El Descalzo Joe Jackson

La Pera del Olmo

El Descalzo Joe Jackson

Ricardo Urquidi

Ahora que se habla de castigos a
Barry Bonds, Roger Clemens, Manny Ramírez, por el uso de esteroides, en una época
en que el béisbol se hizo de la vista gorda ante un problema y hoy le explota
en la cara.

Después de que vuelve a la mesa de
discusiones el perdón a “Pistón” Pete Rose, el líder de todos los tiempos en
hits conectados de por vida, ya que siendo manager de los Rojos de Cincinnatti,
aposto en contra de su equipo.

Antes de todo el béisbol, las
Grandes Ligas, el Alto Comisionado de Béisbol: Rob Manfred debe voltear a 1919
y considerar, poner en la mesa, en la balanza de la justicia, el castigo a
Joseph Jefferson Jackson, mejor conocido como: “Shoeless Joe”.

El Descalzo Joe Jackson nació un 16 de Julio de 1888
en Greenville, Carolina del Sur, nunca recibió instrucción escolar, fue un
analfabeta, todos los contratos que firmo para sus equipos en Grandes Ligas: Atléticos
de Philadelphia, Indios de Cleveland y Medias Blancas de Chicago, los firmo con
una X.

De orígenes muy humildes, su padre
era empleado en una fabrica textil con salarios ínfimos, El Descalzo Joe comenzó
a jugar a temprana edad, fue nada menos que Connie Mack, el Napoleón del Béisbol
quien lo descubrió y lo llevo a jugar con los Atléticos de Philadelphia, sin
embargo la nostalgia, el enfrentar una nueva vida en una gran ciudad, su
timidez, sus orígenes predominaron y regreso a su natal Greenville, luego de
escasos 5 partidos en 1908.

Al enfrentar nuevamente su pobreza,
el entorno provoco luego de tres años, que El Descalzo Joe, regresara a las
Grandes Ligas, ahora con los Indios de Cleveland en 1911, en su año de novato
promedio .408 milésimas de bateo, record vigente, su carisma, su naturalidad
para jugar el béisbol, lo llevo de inmediato al estrellato, junto con Ty Cobb,
junto a Babe Ruth.

Fue el primero en bautizar y pintar
de negro un bat: a “Black Betsy”, como cariñosamente le llamaba a todos los
bats que usaba, su apodo de Descalzo nace en Greenville, cuando en un equipo
local le prestan unos spikes para que juegue, al cabo de un tiempo los spikes,
le provocan ampollas, por lo que en pleno juego se los quita, llamando la
atención de los aficionados que le comienzan a gritar el apodo que lo
acompañara por toda su vida: “Shoeless Joe”.

“Yo copie el estilo de batear de
Joe, el es el tipo que me hizo un bateador”: Babe Ruth”

Los Medias Blancas de Chicago,  lo compran en más de 31 mil dólares, para ser
en el equipo de la ciudad de los vientos en donde alcanza su plenitud como
pelotero, fue un ídolo hasta que llego 1919.

8 Jugadores de los Medias Blancas,
encabezados por Eddie Cicotte y Chick Gandill, se reunieron antes de la Serie
Mundial de 1919 contra los Rojos de Cincinnatti, para conocer la oferta de
apostadores de origen judío para que se dejaran ganar en la Serie Mundial,
Descalzo Joe estuvo en esa junta y ante jurado acepto haber recibido dinero,
sin embargo el declaro que después en pleno Clásico de Otoño regreso los 20 mil
dólares que le tocaban.

En la Serie Mundial del 19, el Descalzo
Joe, bateo .375 milésimas, tuvo 5 asistencias desde el jardín izquierdo,
pudieron ser 6, si no lo  corta el
lanzador: Eddie Cicotte un tiro de Joe para sacar a un corredor en home, no cometió
errores, dio un HR y produjo una carrera.

Hay una anécdota que perdura en la
cultura norteamericana y ha sido utilizada en varias ocasiones similares al
caso de las Medias Negras de Chicago para crear metáforas, Charly Owen
reportero del Chicago Daily News, consigno en la cobertura que se efectúo en
torno al juicio en contra de los 8 peloteros que al salir de la sala de
juicios, varios niños llorando le gritaron a Descalzo Joe: “Say it ain’t so” (Di
que no es así).

Después de ser suspendido de por
vida por el Alto Comisionado de Béisbol; Kenesaw Mountain Landis, Descalzo Joe,
se refugio en el anonimato, jugando en ligas piratas, semiprofesionales hasta
1929, cuando junto con su esposa Katherine se va a su natal Greenville y
establece una cantina.

“El es el mas grande bateador
natural que he visto”: Ty Cobb

En 1947 Ty Cobb y el Cronista
Deportivo: Grantland Rice, fueron hasta su ciudad y entraron a la licorería,
solicitaron una copa, al cabo de un tiempo, Ty Cobb le pregunto al Descalzo
Joe: “ No me reconoces”, “ Claro que te reconozco Ty, pero mucha gente se avergüenza
de mi y finge no reconocerme, Gracias por venir a saludarme”, los dos mas
grandes bateadores de la historia de Grandes Ligas se reconciliaron, luego de
sostener cruentas batallas por los títulos de bateo.

El 5 de Diciembre de 1951, luego de
varias afecciones cardiacas, en su lecho de muerte, el Descalzo Joe  pidió clemencia: “Estoy por enfrentarme al
mas grande ampayer y el sabe que soy inocente”

Todos los cronistas deportivos que
tienen derecho a voto para elegir a peloteros al Salón de la Fama de Cooperstown,
han declarado que cuando menos, la oficina del Alto Comisionado de Béisbol,
debe abrir la mesa de discusiones y debatir, si Descalzo Joe debe ser perdonado
e inmediato ingresar al Nicho de los Inmortales.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*