Recicla, Reconstrucción o Renovación

Recicla, Reconstrucción o Renovación

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

Después de terminar el 2018 con poca actividad, el año ha empezado con un estufa invernal con mucha actividad, son pocas las zonas que no han producido notas, ya sean de rumores, de traspasos, de intercambios, a través de sus medios de comunicación oficiales los boletines de prensa nos han surtido de asombro, de expectativa, de desilusión para propios y extraños.

El que más ha sobresalido en este vendaval son los Indios de Juárez que prácticamente han desmantelado todo su pitcheo abridor en busca de una nueva fisonomía que no arrastre los fracasos de la presente década en donde han sido incapaces de alzarse con el título.

Sus tres abridores: López, Sandoval y Aguilar ya fueron cambiados y en los próximos días van a seguir los traspasos en la primera frontera del país, ahora con peloteros que ha consideración de la nueva directiva nos engranan en la mística, actitud que se le quiere dar a la zona más poderosa en lo económico y en lo deportivo que existe en todo el estado.

Los novatos nativos de la Primera Zona que dieron de que hablar en la final del 2017 ante los Mineros, no han sido tocados y hasta el momento están en calidad de intransferibles, los Indios poco a poco han aprendido la lección que Parral le da al resto del estado: Forjar las dinastías en base al talento local, ya lo hizo Delicias y llego el 18 a la final, ahora Juárez lo va intentar, ojala y lo logren en dos años mínimo, porque no está claro si lo que pretenden es una limpia o reciclar el mismo circulo vicioso con los nuevos peloteros que llegaron y van a llegar.

Por otra parte los Rojos de Jiménez, señalados favoritos desde el 2016 para obtener la corona estatal, están con la misma política que los Indios, su jugador franquicia: Aldo salinas el eje de su motor ha sido cambiado esperando mejores resultados, tratando de encontrar la fórmula desde el escritorio con el regreso de Casiano Moreira, contratando nuevas caras, con ese scouteo fino que siempre les ha caracterizado y rendido frutos, a la vez pueden ser víctimas de reciclar los mismos vicios con nuevos peloteros.

Venados de Madera no quiere tocar su base y va a seguir ajenos a un cambio espectacular…

Delicias solo quiere cubrir huecos…

Los Dorados con tantas fallas han estado mudos…

Faraones al igual que Madera no va mover muchas piezas…

Los Soles están a la espera de los veteranos  y seguir dando descalabros…

A pesar de las deudas y números rojos, el ímpetu de Camargo en la temporada baja nunca decae, los problemas vienen después cuando no hay gente en las gradas.

El campeón Manzaneros va a seguir igual ante la vista de los demás, pero el maltrato de Peters hacia sus peloteros, este año le va a cobrar la factura en el vestidor.

Parral tiene bajas que aún no se oficializan y por prudencia sin adelantar escenarios es mejor que el nuevo comité cuando tenga todo el panorama sea quien lo de a conocer, por otra parte y dado las innumerables lesiones que tuvo los Mineros en el 2018 ahora hay que rezar porque todos los brazos que se lesionaron en el pasado vuelvan sanos en el 19, solo se necesita un receptor, por su parte la afición pide a gritos una renovación de veteranía por juventud, pero solo el Comité sabe el morral que carga.

A nivel estatal solo nos resta comentar, que la convocatoria debe abrirse para dar oportunidad a mas pitcheo clasificado, solo pitcheo que venga equilibrar tanto juego de tira y agáchate, tantos juegos de cuatro y cinco horas, porque hasta el momento son los mismos lanzadores que cada año vemos y solo unos pocos son de calidad.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*