A los seis años Andy “encontró su veneno”

Parece un lanzador de bala. Parece todo… menos boxeador. Andy Ruiz Jr, quien consiguió la pelea de su vida tras contactar por Instagram al manager del británico Anthony Joshua, hizo historia el sábado 1 al coronarse campeón mundial de pesos pesados. Es el primer mexicano-estadunidense que lo logra contra todos los pronósticos. Quienes lo conocen, hablan con Proceso sobre sus asombrosas cualidades y sus inicios en el ring.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Su carrera no atraía los reflectores. Su gruesa complexión ha sido motivo de burlas, víctima frecuente de bullying. Sin embargo, Andy Ruiz Jr siempre se ha hecho respetar con base en lo que iba aprendiendo en el boxeo.

“Sin necesidad de ser agresivo o buscar pleitos supo cómo defenderse, a poner a la gente en su lugar. Como él dice, nada más les daba una oportunidad: ‘Se pueden mofar una sola vez de mí; después, se tienen que arrepentir porque no me voy a dejar’”, relata Francisco Bonilla, quien fue su entrenador durante su breve paso por la selección mexicana de dicha disciplina.

Preocupado por la obesidad de su hijo, Andrés Ruiz sénior siempre procuró inculcarle la práctica de algún deporte. Primero lo metió al futbol americano, después a la natación y luego al beisbol.

Pero ninguna de esas disciplinas sedujo tanto al pequeño como el box. Cuando practicaba otros deportes siempre buscaba la manera para no asistir a los entrenamientos. Fue así como descubrió su vocación a los seis años. “En el pugilismo, (Andy) encontró su veneno, como decimos”, refiere el entrenador de la Selección Mexicana de Box.

El sábado 1, un desconocido Andy Ruiz Jr causó la mayor sorpresa en la historia del boxeo mundial. Ese mexicano gordito que llegó como víctima –las casas de apuestas estaban al menos 30 a 1 en favor del campeón del mundo Anthony Joshua– resultó ser el victimario.

Contra todos los pronósticos, logró arrebatarle los cinturones de peso pesado de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) y de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en la primera ocasión en que ambos peleadores se presentaron en el emblemático Madison Square Garden en Nueva York.

En esa histórica noche el mayor contraste fue el físico de ambos contendientes. Sin embargo, el joven de 29 años que gusta de hamburguesas, pizzas, tacos y comida china, fue la exultante figura que destronó en el séptimo asalto –por decisión técnica– al multicampeón del mundo.

El único tropiezo

El presidente de la Federación Mexicana de Boxeo (FMB), Ricardo Contreras, quien trató con el ahora campeón mundial de pesos pesados cuando éste fue parte de la selección nacional en busca de un lugar en los Juegos Olímpicos Beijing 2008, dice que Andy Ruiz Jr sale del estereotipo del pugilista de peso completo. “Puede parecer un lanzador de bala, menos un boxeador”.

Explica que es un peso pesado cuyo físico no coincide con la rapidez de sus manos y piernas, equiparable a los contendientes de peso welter o ligero. “Andy no pega cualquier cosita; da bien y asienta bien los golpes”.

La hazaña de Ruiz lo convierte en el primer pugilista mexicano campeón del mundo de peso pesado. No obstante, la contienda contra el ahora excampeón mundial británico se pactó por mera casualidad.

Apenas se confirmó que el oponente de Anthony Joshua, Jarrell Miller, fue sancionado por dar positivo en los controles antidopaje, Andy Ruiz le escribió un mensaje al promotor del pugilista inglés, Eddie Hearn, pidiéndole una oportunidad para reemplazar al peleador inhabilitado:

“Cuando se confirmaron los tres positivos (de Miller), tuvimos que buscar a un nuevo rival. No había instrucciones; simplemente el que nosotros quisiéramos. Y alguien me envió un mensaje en Instagram que captó mi atención: ‘Dame la pelea. Voy a pelear más fuerte que cualquiera de los hombres que han mencionado. Voy a darle una mejor pelea y voy a vencer a Anthony Joshua’”, relató Hearn. Semanas después, Andy Ruiz Jr se convirtió en una de las mayores proezas en la historia del boxeo mundial.

“Quiero dar las gracias a Dios por darme esta victoria que parecía imposible. Me siento tan bien… por esto he estado soñado y he trabajado tan duro. No puedo creer que haya hecho mis sueños realidad. El cielo es el límite”, aseguró el mexicano luego de destronar a Joshua.

“Sé que muchas personas me subestiman sólo por mi apariencia, por mi cuerpo. Pero no tiene nada que ver con pelear. Sí, Anthony Joshua tiene muchos músculos, pero no necesitas muchos músculos para aprender a pelear, recibir golpes y ser fuerte”, había escrito antes de subir al ring.

La noche de la victoria fue la segunda ocasión en la que Andy peleaba por un título mundial. La primera vez fue derrotado por puntos por el entonces monarca de la OMB, Joseph Parker, en diciembre de 2016. Ese ha sido, hasta ahora, su único tropiezo en su carrera profesional, ostentando una marca de 33 victorias y una caída.

En el Madison Square Garden, Ruiz Jr se levantó de la lona en el tercer round y terminó derribando dos veces al campeón del mundo antes de coronar su resonante victoria en el séptimo asalto, hecho que causó la admiración de la estrella de cine Sylvester Stallone (Rocky Balboa), quien lo llamó “el Rocky mexicano” en un mensaje que fue publicado en sus redes sociales.

México lo quiere de regreso

Ricardo Contreras adelanta a Proceso su intención de que el ahora campeón del mundo represente al país en los próximos Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, toda vez que el Comité Olímpico Internacional ya permite la participación de pugilistas profesionales.

De padres originarios de Mexicali, Baja California, Andrés Ponce Ruiz Jr nació en Imperial Valley, California, hace 29 años. Es el segundo de tres hijos y tiene la doble nacionalidad.

Hace 12 años formó parte de la Selección Mexicana de Box en busca de un boleto olímpico, pero no clasificó. Ahora, el entrenador del representativo nacional, Francisco Bonilla, recuerda orgulloso la eliminatoria en la que participó Andy Ruiz en Trinidad y Tobago.

“Era una de las dos peleas que daba la clasificación olímpica; fue contra el cubano Robert Alonso. La gente que asistió a la arena salió sorprendida porque la complexión del rival era muy similar a la de Anthony Joshua.

“Todo el mundo no daba crédito de que un peleador de las características de Andy diera tanta oposición al cubano. Pocos le daban la oportunidad de que tuviera ese rendimiento, pero siempre se crece ante las dificultades. Aunque perdió por decisión dividida en una pelea de alarido, fue vitoreado y cargado en hombros. Le agradecieron su entrega en el ring”.

En el segundo combate también perdió ante el colombiano Óscar Rivas y ahí se diluyó su sueño olímpico. De acuerdo con Bonilla, el aspecto físico de Andy, de expresión infantil e inocente, despierta una rara sensación entre los aficionados, quienes en ocasiones se compadecen de él: “Pobrecito, no lo vayan a lastimar”, le dicen.

Cuando Ruiz integró la selección mexicana en 2006 pesaba 128 kilos; la primera vez que bajó de peso redujo 18 kilos y luego alcanzó 105. “Lo importante era darle un aspecto más estético, que no se viera tan llenito. Para ello trabajó muy fuerte; porque hasta eso tiene: le gusta entrenar muy bien, convencido de que puede lograr muchas cosas”, agrega Bonilla.

Atributos

De acuerdo con su exentrenador Francisco Bonilla, el flamante monarca es más que un tipo que tira golpes fuertes o que suele parecer muy predecible en el combate. “Tiene una gran coordinación, maneja las dos guardias, se desplaza en el ring, se mueve, se quita muchos golpes, boxea con las piernas, con los brazos, con el tronco. Todavía puede dar más sorpresas porque tiene cualidades que muchas personas aún no han visto”.

–¿Cuáles son esas cualidades que la gente desconoce?

–Puede contraatacar, hacer cosas más de boxeador, no simplemente de golpeador; tiene una buena base técnica que le dieron para trabajar. Empezó a boxear desde muy chico en Estados Unidos. Todos pueden aprender la técnica, pero si no tienen la cualidad de dominarla, no va a pasar nada.

“Cuando estuvo en el Comité Olímpico Mexicano no nos costó mucho trabajo. Sólo fue seguir puliendo lo que ya venía establecido en la nota que nos entregó su padre y (en ese entonces) entrenador.”

Bonilla recuerda que Andy siempre tiende a subir de peso y que en la pelea contra Joshua lo vio más excedido que de costumbre, pero considera que era normal su sobrepeso porque había dejado de pelear por un tiempo. “Cuando entrenó con Freddie Roach se le veía mucho más atlético. Ahora se entiende su sobrepeso porque la pelea (contra Joshua) fue sorpresiva. Pienso que Manny Robles, su actual entrenador, va a trabajar con él y va a buscar que su cuerpo tenga más estética y rendimiento para la pelea”.

Bonilla advierte más detalles técnicos sobre Andy: “Todavía es más rápido. Contra Joshua aún le estuvo calculando más el espacio del golpe, pero en la media distancia es rapidísimo y aparte tira combinaciones de cuatro o seis golpes fuertes. Las combinaciones estuvieron bien trabajadas y a una velocidad de un peso welter”.

–¿Esas cualidades se ven en otros peleadores?

–En ninguna categoría. Es difícil, esto es algo que trae desde jovencito. Esa velocidad de manos… ahí influye mucho la formación. Él tiene una gran coordinación porque para tirar ese número de combinaciones con diferentes trayectorias hay que tener una velocidad y una capacidad de coordinación diferente a los demás.

El presidente de la FMB, Ricardo Contreras, destaca otras cualidades de Andy Ruiz Jr, “es un muchacho muy simpático, con gran carisma, que le cae bien a todos”.

Cuenta que desde joven veían en él una gran determinación. “Tiene los pantalones bien puestos; no cualquiera se levanta del golpe que le propinó el británico. Eso sólo lo hace un peleador que tiene sangre mexicana”, dice.

El presidente de la Federación Mexicana de Boxeo asegura que en los 100 años que tiene el boxeo organizado no había ocurrido una hazaña como la de Andy Ruiz Jr, “ni siquiera cuando Buster Douglas le ganó a Mike Tyson; son estadunidenses y son los reyes de esa división”.

Contreras destaca sobre la hazaña de Ruiz: “Le ganó a un hombre que conquistó una medalla olímpica en Londres 2012 y que tenía un récord de 22 victorias (21 de ellas fueron por nocaut), con el físico impresionante”.

¿Qué viene para el campeón mexicano? De acuerdo con el dirigente deportivo se le va a venir una lluvia de dinero. “Si ahora le pagaron tres millones de dólares, estoy seguro que las bolsas que vienen no bajarán de 20 millones de dólares. Andy será un imán de taquilla por su gran calidad y carisma. Este muchacho nació con una estrella gigante”, agrega.

Contratista de una constructora estadunidense, Andrés Ruiz sénior siempre ha estado detrás de su hijo para que no pierda el piso. El jueves 6 anunció en YouTube el monto que debe ganar Andy para darle la revancha al excampeón británico: “Ahora que tenemos los cinturones (de campeón), la próxima pelea de mi hijo vale 50 millones de dólares, para que el mundo lo sepa y también Eddie Hearn (promotor de Anthony Joshua). Que todos lo oigan en el mundo: queremos 50 millones de dólares por la revancha”.

Andy, quien tiene tatuada la frase “Made in Mexico”, mandó un emotivo mensaje tras su histórica victoria: “Mamá, te amo. Nuestras vidas van a cambiar; no padeceremos más, gracias a Dios (…) Tengo que pellizcarme para saber que esto es realidad”.

Andy Ruiz Jr debutó en el profesionalismo el 28 de marzo de 2009 en Tijuana, a los 19 años, con triunfo sobre Miguel Ramírez. Dejó el pugilismo amateur con una marca de 105 victorias y cinco derrotas. Ganó dos medallas de oro en la Olimpiada Nacional y plata en el Campeonato Mundial de Chicago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: