Alex Cora trae una filosofía única

BOSTON – Mientras que el estilo y las estrategias para dirigir de Alex Cora no se conocerán con certeza hasta el arranque de la temporada del 2018, el puertorriqueño de 42 años de edad y recién nombrado timonel de los Medias Rojas exhibió durante su presentación oficial el lunes algunos destellos de su filosofía y de lo que intentará hacer en Boston.

A continuación, los aspectos más relevantes:

1. La ofensiva
A pesar de haber ganado el título del Este de la Liga Americana por segundo año consecutivo, la ofensiva de los Medias Rojas dejó mucho que desear en el 2017. Cora ya ha pensado qué hará para cambiar eso.

“Ofensivamente, a todos nos gustan los jonrones – no es un secreto”, declaró Cora. “Pero creo que la clave de la ofensiva es contar con un enfoque consistente, ir tras pitcheos a modo que sepas que puedas conectarlos con autoridad. Ya sea el primer lanzamiento o con cuenta de 2-0. En ocasiones el primer pitcheo del turno es el mejor que verás en toda la cuenta; por ello, tendremos a bateadores listos para hacer daño al inicio de cada conteo, sin importar quién sea.

Cora nombrado nuevo dirigente

“Estar listos para batear ese lanzamiento. Si no está en la zona donde lo quieres, entonces déjalo pasar. Los pitchers son difíciles, ahora son diferentes. Todo mundo ahora lanza 97, 98 [millas por hora] y también les gusta tirar arriba en la zona con cuenta de 0-2. Tenemos a bateadores en toda la liga que se van con este tipo de lanzamientos, así que queremos a bateadores que estén listos para conectar la bola con autoridad y hacer daño. Eso es lo más importante”.

Mientras que Cora y los Medias Rojas probablemente pasen las próximas semanas enfocándose en potenciales adquisiciones en la agencia libre y vía canje, el flamante timonel les ve mucho potencial de mejoría a los jugadores de la casa.

“Espero que Xander Bogaerts sea un mejor jugador. Mookie Betts tuvo una gran campaña, pero también espero que mejore”, indicó Cora. “Estos muchachos van a dar un paso hacia adelante. Vamos a exhortarlos a que sean agresivos en la caja de bateo. No todos tienen que dejar pasar los pitcheos. Lo entiendo. Hay que trabajar la cuenta. Pero, ¿hoy en día vale la pena trabajar la cuenta? Estos muchachos están tirando a 98, 99 (millas por hora). Entonces, debes tratar de ‘cazar’ un pitcheo a modo y hacer daño con éste. Eso nos va a ayudar bastante”.

2. Usar la sabermetría sin abusar de ésta
Una de las razones por las que los Medias Rojas se decidieron por Cora es porque el boricua se siente cómodo apoyándose en los análisis sabermétricos, que ya eso es algo que se ha convertido en parte crítica del béisbol en los últimos años. La experiencia de Cora como coach de la banca para un equipo de los Astros que se apoyó bastante en la sabermetría le ayudó bastante para conseguir el puesto. Pero Cora promete no hacer uso excesivo de los análisis estadísticos.

“La gente tiene una idea equivocada sobre los Astros de Houston”, aseguró Cora. “Sí, ellos hicieron un gran trabajo con el uso de los datos y obtuvieron información valiosa de éstos, pero existe un balance también. Al final del día, tienes que reconocer quién está haciendo bien el trabajo. ¿Quién se encuentra en una buena situación en el clubhouse? ¿Quién está listo para jugar?”.

Cora utilizó el ejemplo de cuando el manager de los Astros A.J. Hinch le permitió a Charlie Morton lanzar los últimos cuatro innings del Juego 7 de la Serie Mundial – aun cuando el plan previo al partido era utilizar a Dallas Keuchel y a Justin Verlander en las últimas entradas.

“Vamos a crear un balance”, indicó Cora. “Vamos a lograr una conexión con los jugadores y también vamos a utilizar las informaciones. Vamos a hacerle varios ajustes a este equipo con la idea de mejorarlo”.

3. El ambiente en el clubhouse
Una gran responsabilidad cuando uno es manager es lograr que el clubhouse tenga una mezcla de liderazgo y química. Los Medias Rojas tuvieron problemas en ese sentido el año pasado, particularmente debido a un incidente en el que el zurdo David Price le gritó al lanzador y Salón de la Fama Dennis Eckersley en un vuelo del equipo.

Como pelotero, Cora era conocido por su influencia siempre positiva en el clubhouse, y piensa que esa habilidad también le ayudará como capataz.

“¿Tener un lazo bien cercano con los jugadores? Eso no existe”, enfatizó Cora. “Todo ese asunto acerca de pintar una raya [entre el manager y los jugadores], ellos entienden eso, pero al mismo tiempo son seres humanos y tienes que hablar con ellos, tienes que saber cómo se sienten. Voy a alentar a mi cuerpo de instructores para que se acerquen más a los jugadores. Alex Bregman, por ejemplo. Tenemos un lazo especial. El muchacho probablemente piensa que soy su hermano mayor y yo pienso lo mismo.

“Pero a la hora de presionarlo, soy capaz de hacerlo de una manera adecuada gracias a la buena relación que tenemos y él entiende eso. Ese tipo de relación manager-jugador es la que quiero promover aquí”.

4. ¿Maestros? Cora ha tenido varios
Cora no sólo absorbió lecciones positivas por parte de Hinch en su única campaña como coach de la banca de los Astros, sino también de todos los demás timoneles que lo dirigieron a través de los años como pelotero. Seguramente Cora recopilará todo lo que aprendió de sus managers favoritos y lo aplicará en los Medias Rojas.

“Tuve muchos buenos managers en mi época de pelotero — Davey Johnson, Jim Tracy, Tito Francona, Jerry Manuel. Cuando eres un utility en Grandes Ligas, tienes que ponerle atención al juego en todo momento; en verdad debes hacerlo. Creo que estoy preparado.

“Aprendí mucho este año de A.J. Hinch. La gente no le da mucho crédito en ocasiones. Creo que él es una superestrella. En verdad lo es. Haber trabajado junto a él, tuvimos grandes momentos, tuvimos malos momentos y también tuvimos pésimos momentos. Pero al final del día, trajimos un anillo a casa. Aprendimos mucho”.

Fue bien interesante escuchar a Cora reflexionar sobre el manager del que más ha aprendido en su carrera.

“Bueno, honestamente, la persona que realmente me hizo ver el juego de una manera diferente fue Sandy Alomar padre. Él fue mi manager en la pelota invernal en el 2000 y era alguien que – obviamente tenia a dos jovencitos bien talentosos en la familia, Roberto y Sandy, así que sabía de lo que estaba hablando”, relató Cora. “Esto es lo que me sorprendió. Él me dijo, ‘La pizarra no es para los fanáticos. La pizarra es para los jugadores’ y yo le dije, ‘¿De qué estás hablando?’ Y él me respondió, ‘La pizarra va a dictar la manera en que juegues el partido. Juego empatado, arriba por una carrera, arriba por dos, los outs, los innings’, — a eso se refería. Entonces, comencé a adoptar esa misma visión y la apliqué a mi juego”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*