Permítame tantito

1 Oct 1961 Roger Maris

Permítame tantito

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

Sábado 30 de Septiembre de 1961, Día de San Geronimo:

El Yankee Stadium esta a reventar es el penúltimo día de la temporada regular, los mulos de Manhattan se enfrentan a sus archirivales los Medias Rojas de Boston, se espera un duelo de pitcheo entre Schwall de Boston con marca de 15 ganados y 6 perdidos y por los bombarderos del Bronx : Terry con 15- 3.

 

El manager de los Yankees: Ralph Houk alinea de la siguiente manera: Richardson en segunda, López en el  derecho, Maris en el central, Yogui Berra en el izquierdo, Howard de receptor, Skowron en la primera, Boyer en el short, Gardner en la tercera.

 

Los Medias Rojas de Boston teniendo a Pinky Higgins de manager, con Schilling en segunda, Geiger en el central, Carl Yaztremsky como novato a los 21 años de edad en el izquierdo, Malzone en la tercera, Clinton en el derecho, Runnels en la Primera, Pagliaroni es el catcher, Green en las paradas cortas.

 

La cuarteta de  jueces es: Al Salerno es el ampayer en jefe, Bill Kinnamon en primera, Bill Flaherty en segunda y en tercera Jim Honochick.

 

El mundo del rey de los deportes, esta a la expectativa, es el penúltimo juego de la temporada y Roger Maris, tiene 60 HR, solo tiene ya dos juegos para romper el record de Babe Ruth de 60 HR por una temporada, apenas hace cuatro días el 26 de Septiembre conecto el 60 contra Jack Fisher de los Orioles de Baltimore sobre la cerca del jardín derecho del Yankee Stadium.

 

Parral no es la excepción por la XEAT, Buck Canel desde Nueva York como un preámbulo para la Serie Mundial transmitía en cadena para toda Latinoamérica, las incidencias del partido histórico, donde se podía romper uno de los récords más místicos de las Grandes Ligas.

 

En la Clínica del Sindicato de Mineros de la Sección Nueve en la Calle J. Eligio Muñoz, esta José Norberto Urquidi Martínez, Secretario General del Sindicato, esta a la espera del nacimiento de su onceavo hijo, su esposa Petra Espinoza, Tita ya comenzó con los dolores de parto y de un momento a otro llega lo que seria el ultimo del desfile.

 

El Pelia desesperado no por el nacimiento de su hijo, sino por que las enfermeras no le permiten prender el radio dentro de las instalaciones de la clínica, va de un lado para el otro, tratando primero de conseguir un enchufe para conectar el radio y en segunda instancia un lugar cerca de la sala de partos para oír si Roger Maris rompía el record de Babe Ruth.

 

Por fin lo consigue y se mete al almacén, en la primera entrada los Yankees anotan la de la quiniela, pero Roger Maris es dominado, la espera continua no tan solo a mas de cinco mil kilómetros, también en la sala de partos:

“ Ya nació?”,

“ No Señor Urquidi no sea desesperado”, le contesta una enfermera acostumbrada a este tipo de situaciones.

 

Así se la pasa El Pelia entre entradas, en el almacén oyendo el juego y en los pasillos pendiente del nacimiento.

 

En la cuarta Roger Maris nuevamente le toca su turno al bat, pero se va en blanco, en la apertura de la quinta los Medias Rojas empatan la pizarra, los Yankees responden en el cierre de la misma entrada con otra y la pizarra aun les favorece: 2 a 1 y el mocoso no nace.

 

El Pelia se imagina estar con Arnulfo “El Panzón” Arras, con Víctor Manuel Seañez en el Iberia o en el Estadio Parral( todavía no se llamaba:Valente Chacon Baca) de Ampayer en Jefe, es sábado de juego, de cervezas, de discusiones, de broncas, pero no, nada mas hoy se le ocurrió a este venir al mundo y aquí estoy con el amor de mi vida, esperando que la familia crezca… crezca?… ya párale, cómprate una tele, lee un libro, vete al béisbol, vete al cine Alcazar, pero ya párale.

 

En la séptima el alarido se oyó desde el Bronx hasta Fátima en la calle Ópalo, el oído del Pelia se concentra en el radio, cuando Buck Canel narra el hit sencillo al derecho de Roger Maris, una exhalación de decepción se oye en todo el Yankee Stadium, en el almacén solo El Pelia, hace cuentas si Roger Maris alcanzara otro turno al bat, en eso una enfermera llega al almacén:

“Ándele que ya nació su hijo”,

“ Que fue?”,

“ Fue Niño, no andaba tan apurado, pues córrale para que lo vea”,

“ Como esta mi Señora?”,

“ Los dos están bien”, al llegar al cuarto del hospital atropelladamente, el Pelia pregunta:

“Tita como estas?”,

“Bien… fue niño José”,

“ Que bueno porque se va a llamar: Amado”,

“Amado?… porque Amado, José”,

“ Por Amado Nervo”,

“Ya estuvo bueno con tus poetas, Rubén Darío es muy bonito nombre, pero Amado… José?… No… se va a llamar Ricardo y es el ultimo José entendiste!”, Yo creo que por eso mi Papa, El Pelia fue ampayer, ahí si podía tomar decisiones, en la casa No.

 

Cuando ve que todo esta bajo control, vuelve al almacén, solo para enterarse que los Yankees en la octava anotan una carrera y que un posible turno de Roger Maris en la novena se desvanece por ser local los Yankees y tener ventaja.

 

Al final los Yankees ganan 3 a 1 con salvamento de Coates, Richardson se va de 4- 1, López de 4-2, Maris de 3-1, Berra de 3-1 y Skowron de 4-2  y el record de Babe Ruth sigue vigente, al menos por un día mas, un domingo primero de octubre de 1961,  en el ultimo partido de la temporada contra Tracy Stallord de los Medias Rojas  en la cuarta entrada sobre los bleachers del jardín derecho, el record de Babe Ruth cae en manos de otro Yankee: Roger Maris.

 

Permítame Tantito, hoy es mi cumpleaños, ser un poco ególatra y recordar como nací minero y nací yankee.

 

En 1961 los Yankees ganaron la Serie Mundial a los Rojos de Cincinnatti en cinco juegos, Withey Ford fue el jugador mas valioso del clásico de otoño, en la temporada gano 25 juegos, Roberto Clemente de los Piratas de Pittsburgh, el mejor jugador latinoamericano de todos los tiempos conecto para .351 milésimas en la temporada y no gano el titulo de bateo, Luis Aparicio el venezolano, el short stop mas fino que ha existido para muchos en las Grandes Ligas de los Medias Blancas de Chicago se robo 53 bases, Orlando Cepeda produjo 142 carreras.

 

Los y las de mis hermanos y hermanas, dicen que en vez de haber nacido en la lucky seven, no… dicen que nací en la fatídica séptima entrada.

 

Extracto de la Novela: Diario de una Historia, aun sin concluir.

 

La foto corresponde al 1 de Octubre de 1961, cuando Roger Maris conecta el HR 61 de la temporada para romper el record de Babe Ruth.

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*