El mejor juego que he visto en mi vida

El mejor juego que he visto en mi vida

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

En el 2001 aprovechando la semana santa en Abril, un nutrido grupo de parralenses que sobrepasábamos los setenta fanáticos, realizamos un viaje a Phoenix, Arizona para disfrutar un juego de los Diamantes de Arizona contra los Dodgers de Los Ángeles y otro partido de basquetball entre los Soles de Phoenix contra los Mavericks de Dallas con Eduardo Nájera.

Por la cantidad del grupo tuvimos que salir en dos grupos de El Paso, el primero apenas salimos rumbo a Phoenix, cuando nos informan que la ciudad fronteriza, antiguo Paso del Norte, es azotado por una tormenta de arena y el segundo vuelo está retrasado.

Al fin de turbulencias que nos acompañaron al despegar, salimos para llegar al desierto de Arizona, el segundo grupo no llega y la hora del partido está cerca, luego de una espera por fin llegan y a dejar maletas  e irnos al juego que a la postre seria inolvidable para todo el grupo.

Si la memoria no me falla, fue un martes 10 de Abril del 2001, tuvimos la fortuna de disfrutar un duelo de pitcheo entre dos ases que en aquel entonces eran amos y señores del montículo, por los Dodgers el derecho Kevin Brown y por los Diamantes: Curt Schilling.

En aquel entonces el estadio de los Diamantes se llamaba Bank One Ball Park, el partido comenzó a las seis de la tarde con 36 minutos, con una asistencia de 29 191 con boleto pagado, el grupo llego apurado, por lo que todo mundo arribo por su lado, luego de dar una vuelta por las instalaciones, ya sin ver la práctica de bateo, nos alistamos a disfrutar del juego.

Los dos lanzadores comienzan tirando lumbre, no es hasta el cierre de la tercera cuando se conecta el primer hit del partido, en el bat del primera base Mark Grace, no sirve de nada porque Kevin Brown cierra la puerta y no pasa nada.

En la cuarta Tony Womack se embasa en error del primera base, enseguida el ex – Pirata de Pittsburgh: Jay Bell repite con hit y la velocidad de Womack lo lleva a tercera, después Luis “El Gonzo” González batea una rola para doble play, en la jugada  el segunda base de los Diamantes anota la carrera de la quiniela, para dar una ventaja de una carrera a los dirigidos por Bob Brenly.

Curt Schilling esta intransitable, lanza perfecto, no es hasta la sexta cuando el receptor de los Dodgers: Paul Loduca, rompe la magia y le conecta el primer hit, los que asistimos con un suspiro que se pierde, lamentamos haber perdido la oportunidad de ser testigos de un juego perfecto o de un sin hit, ni carrera.

En la apertura de la séptima, “El Gonzo” González conecta un HR por el izquierdo para aumentar la ventaja a 2 a 0 sobre los Dodgers.

En la octava, el primera base de los angelinos: Erick Karros, conecta el segundo hit de los Estibadores y el derecho de Anchorage, Alaska: Schilling aprieta el brazo y no pasa nada.

Al final del partido, después de una hora con 55 minutos, los totales del juego son:

Kevin Brown: 8 entradas, 3 hits, 2 carreras, 1 carrera limpia, 1 HR, 88 lanzamientos, 8 Ponches, 0 Bases por bolas…

Curt Schilling: 9 entradas, 2 hits, 0 carreras, 93 lanzamientos, 10 ponches,  0 bases por bolas…

Después del partido que se fue en un abrir y cerrar de ojos, todo mundo nos volteamos a ver, preguntándonos: Ya se acabó el juego?…., SI…, Viste lo que yo vi?…, Si… lo que hemos visto se resume en una sola palabra: Excelencia.

Con la emoción aun a flor de piel, llegamos al hotel, comentando cada jugada, cada lanzamiento, no nos basta, nos metemos al bar del hotel y la plática continua hasta saciarnos de beisbol y porque no de cerveza.

Ese año, fue el 11 de Septiembre de las Torres Gemelas, ese año los Diamantes ganaron la Serie Mundial a los Yankees, ese año, “The Big Unit”:  Randy Johnson y Curt Schilling fueron los Jugadores Más Valiosos de la Serie Mundial.

Ese año, fue el año que jamás olvidare…

Suerte te de Dios que de lo demás me encargo yo…

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*