Contrastes Sabermétricos

Contrastes Sabermétricos

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

A dos juegos de haber comenzado la Serie Mundial entre los Dodgers de Los Ángeles y los Medias Rojas de Boston, hemos observado dos estilos muy marcados en la dirección de ambos equipos, por un lado Dave Roberts que en toda la temporada solo alineo tres veces seguidas el mismo orden al bat del primero al octavo y en la otra banqueta a un Alex Cora que tiene muy bien definido la estructura de su line up, los cambios, los relevos.

Vemos al puertorriqueño apoyarse mucho en la toma de decisiones con Ron Roenicke, Coach de Banca de los patirrojos, los dos al momento de visualizar el juego atentos se escuchan los pros y contras de las decisiones a tomar, si se apoyan en la sabermetría, pero en forma individual, van de lo individual a lo general, es decir no les importa tanto la estadística de zurdos contra derechos, se apoyan más en las estadísticas de tal bateador contra tal pitcher y en base a ello ejecutan los cambios y las estrategias.

Mientras tanto Dave Roberts al consultar a Danny Lehmann, Coach de Planeación de Juego y Comunicaciones las decisiones a tomar, se observa el claro desacuerdo que existe entre ambos, constantemente Lehmann no aprueba lo que el piloto de los Dodgers pretende hacer, Roberts hasta este momento no da señales de haber aprendido de todo lo que le paso el año pasado en el Clásico de Otoño contra Los Astros, sigue cometiendo los mismos errores ante un boricua que todos pensábamos iba a pagar el noviciado en su primera incursión en Octubre.

En pocas palabras Cora en estos dos primeros cotejos ha superado ampliamente a Roberts en estrategia, en serenidad, en las pausas que todo manager debe darle al juego para preparar las ultimas entradas, vemos a un Roberts que no le da confianza a sus peloteros, da la impresión que no tiene un plan de juego definido, está improvisando y en el pecado va la penitencia.

Los bostonianos están engranados, todo mundo sabe su rol, las estafetas a la hora del partido están muy bien definidas y si a ello le agregamos que Bradley Jr, Benitendi, Mokie, Xander, Devers, JD Martínez están en ritmo y produciendo, le auguro muy mal fin de semana a los angelinos.

Por otra parte el toque sigue en el limbo de las estrategias del béisbol de las Ligas Mayores gracias a la sabermetría que nos dice que el toque tiene un alto porcentaje de fracasar en cualquiera de sus manifestaciones, inclusive cuando un lanzador viene a batear, por lo que un servidor le hace la siguiente pregunta a los sabermetricos: Cual es el porcentaje de doble plays, cuando no se ordena toque, sin outs, con hombre en primera y con ventaja mínima?, más aun cual es el porcentaje de doble plays, sin outs, con hombre en primera, con ventaja mínima después de la quinta entrada?.

Otro detalle, con las nuevas formaciones a la defensiva considerando los patrones de bateo de cada pelotero, ya sea para zurdo o derecho, no sería factible tocar la bola según sea el caso por la línea de tercera o primera para embasarse?, o seguir bajo esta insana actitud de jugar el béisbol espectáculo en donde todo lo quieren resolver con batazos?, que épocas aquellas de Rickey Henderson que todo mundo estaba esperando cuando se iba a ir al robo, o la excelencia de Otis Nixon a la hora de tocar la bola, vemos un béisbol muy cómodo, ya no vemos a un Dave Winfield tocar la bola en el Clásico de Otoño, ya se tiene el argumento de que equis pelotero gana 15, 20 millones de dólares al año y se le paga para que conecte hits, HR’s, como va a tocar la bola?, en fin épocas son épocas, seguiremos disfrutando la excelencia de la Gran Carpa, de las atrapadas estilo Benintendi, de las rectas de 100 millas, de las facultades de un Trout, un Harper, de la inteligencia de un Altuve, de la consistencia de Verlander, de las nuevas generaciones que ya están reclamando un lugar, pero en lo general no me agrada lo que estoy viendo a la hora de la estrategia.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*