Obsoleto, el Teatro de Cámara

Luis G. Prieto Ramírez

    En estado obsoleto el Teatro de Cámara de la ciudad. El alcalde Alfredo Lozoya reconoció que el recinto “está hecho garras”. Por lo que se comprometió empezar la rehabilitación antes que inicie el año, debido a que carece de lo más indispensable para realizar montajes escénicos; además la mayor parte del inmobiliario está dañado, rasgado e inservible.

    La sala de butacas, escenario, recibidor y las demás secciones agregadas al Teatro de Cámara, ubicado en el edificio de la antigua Presidencia Municipal, se encuentran en deplorable estado; faltantes y obsoletas condiciones para operar en funciones artísticas.

    En el recinto dedicado a las artes, es posible observar la antigüedad del inmobiliario, particularmente las añejas butacas que, a pesar de estar rasgadas y sucias, la mayoría no cuenta con firmeza de instalación, hundiéndose y por lo tanto siendo de tal manera un factor de incomodidad para los asistentes.

    El escenario no cuenta con aparatos ni estructura para funcionar adecuadamente; el telón, inservible, fallas en la iluminación y faltan lámparas. Las escaleras son peligrosas, muy rudimentarias para el uso pesado que se les da; incluso el espacio es pequeño para la actuación la plataforma es obsoleta.

    El entablado del lugar escénico está cubierto por una capa de pintura gruesa que además de haberse modificado con el tiempo, impide el desarrollo de ciertas actividades como la danza artística y otras disciplinas que requieren de una base sólida, firme y delicada. No tiene camerinos, ni una zona apropiada para albergar los preparativos técnicos de la actuación.

    Otro aspecto es el recibidor principal, está clausurado. Esta parte del Teatro se encuentra completamente en el olvido pues la entrada instalada por la explanada de la Plaza de Identidad no tiene uso, todo el público que llega para apropiarse del espacio cultural debe ingresar por el Centro de Documentación.

    Los demás cuartos como los del servicio sanitario tienen defectos en sus puertas, algunos en sus paredes y techos, principalmente en el sentido de la iluminación. Hay estructuras irregulares que originan un ambiente tosco en la visualización del complejo; muros incompletos, cuartos pequeños y grandes.

    En este sentido, el alcalde Alfredo Lozoya Santillán informó que existe un proyecto para rehabilitarlo debido a que “está hecho garras”. No obstante, afirmó que en el inicio de su administración, el sitió recibió un remozamiento en cuanto a pintura y limpieza, acciones que declaró no fue suficiente.

    “Dejaré una importante partida para rehabilitarlo e iniciar antes del año próximo, pues estamos haciendo el presupuesto para ver cuánto se necesita. Aseguró que lo dejaré bonito y condicionado, le meteremos bocinas e iluminación. Quedará muy bien porque si quiero que se sigan presentando más obras de teatro en Parral”, concluyó el Munícipe.

    Sé el primero en comentar

    Dejar una contestacion

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


    *