Twiligth Zone

Twiligth Zone

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

A finales de la década de los 50´y prácticamente durante todos los 60’s la pantalla de la televisión a nivel mundial se vio atraída por una serie de ciencia ficción llamada: Twilight Zone, en México: Dimensión Desconocida, en donde los personajes enfrentaban a través de la Quinta Dimensión, situaciones extremas fuera de la realidad.

El Estatal de Béisbol para Mayores ha entrado a la Dimensión Desconocida, el surrealismo, la avaricia, el retrogradismo, la ineptitud, la desorganización, la improvisación, la falta de autoridad y de más conceptos que usted, amigo aficionado quiera agregar, hágalo!, estamos en la Dimensión Desconocida viajando a través del tiempo a la década de los 80’s, con estadios insuficientes, con afición, con las mismas situaciones que ayer en el Estadio Cuauhtémoc se sintetizaron.

Mientras en el Estadio Delicias en los juegos tercero, cuarto y quinto según crónicas de compañeros el inmueble no se llenó a su máxima capacidad, en la Capital de la Manzana, no cabía un alfiler, el Comité Regional de la Sexta Zona vendió hasta los pasillos, creo nuevas zonas, instalo gradas adicionales, a los cronistas deportivos se les asignaron espacios individuales inferiores al metro cuadrado para su uso personal e instalación del equipo técnico… y en todo este proceso, ni la Liga, ni la Presidencia, ni Protección Civil superviso y dicto planes de prevención para el buen desarrollo del evento… Viva México!

Lo que sucedió ayer en la sexta entrada es la cereza en el pastel de esta temporada Twiligth Zone, desde la redacción de la convocatoria, el fanático entro a la Dimensión Desconocida, con todo lo que ya hemos enumerado hasta la saciedad, de nada ha servido que se construyeran nuevos estadios a principios de este siglo, de nada ha servido las leyes que abordan la normatividad para eventos masivos, los directivos de la liga y zona no quieren evolucionar y mejorar el espectáculo que significa el estatal de Béisbol, el colmo ayer en el partido estuvieron en el Estadio el titular del Instituto Estatal del Deporte y el Jefe del Ejecutivo Estatal, no se percataron del sobre cupo que existía y muy campantes luego de la foto y el exhibicionismo político se fueron del estadio previo al caos que reino.

Sin lugar a dudas el Estatal va en un tobogán cuesta abajo, la ofensa que recibieron los seguidores de los Algodoneros al ofrecerles devolverles su dinero, al no tener un lugar un seguro para sentarse, es por demás ofensivo, los ningunearon, los denigraron, esa actitud de Chiro Peters, es una práctica común en todo el estado, es la muestra más fiel de un decálogo de como correr a un aficionado de su deporte favorito para que ya no regrese nunca.

Abordando el aspecto deportivo y la convocatoria, Algodoneros es ya un Campeón moral, el forfeit por regla debió haberse aplicado por los Ampáyers, por la Liga a favor de los Algodoneros al no existir las condiciones para que el partido continuara, por su parte el Municipio debe aplicar al Comité Regional de la Sexta Zona una multa ejemplar, al Director de Protección Civil debe despedírsele, al Estadio un veto, todas las sanciones a todas las personas involucradas, pero saben qué?… en México no pasa nada y cuando pasa es porque tenía que pasar, estamos en la Dimensión Desconocida.

Pase lo que pase en el terreno la autoridad, el directivo ya echo a perder la final, se va a reanudar, se va a jugar, existirá un Campeón de la deshonra, de la desorganización y al cabo de unos meses, cuando empiece el béisbol de estufa, cuando se reúnan los directivos, no pasó nada, el Estatal seguirá igual o peor, al cabo esto se ha convertido en una competencia para ver quien lo acaba mas, quien le acaba de dar el tiro de gracia.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*