Pipo El Sordo 17 Noviembre 2018

Pipo El Sordo 17 Noviembre 2018

Ricardo Urquidi

Pipo El Sordo va caminando por la banqueta de la Mercaderes en dirección al Hotel Moreira, al pasar por los cristales del Casino de Parral esta un señor ya de edad que sostiene estoicamente un letrero: “Lee la Biblia”, no es la primera vez que Pipo lo ve en una actitud que asemeja a una estatua, sin tener la mirada fija, suplicando al viento se fijen en él, como un profeta que en su mensaje amenaza implícitamente con el apocalipsis si no regresamos a la palabra de Dios.

Cuando Pipo pretende alejar su vista del singular personal, llega un borrachito: Bacardiano de nombre y con voz aguardentosa le dice: “Que mi compa, allá en Monterrey,  la Alcaldesa ya leyó la biblia y le entrego las llaves de la ciudad a Dios, que le parece?, no hay chanza que a mí me entregue las llaves de un expendio?”,  “Cállate hereje, no blasfemes, lee la biblia y arrepiéntete de todos tus pecados”, “No pos arrepentido estoy, que no ves la cruda que traigo?”, el hombre con un gesto adusto  corre del lugar a Bacardiano.

Pipo con la hilaridad a flor de piel, a poca distancia lo sigue, quiere saber que más travesuras a cobijo de su situación alcohólica puede hacer, imitando el caminado del inmortal Cantinflas con los pantalones a medio glúteos, sigue su camino, en lo que fuera Mueblerías Villarreal y Almacenes Vázquez están dos albañiles, dando los últimos retoques a la remodelación del local y al verlos Bacardiano les pide: “Carnales, no sean gachos, échenme la mano traigo una cruda que parecen dos, presten un peso cuando menos”, serios, sabedores de la situación que pasa el sujeto etílico, encogiendo los hombros le dicen que No, “Ah pero el domingo si van a tener para ver a la selección mexicana contra Italia verdad?… pero saben que los de mi Chepo van a perder, son más maletas que las que cargaba yo allá en la central camionera”, “ Que te pasa Hijo?… el TRI se va a levantar?”, “Al TRI no lo levanta ni San Lázaro carnal y ojala los eliminen del Mundial para que ustedes ya no pisteen y lleven chivo a su casa”.

Pipo se olvida de ofrecer el Sol, es feliz presenciando las ocurrencias  de Bacardiano que al no lograr su objetivo sigue su camino, al levantar la vista ven a una mujer que no fue muy agraciada con la naturaleza física que Dios le dio, al recorrerla de pies a cabeza,  embriagado en su mente y fuera de toda sobriedad Bacardiano solo le dice: “Las mujeres atractivas nos hacen comprar cerveza y las feas nos hacen beberla”, “ Cállese Borracho inútil”, “ A mí lo borracho se me quita mañana, pero usted ni volviendo nacer mejora en su estética”, la mujer enojada pretende darle con la bolsa un golpe a quien la insulta, Bacardiano olvidándose de su estado físico emprende la graciosa huida, Pipo lo sigue, está encantado con el humor que profesa el beodo parralense.

Al doblar para la Guadalupe Victoria, Bacardiano se voltea y le dice a Pipo: “Y tu porque me vienes siguiendo?”, descubierto voltea su vista a otro lado, tratando de fingir lo que es obvio, “A ti te hablo no te hagas”, Pipo no quiere problemas y continua su camino, a la distancia solo alcanza oír: “Mi Cuadrado aquí estoy, tu si eres un héroe, no como los que nos venden ahora… que bueno que ya te arreglaron la plaza, ten en mi al más fiel seguidor, nomás te pido un favor: por allá platica con Dios para que nos eche un poquito de lluvia, no como la del 8 de Septiembre del 44, pero sí que nos mande, mira ando bien crudo y necesito el vital líquido, ya sea para sobrevivir o para bañarme, ya tengo cinco días días sin darme un remojón y tú sabes que lo necesite o no lo necesite, yo todos los sábados me baño”, Pipo se agarra el estómago del dolor que le provoca la risa y para ya no sufrir más se  va a la Plaza Guillermo Baca.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*