El béisbol invernal

El béisbol invernal

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

Algunos me tildaran de loco, de disparate, de absurdo, pero al fin tengo que expresarlo: Si un servidor tuviera el poder, prohibiría el béisbol invernal en la Cuarta Zona, por muchas razones…

Antes de la época de los 70’s, antes de que naciera la Liga Invernal el deporte en Parral tenia un ciclo: desde Febrero a Agosto se jugaba Béisbol y de Septiembre a Enero: Basquetbol, los más grandes beisbolistas de la época de oro del rey de los deportes fueron grandes basquetbolistas, Parral llego a tener grandes exponentes en el deporte ráfaga, fue campeón estatal, la construcción del Gimnasio Auditorio Municipal fue producto de esa efervescencia.

Así en Febrero la gente esperaba con ansia la inauguración de la Liga Regional, se organizaba un desfile que recorría las principales calles de la ciudad, los niños se vestían de charros y las niñas de chinas poblanas, los ídolos de antaño lucían las franelas de la Sección 11, El Frisco, Asarco, Clarines, Mineros, la religión de la región sur del estado, inundaba nuestros sentidos, nuestra pasión, nuestros hogares hasta terminar la locura en el Nacional.

Después llegaban las crónicas de Pepe Hicks, Jaime Alvidrez, Mike Orpinel sobre la duela del coloso del Parque del Niño, el invierno, la temperatura gélida obligaba al deporte a refugiarse en espacios cerrados, los ídolos del diamante cambiaban de uniforme y balón para darnos más muestras de su clase y talento, este ciclo perduro con títulos en básquet y beis, Parral, Santa Bárbara, El Oro produjeron grandes glorias en los dos deportes, cuya imagen aún perdura entre nosotros.

Sin embargo el béisbol, como lo dijo El Mago Septien: “El béisbol es mucho deporte para ser negocio, y mucho negocio para ser deporte” y todos aquellos personajes que vivían y hacían del béisbol un modus vivendi, veían sus bolsillos decaer a consecuencia de la llegada del otoño y el invierno y para seguir captando recursos pues crearon la Liga Invernal, en ese preciso momento en que se crea el circuito gélido empieza el declive del basquetbol de Parral, el ciclo natural del aficionado por tener dos atractivos deportivos al año, simplemente se quebró.

Al principio se aplaudió la creación de la Liga Invernal, inclusive sirvió de atractivo para traer a peloteros profesionales con experiencia en Grandes Ligas a jugar, la ocurrencia fue bien recibida por aquellos seguidores del rey de los deportes que al terminar el Nacional quedaban insatisfechos y querían más, Parral y su región empezó a tener pelota caliente todo el año, después de más de cuatro décadas estamos sufriendo las consecuencias.

Por una parte el basquetbol parralense y de la región atraviesa por una de sus más grandes crisis, después de llegar a tener basquetbol profesional en los 70’s, ahora todo parece indicar que no habrá Mineros en la Liga Estatal de Basquetbol, el talento local que se cosecha en el deporte ráfaga tiene que emigrar de Parral buscando mejores horizontes, después de presionar por décadas para la construcción de un nuevo gimnasio, al tenerlo nadie quiere ir a Los Linderos a jugar al nuevo, la afición basquetbolera está dividida, no hay recursos para apoyarlo.

Mientras tanto el fanático del béisbol esta sobresaturado de tanto rey de los deportes, de tal suerte que cada semana la invernal tiene a menos de cien fanáticos en sus gradas, para armar un equipo se necesitan más de tres patrocinadores, la Liga Regional a nivel Parral le pasa lo mismo, solo en Santa Bárbara, El Oro y El Valle hay estadios llenos, olvídense de un desfile inaugural, los aficionados comentan: “Hay iré a las finales” y los mismo sucede con el Estatal: “Hay iré a las finales”, grandes figuras del béisbol regional han tenido mayúsculas lesiones en sus brazos por lanzar en invierno, hay peloteros que a sus 30 años ya acumulan más de 30 temporadas de Invernal, Regional y Estatal, patrocinadores, medios de comunicación, directivos, peloteros, fanáticos, todo mundo esta saciado del béisbol y al menos en Parral estadios vacíos.

Por eso estoy en contra del béisbol invernal, en el mejor de los casos estaría a favor si le ponen límite de edad, que sea una liga para menores de 20 años para que aquel prospecto tenga un espacio donde madurar, sea observado para ver si es material para Regional o Estatal y el pelotero ya establecido descanse físicamente y mentalmente para estar listo el próximo año.

Pero por lo demás no, todos los mercenarios que quieren ingresos todo el año gracias al béisbol, deben buscar otra fuente económica o laboral, en caso contrario seguiremos igual o peor.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*