Sabermetría

Sabermetría

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

Sabermetría es el estudio mediante el uso de estadísticas avanzadas para analizar el juego de béisbol. El nombre “sabermetría” fue ideado por Bill James en la década de 1980 para honrar a la organización de investigación más importante de este deporte, la Sociedad para Investigación Estadounidense del Béisbol (SABR).

Esta moda de escudriñar más en el Porcentaje de Bateo, en Carreras Limpias, en el Slugging, en todas las estadísticas clásicas del rey de los deportes ha crecido de manera considerable desde que Billy Beane Gerente de los Atléticos de Oakland contrato un economista experto en análisis de datos para comprender más el pasado y futuro de un pelotero.

Así todos los equipos han entrado en esta dinámica, en esta moda de contratar Gerentes Generales con títulos de Harvard, Yale, Instituto Tecnológico de Massachusetts, con doctorados en economía, con conocimientos elementales de béisbol para a través del análisis estadístico conocer las virtudes, fortalezas, debilidades, defectos  de un pelotero al confrontar una situación específica.

Ante tales estudios científicos el béisbol ha dado un giro inesperado, sobrevalorando el arma de los numeritos y buscando en el mercado de peloteros desde su instrucción, academia, proceso a jugadores que cumplan con un perfil, desechando estrategias clásicas por considerar que la estadística las perjudica, ya no se toca la bola con hombre en primera sin out en caso de un juego apretado porque la sabermetría indica que en la mayoría de los casos la jugada fracasa.

Aunado a ello han llegado las formaciones especiales en base a los patrones de bateo de cada jugador, hay una especie de palabra de caballero entre los equipos de no tocar la bola por tercera con bateador zurdo ante una formación especial, dándole prioridad al béisbol espectáculo que solo busca dar de hit o buscar las bardas sopesando las debilidades y patrones del lanzador y bateador.

En alguna ocasión Vin Scully afirmo: “La estadística debe usarse exactamente como un borracho usa un farol: como fuente de apoyo, no de iluminación”, en esta frase célebre del miembro del Salón de la Fama está la clave: hay que buscar un equilibrio entre la escuela clásica del béisbol y la sabermetría, en caso contrario va a llegar el caso que el mejor lanzador de curvas ante el análisis del mejor bateador de curvas no lance sus mejores pitcheos, el beisbolista se va a convertir en un robot.

O bien que la sabermetría indique la diferencias en actitud, coraje, intuición de un pelotero en temporada regular a playoffs o Serie Mundial, no es lo mismo la presión, ni los mismos patrones de juego, de estrategia que implica jugar 162 juegos a ir tras de un anillo de Serie Mundial en Octubre.

En la actualidad la táctica del rey de los deportes ya no es en la ejecución de jugadas a lo largo de un partido, para provocar un error, para avanzar a un compañero, para cansar, desesperar al contrario, ahora solo se concentra en las 17 pulgadas del home plate y como la esférica cruza, provocando un análisis de todo lo que significa atacar al rival.

La Serie Mundial entre Astros y Dodgers es el más claro ejemplo de lo anterior, el lanzador ante la indicación, la instrucción que le da la sabermetría, ha perdido la sorpresa, el producto avícola de lanzar su mejor pitcheada ante la más extrema situación y el bateador al contrario utiliza la sabermetría que le dice sus defectos para corregir y desde su primer turno al bat ya conocer lo que le van a pitchear.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*