Pipo el Sordo 2 Febrero 2019

Pipo el Sordo 2 Febrero 2019

Ricardo Urquidi

Pipo El Sordo y Valentina están tranquilos en la casa, acaban de cenar y antes de acostarse se entretienen con los mensajes que en el día vía WhatsApp llegaron a sus respectivos celulares, los acostumbrados memes del día, los videos reflexivos y chuscos hacen de la sobre mesa del humilde hogar un rato agradables, son interrumpidos brevemente por Don Lupe que con una señal se despide con un hasta mañana, ya son las diez de la noche el sueño como fiel reloj le anuncia su descanso nocturno al sexagenario.

Pipo y Valentina siguen entreteniéndose con sus teléfonos móviles: “Me encanta la Peje Fobia de todos los que en campaña y ahora como Presidente le siguen eche y eche”, señala Pipo al ver que entre toda la ciber charla, predominan los memes, videos que abordan el actuar de López Obrador, “Porque?” revira su esposa, “Pues porque ya sea para reírse, criticarlo, apoyarlo, satirizarlo, todo su actuar está en la lupa de los mexicanos, detalle que antes no existía… si nos reíamos de la ignorancia de Peña Nieto, nos enojábamos con el alcoholismo de Calderón, nos acostumbramos a el vocabulario de Fox, pero gracias a esa fobia que gran parte de los mexicanos le tienen a el Peje, nos enteramos por las redes sociales de sus decisiones, errores, resbalones y sobre todo la contraparte los llamados chairos, nos dan la otra versión de la óptica de la noticia y así a través de las redes sociales, de los chats nos enteramos de lo que está pasando alrededor de él”.

Valentina como siempre analítica, sopesa su reflexión: “Como que el país estaba en un letargo… después de décadas de corrupción, después de tanta apatía, como que ya nos estamos involucrando más con el quehacer político”, Pipo atento a las palabras de la dueña de sus quincenas agrega: “En lo que a mí me involucra, por lo que platicamos en las clases con los maestros en línea, nos dicen que hay una prensa que ahora no está recibiendo ya recursos públicos para no golpear, para no dar a conocer los delitos de la burocracia y ahora ante la falta de de convenios de publicidad con la Federación, se dedica férreamente en golpear, señalar con el dedo índice todas las acciones del Gobierno federal, lo más grave están sembrando rumores sobre un posible atentado a López Obrador, otra vez se está aplicando la política del miedo, antes nos amenazaban con el ejemplo de Venezuela, ahora nos inculcan el temor de inestabilidad política y social… no cesan… estaban acostumbrados a un nivel de vida que se les está escapando de las manos y se van a ir con todo en contra de la investidura presidencial”.

“De ese tamaño es su revanchismo?”, pregunta preocupada Valentina ante la exposición de Pipo, “No les importo enriquecerse en el pasado a costa de la complicidad y las dadivas que el Gobierno les daba, menos ahora, su ego, su avaricia no tiene límite es una prensa deleznable… nada más están viendo lo negativo, que definitivamente nos ilustra, pero su actitud denota un ataque sistemático, son las mismas armas de desinformar al radioescucha, al televidente, al lector que en el pasado han utilizado”.

“A veces me pongo a pensar que le vamos a dejar a nuestro hijo… pero también pienso que es nuestra responsabilidad dejarle un México mejor, no estar a la expectativa y participar”, medita Valentina ante la cruda realidad que se vive,  Pipo finaliza a sabiendas que ya es hora de dormir y el frio ya está contagiando las paredes de la casa, “Todos sabemos que la peje fobia es una emoción irracional, no basta que haya atacado a las mafias huachicoleras, quien en su sano juicio podría pensar que Meade o Anaya iba a combatir a los delincuentes de PEMEX desde sus entrañas, cualquier cosa que haga López Obrador lo van a criticar, no pueden asimilar que lo que estamos viviendo no es un cambio de gobierno, no se está pasando la estafeta para seguir que unos cuantos se sigan enriqueciéndose a costa de la riqueza de nuestro país… tendremos que ir con pies de plomo porque también, si no es que ya López Obrador puede empezar a creer que es el Mesías de Tenochtitlan”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*