Final a la mexicana

Final a la Mexicana

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

Hasta hace algunas décadas, dentro del futbol mexicano se afirmaba que si le iba bien a las Chivas, le iba bien a la selección, sobre la base de que el Rebaño Sagrado al ganar un campeonato teniendo como base a puros mexicanos, era síntoma inequívoco de que el balompié nacional se encontraba por un buen momento y ello se reflejaría en el TRI, con buenos exponentes, con buena cantera… claro al nivel que en la historia México puede dar o llegar a su máximo nivel.

Ahora en vísperas de un Mundial, lo anterior queda en el olvido o en la mesa de las reflexiones…

En la pasada final entre Tigres y Rayados, sobre el terreno de juego de los 22 jugadores llego a haber hasta 16 jugadores no nacidos en México, lo que viene a darnos una idea de los extranjeros que juegan en el futbol nacional.

Los dos equipos de Monterrey cuentan con un fuerte soporte económico, por una parte Cementos Monterrey y Coca Cola México, son las oncenas que más nomina tienen en sus equipos, de tal suerte que lo que paso en la final no fue el reflejo de lo que es el futbol mexicano, de origen, nativo.

A pesar de contar en sus equipos con jugadores extranjeros de todos los continentes, la Liga MX está clasificada dentro de las 20 mejores del mundo, no le alcanza para mas, es mediocre, en un afán a la Donald Trump, se ha marginado de la Copa Libertadores, sus únicas salidas son la llamada CONCA Champions, participa en el selectivo para el Mundial de Clubes, donde ha perdido con países futbolisticamente inferiores, pero hasta ahí, es una competencia que se alimenta de la manipulación de las cadenas de televisión, de la corrupción que existe hacia su interior.

En las redes sociales, antes de la final se afirmó que el título del Apertura 2017 ya tenía, nombre y apellido: Tigres de la Autónoma de Nuevo León, bajo el argumento de que en la final Chivas- Tigres el consorcio Televisa en pago a la firma de las Chivas para trasmitir sus juegos, se le había premiado con el campeonato, dejando a un lado todo esfuerzo del equipo regiomontano y a la directiva de los Tigres se le advirtió: “Calma el próximo es tuyo”

Esta forma de organizar, planear el futuro de las próximas generaciones del futbol nacional, solo tiene un destino: que México siga destacando en los Mundiales Sub y esas generaciones de futbolistas al llegar a la edad madura de participar en la máxima justa del futbol nacional, se pierdan por falta de espacios, que a la hora de armar a selección cada vez exista menos material para conformarla.

Podremos habernos emocionado con la final, pero atrás de ello hay un futbol entre comillas mexicano que tiene paro de árbitros, tiene conflictos internos por la firma de los derechos de trasmisión del TRI, tiene equipos que constantemente no pagan a sus jugadores, hay sospechas más que fundadas de arreglos de juegos,  tiene Directores Técnicos extranjeros que poco o nada sabe de la identidad nacional traducida en un campo de futbol, tiene a programas de televisión especializados en futbol saturados, con comentaristas  con acento sudamericano, tiene promotores que traen a los equipos a jugadores de mediana calidad que luego de varios años en el país, se nacionalizan para jugar como naturalizados.

Bajo este ambiente, que alguien me diga como México quiere ser protagonista en los Mundiales, por arte y magia del Espíritu Santo?

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*