Pipo El Sordo 3 Marzo 2018

Pipo El Sordo 3 Marzo 2018

Ricardo Urquidi

Pipo El Sordo está contento, Valentina ha entrado en una dinámica que le gusta, la festeja, le emociona, las clases de computación a las que asiste han provocado más interés en ella por los estudios, antes ajena a los problemas del país, con una actitud de resignación ante las arbitrariedades de la clase política, en los últimos meses ha detectado un cambio paulatino en ella, tal vez a raíz del debate nacional que han provocado las próximas elecciones a la Presidencia de la Republica, su esposa abiertamente discute con Pipo los temas que van sucediendo.

Pipo receptor de un sinfín de comentarios en su diario trajinar, solo las expresa con Valentina, su timidez, ese liderazgo que no sale a flote en su personalidad, lo lleva a solo desahogar sus inquietudes políticas con su mujer, Valentina antes solo oía todo lo que Pipo al caer la noche, antes de dormir, en la sobremesa de la cena, ahora Pipo nota que escucha, analiza, su mirada ha cambiado y ese detalle lo anima, siente que ya sus exposiciones de motivos no son un monologo, ahora hay discusión entre ellos.

“Para mí es muy clara la intención de todos, absolutamente todos los partidos políticos… sus campañas son de miedo, de provocación, de confrontación que solo nos llevan a la división del pueblo y eso para mí solo tiene un fin, que ellos se mantengan en el poder…”, Pipo suelta su idea, Don Lupe encorvado con una taza de café en la mano, solo oye, es un espectador en la tabla que es protegida por un mantel de plástico, Valentina parada arriba de un burro de planchar, lleva su mano de un lado a otro buscando la perfección en una camisa de Pipo.

“Y que podemos hacer Pedro?”, “Estudiar, leer, analizar, reclamar, salir a la calle a expresarnos, exigirles en su cara a los políticos que cumplan lo que prometen, denunciarlos, votar, que no gane el abstencionismo, entre más votos se den menos posibilidad de fraude existe”, Pipo es vehemente en su discurso quiere que su esposa tenga la misma cultura política que él, “Hay mucha apatía Pedro… en el trabajo comenzamos a platicar de política y siempre terminamos burlándonos de los políticos, no hay una crítica responsable, no hay una responsabilidad social de actuar, hay mucha gente que esta resignada al robo de los recursos públicos: “Que roben pero que hagan algo… dicen, cuando debemos decir: si roba va al bote”.

Pipo ve a su amada y le encanta ese brillo en su mirada, es un fulgor de coraje, de conciencia: ”Los políticos no van a cambiar, ya saben que existe una parte del país, que permite toda la corrupción posible y que solo espera ser parte de ella para subir como la espuma en su fortuna… gane quien gane México no va a cambiar, los que debemos de cambiar somos nosotros, mientras la sociedad no salga a las urnas a votar, el famoso algoritmo con el que afirman Peña Nieto gano, será un éxito, pero si la gente en vez de resignarse, sale a votar, se vence al abstencionismo, el que gane va a tener una responsabilidad mayor y debemos comprender que en una democracia la mayoría gana y no la descalificación”, señala Pipo.

“Si la gente no quiere votar por Meade, por Anaya, por López Obrador, pues que no vote, pero que no nos esté bombardeando de mentiras a medias y verdades a medias para provocarnos miedo, para esparcir posibles escenarios que lo único que hacen es infundir una negativa a acudir a votar, de vomitar a todos los personajes políticos por su obstinación de desnudar al rival y denigrarse ellos mismos”, destaca Valentina, Pipo de reojo voltea a ver a su Padre, nota admiración del hacia su nuera y feliz sabe que el sueño a pesar de los malos augurios que rodean al país, va a ser placentero.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*