectiva un Clásico de Otoño adelantado.

En Mayo cuando fuimos a presenciar a Houston, la serie entre Yankees y Astros me sorprendió de tal manera la inteligencia de José Altuve, atrás de el: Correa, Springer, Bergman, Gurriel, ahora me tocó ver esta nueva generación de bostonianos y el que destaca es Mookie Betts, combina poder en el bat, turnos al bat de calidad, velocidad, brazo, fildeo, es sin lugar a dudas junto con Trout y Harper, el trio de peloteros más completos en la actualidad en la Gran Carpa.

Algo que me llamo bastante la atención es el declive en el gusto de los aficionados del rey de los deportes, poco a poco va a ser desplazado por otros deportes como el futbol soccer, léalo bien el Futbol Soccer, muchas promociones, anuncios invitando a asistir a los juegos de la MLS y en especial al equipo de la Gran Urbe, cuando en otros viajes no observamos ni por equivocación mercadotecnia en torno al deporte de las patadas.

Mis queridos Yankees todavía les falta uno o dos años para llegar a la Serie Mundial, la Familia Steinbrenner no fue por una contratación en el verano de magnitudes ganadoras, a la Billy Bean contrato a lanzadores abridores que en el pasado han tenido buenas temporadas: Happ, Lynn, dejando a un lado realidades actuales como DeGrom de los Mets de Nueva York, el cuerpo de abridores neoyorkino no tiene profundidad, Severino ya no es el mismo de antes del Juego de Estrellas, Sabathia ya está muy cansado para aguantar una temporada de 162 juegos, Tanaka da una de cal y otra de arena, Boone es buen manager pero no ha podido que el equipo entre en ritmo: lesiones en el transcurso del rol regular han provocado inconsistencia en la novena y se va a quedar en la orilla este año, le va a ganar a los Atléticos de Oakland y luego va contra los Red Sox, difícil tarea con la profundidad que tiene Boston en su cuerpo de abridores.

El dúo Judge- Stanton, si bien presenta poder, no pueden ir espalda con espalda, su zona de strike está muy delimitada, los lanzadores rivales los tienen estudiados a la perfección, Boone no los puede alinear juntos porque podrían ser dada su tendencia a poncharse dos outs consecutivos que matarían cualquier rally, de ahí que los intercale con Gregorius que el fin de semana se lesiono o con Hicks, uno zurdo y el otro ambidextro.

Me agrado en demasía Cleyber Torres y Miguel Andújar dos candidatos a novato del año en la Americana, si bien es cierto les faltan detalles, cometiendo errores de cabeza, van a ser puntales en las próximas temporadas gracias a su fildeo y poder en las canillas.

Y con esto me despido de la gira Nueva York 2018.

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*