El Salón de la Fama

Salon de la fama

Salón de la Fama

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

Hace algunos días algunos cronistas deportivos hemos sido consultados por las autoridades deportivas municipales para cooperar en el rescate del Salón de la Fama del Béisbol,  nombrado así nada mas de tal manera que abarque a todos los municipios que comprenden la Cuarta Zona, evitando herir susceptibilidades.

Hay que recordar que la primera administración que se preocupa por construir un nicho de los inmortales para toda la excelencia beisbolera que ha dado la región sur del estado, es Urbano Arzola que lo manda edificar en sus actuales instalaciones del Estadio Valente Chacón Baca, luego de ello ha recibido distintas remodelaciones ya sea en la primera administración del Profesor Alfredo Amaya, luego en el trienio 95-98 a cargo de Jesús José Villalobos y Silvia Manuela Vázquez, hasta su total abandono luego de la inundación del Arroyo El Alamillo en Agosto del 2008, donde fue arrasado por la corriente y se perdieron innumerables objetos históricos.

En su existencia ha sido un inmueble histórico que ha albergado a lo mejor de la historia del béisbol, no tan solo de Parral y su región, sino de todo el estado, considerando que en 1898, gracias a Rafael Domínguez un parralense radicado en Phoenix, Arizona que en uno de sus regresos al terruño, trajo como lo dice el inolvidable Domingo Salcido: La Caja de Pandora que ahora, al estar cerca de cumplir 120 años en nuestros ADN, el rey de los deportes es nuestro pasatiempo estatal por excelencia.

Desde hace más de cuatro, cinco administraciones municipales, he sugerido, que en primera instancia se obtengan recursos financieros y humanos a través del Instituto Nacional de Bellas Artes bajo la asesoría del departamento de museos, de Gobierno del Estado a través de la Secretaria de Cultura, para que en primer término el Salón de la Fama, tenga un guion museográfico, en donde de forma ordenada y sencilla se nos dé cuenta de la historia del béisbol en Parral y su región, no en la forma que está diseñado donde los elementos donados, material esta n en forma rustica sin un orden, en segundo que se gestionen recursos financieros para lograr un recinto de excelencia que venga apuntalar la vocación cultural- histórica- turística de Parral, es de todos conocido que en las finales que se han jugado en Parral, no se encuentran habitaciones en los hoteles, los turistas beisboleros que recorren la ciudad en el día para en la tarde irse al juego, podrían tener dentro de su tour la visita al Nicho de los Inmortales.

En toda su existencia el Salón de la Fama que en estos momentos no está abierto al público, ha carecido de promoción, difusión, solo los fanáticos, los familiares de los entronizados son los que los visitan, el turismo cultural lo más seguro es que no tenga conocimiento que exista un espacio de tal magnitud, para ello he sugerido considerando la baja afluencia de visitantes y la frágil ubicación que tiene al ser vecino del Arroyo El Alamillo que se cambie de lugar.

Para ello no hay mejor lugar que la antigua Huerta de Botello, lugar donde por primera vez en 1898se jugó béisbol en todo el estado de Chihuahua, al comentar lo anterior se podrá pensar que no hay un terreno o espacio para albergarlo, ni presupuesto para costearlo, el espacio que le propuesto a los diferentes titulares del municipio es la Unidad Deportiva Vanessa Zambotti, existe un espacio aledaño a los juegos infantiles que no es utilizado, siendo este factible de albergar el Salón de la Fama, erogando solo el costo del proyecto ejecutivo mas no del terreno.

Sin embargo por cuestiones económicas, supongo, se determina otra remodelación en el ya existente, a lo cual no me opongo y la aplaudo, pero al igual que muchos fanáticos no me satisface, ya que de cristalizarse la propuesta en la colonia La Huerta, el Salón de la Fama se integraría al circuito turístico del Palacio Alvarado, Museo de Villa, Plaza Juárez, el turista que nos visitara lo tendría más accesible y sería más visitado.

Solo falta pensar en grande, convocar a toda la familia beisbolera que done o ceda en comodato, los artículos valiosos que tienen en el ropero de la nostalgia, hacer subastas públicas de artículos deportivos  a través de donaciones privadas para gestionar recursos ante el INBA, un buen guion museográfico que narre la inmensa historia de los Mineros de la IV Zona, un buen inmueble digno que invite a visitarlo, no una enésima remodelación.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*