María…

María…

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

“Un, Dos, Tres, Un pasito pa’delante María, Un, Dos, Tres, Un pasito pa’ atrás, Ella es una mujer especial, Como caída de otro planeta, Ella es, un laberinto carnal, que te atrapa y no te enteras…”

Desde que se anunció el poder del Huracán María en Puerto Rico, se pronosticó lo peor, su paso no fue menos de lo que se esperaba, dejo devastación, la isla del encanto sufrió uno de los más grandes fenómenos naturales, que la obligo a pedir ayuda internacional, el béisbol, el deporte más popular de Puerto Rico no fue la excepción, casi toda la infraestructura deportiva que alberga al rey de los deportes fue destruida.

La organización de la Liga Invernal de Béisbol se puso en duda, existían mayores prioridades: electricidad, víveres, salud, sin embargo y con el único fin de cumplir con la representación en la Serie del Caribe, se organiza un Torneo Relámpago de 18 juegos para sacar al equipo campeón que jugaría en Guadalajara.

“Así es María, Blanca como el día, Pero es veneno, Si te quieres enamorar, Así es María, Tan caliente y fría, Que si te la bebes, De seguro te va a matar…”

Al llegar los Criollos de Caguas a Jalisco, no hubo un solo pelotero que no expreso a los medios de comunicación, que ellos venían a ganar el Clásico Latinoamericano por una sola razón: Darle a su pueblo un razón para seguir adelante luego del huracán, “Nuestro país, necesita este título… dentro de todo lo que hemos pasado, que mejor alegría que llevarles el trofeo”, una y otra vez lo repitieron hasta que se convirtió en realidad.

Lo que sucedió en el Estadio de los Charros, no fue más que la victoria de todo el corazón de los puertorriqueños sobre el talento, superioridad del adversario, cada vez que los boricuas estaban abajo del marcador, el coraje, el sentimiento obligado de darle un mucho a su país, prevalecía sobre el home plate, sobre el madero, sobre el montículo.

“Un, Dos, Tres, Un pasito pa’delante María, Un, Dos, Tres, Un pasito pa’ atrás, Aunque me muera ahora, María, María, Te tengo que besar…”

Contra México, contra Dominicana, contra Cuba, contra Venezuela, Puerto Rico siempre vino de atrás con peloteros que no tenían nombre ni reconocimiento internacional, pero en su franela blanca, roja y azul existe la sangre boricua, el sudor del caribe que los ha forjado en las más duras adversidades.

Fueron pocos los aficionados puertorriqueños que estuvieron en la tierra del mariachi, pero sonaron en las gradas como si fueran los más de tres millones que viven en la isla, así se concretó una de las más nobles victorias que hemos visto, Puerto Rico por fin desde Septiembre pudo ver sobre el horizonte del mar a su equipo nacional dándole una satisfacción, una razón más para levantarse estoicamente, luego del Huracán María.

“Un, Dos, Tres, Un pasito pa’delante María, Un, Dos, Tres, Un pasito pa’ atrás, Aunque me muera ahora, María, María, a mí qué más me da…”

Gracias a todos los herederos de Rafael Hernández, por darnos por una semana la alegría de un pueblo que no deja de pelear: “Sale loco de contento con su cargamento, para la ciudad, ah, para la ciudad, lleva en su pensamiento todo un mundo lleno, de felicidad, ah, de felicidad.”

2 Comentarios

  1. Saludos muy buenos dias! Quisiera saber si la entrevista que se le realizo al joven Carlos Pagan de Puerto Rico (publico) sera publicada o pudiera tener la manera de verla y compartirla! Muchisimas gracias!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*