Tigres, el campeón millonario que compra a sus estrellas en “abonos”

Al equipo de la Universidad Autónoma de Nuevo León se le considera el más caro del futbol mexicano. Según el portal Transfermarkt, está tasado en poco más de mil 589 millones de pesos. Entre las joyas de Tigres se encuentran el ecuatoriano Enner Valencia, valuado en 218 millones 681 mil 240 pesos; el francés André-Pierre Gignac, en 155 millones 610 mil pesos, y el chileno Eduardo Vargas, en 133 millones 380 mil pesos. Se trata de adquisiciones que el dinero y el reglamento permiten. Y de la mano del técnico Ricardo “Tuca” Ferreti obtuvieron el título este domingo.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Parte de la historia de los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) puede destacarse en cifras: 60 años de existencia, 58 torneos en el máximo circuito, 26 liguillas, 11 finales disputadas, incluida la de este fin de semana, que es la tercera al hilo, y seis campeonatos, los de las campañas 1977-1978 y 1981-1982, y del Apertura 2011, Apertura 2015, Apertura 2016 y Apertura 2017.

Además, los universitarios tienen tres títulos de Copa y dos de Campeón de Campeones.

La franquicia felina, administrada por la empresa Cemex, se rige en gran parte por los desembolsos millonarios. Bajo esa línea, su plantel es el más caro del futbol mexicano, vale 71.5 millones de euros, según el portal especializado Transfermarkt. Dicho monto representa mil 589 millones 445 mil pesos, si se toma en cuenta el tipo de cambio reportado el viernes 8 por el Banco de México.

Tigres, con 13 jugadores no nacidos en México, y Monterrey, con 14, son de los equipos que menos mexicanos tienen en sus plantillas, superados sólo por Veracruz, que registró a 18 elementos para esta temporada.

En la millonaria lista de Tigres, un jugador destaca por encima de los demás. Se trata del ecuatoriano Enner Valencia, quien en su segunda etapa en el futbol mexicano es considerado el más caro de la liga, valuado en 11 millones 546 mil dólares (218 millones 681 mil 240 pesos).

Este delantero, quien regresó a México en julio pasado, ya le quitó los reflectores que tenía su compañero francés, André-Pierre Gignac, el segundo más caro, tasado en 7 millones de euros (155 millones 610 mil pesos), seguido del chileno Eduardo Vargas, valuado en 6 millones de euros (133 millones 380 mil pesos).

Otro ejemplo: el entrenador Ricardo Tuca Ferretti, quien le ha dado tres títulos de liga y uno de copa a Tigres, gana al año 3.8 millones de dólares (71 millones 972 mil pesos), asegura Transfermarkt. Y va por más, firmó en noviembre pasado la extensión de su contrato que lo une al club felino hasta el año 2020.

La trayectoria del Tuca como técnico en el futbol mexicano se puede resumir en 36 liguillas dirigidas, cinco campeonatos ganados e igual número de subcampeonatos.

Alejandro Rodríguez, presidente de Tigres, ha respondido así cuando le hablan de que su plantilla es la más cara del futbol nacional: “Esos valores que ponen son suposiciones… Hacen las sumas y nos dicen que tenemos el equipo de mayor valor.

“También sabemos comprar. Adquirimos jugadores con abonitos fáciles y enganches bajos. Somos buenos administradores. Si tengo 10 pesos y necesito comprar un jugador de 15 y otro de siete, pues doy cinco y cinco a los vendedores, luego voy pagando poco a poquito. Como tenemos buena fama de que sí pagamos, nos dan crédito.”

Resucitado y perseguido

En noviembre de 2013, en su primera etapa con México, el ecuatoriano Enner Valencia fue fichado por Pachuca, equipo que pagó 4.8 millones de dólares por él.

Tras su éxito en el conjunto hidalguense, donde se coronó campeón de goleo, el ecuatoriano fichó en 2014 para el West Ham United de la Liga Premier de Inglaterra, en una transacción récord para el mercado mexicano que superó los 20 millones de dólares (378 millones 800 mil pesos), convirtiéndose en el futbolista más caro de la Liga MX.

Sin embargo, su experiencia con los llamados Hammers no fue lo esperado. En dos temporadas, durante 61 partidos, sólo anotó en 10 ocasiones y colaboró con siete asistencias de gol. Después se marchó al Everton, también de Inglaterra, dónde sólo pudo hacer tres goles en 23 encuentros.

De cara al Torneo Apertura 2017, Tigres de la UANL se hizo de los derechos definitivos de Valencia para reforzar el plantel en el que también son referentes los argentinos Nahuel Guzmán, Lucas Zelarayán e Ismael Sosa, además de los mexicanos Javier Aquino, Jürgen Damm y Jesús Dueñas.

Al ecuatoriano, el futbol mexicano le queda a la medida. Volvió a ser la estrella de la Liguilla cuando el domingo 3 anotó un doblete en el triunfo 3-0 (4-0 el global) sobre América.

“Tomé la decisión de venir a México en busca de jugar y tener minutos. Tigres me ha tratado bien y estoy feliz”, dijo el goleador durante una entrevista con la radio quiteña La Deportiva.

Si Valencia es ídolo en México, en su país es ejemplo de superación, pero también un personaje involucrado en escándalos.

En octubre de 2016, siendo aún delantero del Everton, fingió una lesión durante el medio tiempo del partido Ecuador contra Chile, en las eliminatorias mundialistas.

Enner fue trasladado en camilla mientras era buscado por policías. Antes de ser alcanzado, el jugador fue subido a una ambulancia en la que logró darse a la fuga y evitar su detención. La causa de la persecución era una demanda por no pagar la pensión alimenticia de su hija.

En aquel partido los aficionados no daban crédito a la singular escena. La victoria de Ecuador 3-0 pasó a segundo plano.

La denuncia contra Valencia fue promovida por su exesposa, Cynthia Pinoargote. Días después, el jugador divulgó un comunicado en redes sociales en el que la acusó de buscar enriquecerse a costa suya.

Pero esa no fue la única escapada del delantero. En octubre pasado, ahora como jugador de Tigres, la Federación Ecuatoriana de Futbol (FEF) lo acusó de indisciplinado por abandonar sin permiso la concentración de su selección, junto con cuatro compañeros más, previo al partido que tendrían contra Argentina.

En un comunicado, la FEF anunció que los cinco implicados estaban fuera de toda convocatoria nacional por tiempo indefinido. Posteriormente, dos de los jugadores involucrados en el caso, Joao Plata y el mismo Enner Valencia, ofrecieron disculpas por los hechos, pero también acusaron a su federación de romper el pacto en el que se acordó que no se iba a divulgar la identidad de los sancionados.

La estrella de Tigres, asidua a las redes sociales, publicó en Twitter: “Lo que pasó es un acto aislado en mi carrera que no volverá a ocurrir. Esto no me define como persona ni profesional que soy”.

De 28 años, Valencia está considerado en su país como el mejor jugador ecuatoriano del momento. Creció en San Lorenzo, provincia de Esmeraldas, en el seno de una familia dedicada al campo.

Tras el divorcio de sus padres, de pequeño creció con los abuelos maternos. “Enner ordeñaba las vacas en la finca de sus padres y le gustaba vender la leche por las calles”, recordó su abuela materna, Pércide Solís, a un programa ecuatoriano.

“Enner era muy inquieto por la pelota, nosotros no lo sabíamos… pateaba cualquier cosa en las calles, soñando con ser grande”, refirió Pércide sobre su nieto, quien en sus inicios en el futbol, sin lugar para hospedarse, se dormía sin probar alimentos en los vestidores del estadio del equipo Emelec, y lavaba su ropa sin jabón, porque ni siquiera para eso tenía.

El jueves 7, en el partido de ida de la final del futbol mexicano, Enner Valencia marcó el gol de penal a lo Panenka con el que su equipo logró empatar (1-1) contra Rayados.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*