La plaza ya no es del Sultán

La plaza ya no es del Sultán

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

Hay historiadores que sostienen que en México el primer lugar donde se jugo beisbol fue en Monterrey, otros aseguran que fue en Veracruz, la guerra de fechas ahí está, lo que nos demuestra que la Sultana del norte históricamente tiene prosapia beisbolera, cada vez que Grandes Ligas quiere promover el rey de los deportes en nuestro país escoge a los regios para que disfruten de partidos ya sean de pretemporada o rol regular.

Este año no fue la excepción, la oficina del Alto Comisionado fue en exceso generosa, programa seis partidos, dos de pretemporada y cuatro oficiales, el pasado fin de semana nos fuimos como enfermos a contagiarnos del rojo de los Cardenales y los Reds, dos partidos en el estadio Monterrey, construido en 1990 y fiel testigo de los intentos de los empresarios mexicanos por traer a tierras mexicanas una franquicia de la Gran Carpa.

Al llegar al estadio lo primero que vemos es una desorganización total en tráfico vehicular que pretende entrar a los estacionamientos, los encargados de dirigirlos son empleados, los tránsitos brillaron por su ausencia, varios revendedores agitan boletos para los partidos: “Boletos mas baratos que en taquilla”, pero nadie les contestan o ya traen o van a lo seguro y no quieren ser objetos de un fraude, es obvio que el estadio no se va a llenar, camisolas de Naranjeros, Yaquis, Tomateros, Venados sobresalen de las de los Sultanes, después nos informamos que en el partido del sábado entraron 16 mil 886 de los 22 mil que le caben al coloso, no sabemos si influencio la pelea de campeonato mundial de box que se efectuó en la Arena Monterrey.

El partido comienza con un sabroso sol, pasan las entradas y entre los parralenses no comentamos, hay dos ceros que llaman la atención en el marcador, hay un robo a tercera y sacan chino al corredor de Cardenales, pero el ampáyer de primera marca balk, los regios que están a nuestro lado, preguntan que es un balk, primera decepción, continua el duelo, en la quinta entrada con dos tercios, le rompen el sin hit ni carrera a Wainwrigtht de los pati rojos, los aficionados regios, no se levantaron a aplaudir al lanzador en señal de reconocimiento a su labor, es más ni se habían dado cuenta del sin hit ni carrera, segunda decepción.

El domingo la prueba para el juego es mas dura: la Fuerza Regia que participa en la Liga Nacional de Basquetbol esta en la final y al lado del Estadio Monterrey se enfrentara a los Capitanes del DF, (A la postre se corono, entraron 5 mil aficionados, gimnasio lleno), en el Estadio de los Rayados el equipo local en la Liga MX se enfrenta a Santos, (Gana Rayados 4 a 0, asistencia: 39 mil 063 fanáticos), al juego de Cards contra Reds entraron 16 mil 793, tanto las estadísticas del juego de sábado y del domingo no incluyen los boletos que no vendieron los revendedores pero para efectos de asistencia si cuentan, en los tres eventos hubo una asistencia superior a los 60 mil personas y el gran perdedor fue el beisbol.

Pero hay una razón muy poderosa: los boletos para los partidos están excesivamente caros, para citar un ejemplo: Los bleachers más baratos (Zona atrás de las bardas) en el Yankee Stadium(el estadio más caro de las Mayores) cuestan 13 dólares (260 pesos), para ver a los Astros contra Serafines los bleachers en el Estadio Monterrey cuestan 45 dólares (900 pesos), realizo este comparativo porque se supone que Monterrey es seria aspirante para tener un equipo de Grandes Ligas, pero con estos precios en una temporada de 81 partidos como local, los aficionados no van a poder asistir, así sean de Hermosillo, de Oaxaca, de Sonora, de Chihuahua, al ser sede automáticamente son la casa del rey de los deportes de todo el país y en un calendario regular van a tener seguidores nacionales, por lo tanto deben cobrar el equivalente a lo que en cualquier estadio de Grandes Ligas vale de acuerdo a la sección que este al alcance de todas los sectores que deseen asistir, para los que vivimos en Chihuahua, sale mas barato ir a Phoenix a ver juegos en excelentes asientos que ir a Monterrey.

Si siguen con esa avaricia, no hay poder adquisitivo que llene el parque de pelota.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*