Indios, con la historia en contra, lo intenta de nuevo abriendo en casa la final 2017

4_beisestatal_mineros_campeon_014

Pedro Enríquez / El Cierre

La del 2014 fue la serie de los incidentes y de tres peloteros que elevaron su nivel, para llevar a los Mineros al que fue su tetracampeonato y el tercer título en fila contra los Indios. La historia estará reanudándose este viernes, en el Estadio Juárez, donde los fronterizos llegan con mucha más potencia en el bateo, apostándole a que el rumbo cambie, en la final del torneo 2017 de la Liga Estatal de Beisbol.

En esas últimas tres finales sostenidas entre sí, Indios sólo ha podido ganar un par de juegos, contra doce de los Mineros. En el 2012, siendo el gran favorito, Mineros “barrió” a la tribu y a su contratación “bomba” Francisco ‘Paquín’ Estrada. En los dos años siguientes, la escuadra india apenas pudo sacarle un triunfo cada vez al equipo de Armando Güereca.

Será la tercera vez consecutiva que Indios abra la serie final en casa; de las dos anteriores, sólo en el 2013 logró ganar un juego, para luego perder los siguientes cuatro. Al año siguiente, perdió los dos en casa y el tercero en Parral, luego ganó el cuarto, pero el domingo por la tarde se acabó la serie.

El 2012

Mineros ganó todas sus series del rol regular y fue líder general con 20-5, mientras Indios se ubicó segundo con 20-10. Eran los principales contendientes y llegaron a la final dejado sin problemas a sus oponentes. Indios le ganó a Mazorqueros (que le alcanzó para calificar a semifinales como mejor perdedor) y en semifinales a los Manzaneros. En tanto, Mineros derrotó a Dorados y a Mazorqueros, ambas series por “barrida”.

La “barrida” de Mineros sobre Indios en la final no sólo le dio el bicampeonato, sino que le permitió terminar el torneo con 37 ganados y sólo 5 derrotas… toda una hazaña.

El 2013

Indios lideró el rol regular con 21-9 en ganados y perdidos, al tiempo que Mineros fue cuarto lugar con 19-11. En el formato de play off de todos contra todos, que debió recortarse por problemas económicos de algunos equipos ante las bajas entradas de aficionados, calificaron a semifinales Indios, Algodoneros, Mineros y Manzaneros.

En la etapa de semifinales, Indios derrotó a Algodoneros, mientras la escuadra de Parral daba cuenta de Manzaneros, para llegar a la final, que ganó Mineros de Armando Güereca a Indios de Germán Leyva 4-1.

El 2014

El año de los incidentes, así será marcado el 2014, ya que en la etapa de las semifinales, en el recientemente inaugurado estadio de los Indios, se dio una trifulca en que una persona (que después se supo, era judicial), sacó una pistola, lo que provocó un gran escándalo, pero no pasó a mayores.

En el primer juego de la final, al barrerse en segunda, el pelotero de Mineros, Alfredo Coronado, sufrió la fractura de una pierna y debió abandonar en camilla el estadio, para terminar en silla de ruedas el torneo.

Para el partido tres, ya en el Gran Estadio Parral, un niño debió ser trasladado de forma urgente, al atorársele en la garganta un alimento. La ambulancia cruzó el terreno de juego hasta el jardín derecho para atenderlo.

En lo deportivo, Mineros fue muy superior, al ganar los tres primeros partidos y, aunque Indios reaccionó en el cuarto duelo, para el domingo 21 de septiembre, el zurdo Alejandro Loya se alzó como el gran pítcher, obteniendo la victoria que coronó por cuarta vez consecutiva a los de la Cuarta Zona.

Junto con Loya, lucieron enormemente sobre el terreno, el parador en corto Rafael Arámbula y el relevista Emilio Guerrero, siendo nombrados estos dos últimos como jugadores más valiosos de la serie final.

A Mineros lo dirigió de nuevo Armando Güereca, mientras a Indios el veracruzano Adelaido Rodríguez.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*