Fallece Rubén Efrén Pineda Vázquez

Por Luis Rubén Maldonado Alvídrez

 

Comenzamos el espresso doble de hoy.

Caliente. Mientras otros están preocupadísimos por el agandalle de Anaya en el PAN, desafortunadamente yo trataré un tema totalmente irrelevante para la política, pero sí muy relevante para nuestra comunidad chihuahuense: la despedida del ingeniero Rubén Efrén Pineda Vázquez.

Amargo. Y con justa razón dirá usted, ¿a mi qué importa? Pues deme oportunidad de explicarle. Hay una institución educativa en Chihuahua que ha formado a miles de profesionales en el diseño y comunicación, la antigua Escograf hoy rebautizada como Facultad de Diseño y Comunicación Gráfica, de donde muchos hemos egresado y donde nos tocó conocer a quien es tema de esta columna.

Fuerte. El ingeniero Pineda fue maestro de mercadotecnia y otras materias a lo largo de los años en dicha institución. Quizás el profesor más duro y estricto, pero también muy humano, sensible y generoso. A todos nos hizo rabiar con sus inflexibles reglas escolares pero, más importante, nos ayudó en nuestra formación, lo cual hoy le agradecemos quienes fuimos sus alumnos en Escograf.

Escaso. El ingeniero Pineda sorpresivamente se nos ha adelantado en el camino. El viernes por la noche era un tema que no dejaba de sorprendernos a quienes lo conocimos, estimamos y recordamos por nuestro paso en las aulas universitarias. Generaciones completas de egresados le queremos agradecer su empeño por disciplinarnos, por la gran pasión que le ponía a cada una de sus clases y por el rigor que aplicaba a la hora de evaluarnos.

Además de haber sido un gran profesor universitario, fue un filántropo convencido y entregado. La comunidad leones de Chihuahua pierde a uno de sus más aguerridos miembros, también.

Mi solidaridad con su esposa e hijos.

Descanse en paz, estimado ingeniero Rubén Pineda.

Este ha sido el espresso doble de hoy.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*