Manuel Seyde y Seyde

La Pera del Olmo

Manuel Seyde y Seyde

Ricardo Urquidi

 

Varios amigos que a lo largo de ya de mas de veinte años de crónica deportiva, intermitente,  no continua, que me han seguido a través de mis editoriales, mis comentarios en la televisión y la radio, me saludan con un cariñoso: “ Perita” o “La Pera”, algunos otros se van con la leyenda completa, algunos otros me cuestionan, me preguntan el significado, porque me decidí a nombrar mi columna así, el origen de mi intención, el nombre de mis editoriales es un homenaje eterno a Manuel Seyde y Seyde.

 

Afortunadamente para mi formación tuve la inmensa fortuna de tener una biblioteca a la mano, mis primeros años los viví en la Calle Ópalo de Fátima, luego vivimos en el sótano del edificio del Sindicato de Mineros en la Calle Pedro T. Gómez, contiguo a Publicaciones Urquidi que nace a finales de los 50’s, poco antes de nacer un servidor.

 

Mi infancia transcurrió primero en el campo de la Interobrera y luego en los jardines de la Plaza Guillermo Baca, al aprender a leer mi ojos ávidos comenzaron a devorar historietas infantiles: “Chanoc”, “Los Supersabios”, “Alma Grande”, “La Familia Burron”, “Memin Penguin”, por otra parte: “La Pequeña Lulu”, “Archie”, “Fantomas”, “Pato Donald”, “Tom y Jerry”, antes de entrar a secundaria comencé a leer a los titanes de la literatura infantil: a Mark Twain, a Charles Dickens, a Emilio Salgari, a Julio Verne, navegue por todo el mundo con aventuras que mi mente infantil adoptaba como propias.

 

Después gracias a un altercado con Monseñor Amezcua me interese por temas religiosos: La Biblia, El Coran, Los Protocolos de los Sabios del Sión, el Popol Vuh y un libro ajeno a este tema que me emociono: “Cazadores de Microbios”.

 

Entre secundaria y preparatoria ya mi interés se inclino hacia: “ Don Quijote de la Mancha”, “La Celestina”, “Hamlet”, “Romeo y Julieta”, “La Cabaña del Tío Tom”, “Canasta de Cuentos Mexicanos”, “Pedro Páramo”, “El Diosero”, los libros de Luis Spota: “Mas Cornadas da el hambre” por mencionar uno,  “El Laberinto de la Soledad” del premio Nobel: Octavio Paz( elemental para cualquier mexicano que quiera comprender su esencia), “Cien Años de Soledad” de García Márquez, a Carlos Fuentes, a Vargas Llosa, a Alfonsina Storni, a Gabriela Mistral, a Rosario Castellanos, a Alfonso Reyes, a José Luis Borges, a Mario Benedetti, a Anton Chejov y ya mejor le paro, a Jaime Sabines lo empecé a leer ya de adulto.

 

Como en mi casa el béisbol, los deportes siempre han sido platica y debate de sobre mesa, las notas deportivas llegaron a mi, todas las secciones deportivas de todos los periódicos que en aquel entonces llegaban a Parral, las leía: “La Afición”, “Esto”, “Ovaciones”, “Excelsior”, “Novedades”, “Universal”, “El Heraldo de México”, “El Heraldo de Chihuahua”, “El Fronterizo”, “El Norte de Chihuahua”, “El Siglo de Torreón” y los locales: “El Correo de Parral”, “El Monitor” y “El Sol de Parral”, revistas como: “Auto Mundo Deportivo”, “Hit”, “Súper Hit”.

 

Entre todas las publicaciones a diario siempre esperaba con impaciencia como a las seis de la tarde: a “Excelsior” para leer la columna: “Temas del día” firmada por Manuel Seyde.

 

Manuel Seyde y Seyde (1914- 1994) nace en Paso del Macho, Veracruz de familia libanesa, de 1935 a 1983 escribió para el periódico de la vida nacional: Excelsior, donde llego a ser: Director de la Sección Deportiva, escribió tres libros: “La Fiesta del Alarido”, “Las Copas del Mundo”, “La Copa Mundial en 1986”, Ganador del Premio Nacional de Periodismo.

 

Es el creador del mote: “Ratoncitos Verdes” para la selección nacional de futbol en 1966, la esperanza que cada cuatro años nos inspira el TRI para luego convertirse en frustración no es nueva, desde inicios de las participaciones de México en los mundiales siempre ha existido la mediocridad, la falta de producto avícola en los momentos decisivos, por lo que la sarcástica, irónica pluma de Manuel Seyde en un análisis frío y seco los destrozaba cada vez que nuestro equipo jugaba.

 

En aquella época, estamos hablando de la década de los 70’s, en el firmamento deportivo mundial, solo destacaba un deportista mexicano: el tenista Raúl Ramírez, único mexicano que ha ganado el Abierto de Roma en canchas de arcilla, ganador junto con el estadounidense: Brian Gottfried del Campeonato Mundial de Dobles, junto con Vicente Zarazua eliminaron a Estados Unidos, a Jimmy Connors en el mejor momento de su carrera para llegar a la final de la Copa Davis, final que México no jugo porque Sudáfrica el otro finalista, en aquellos momentos practicaba la política segregacionista: “Apartheid” y nuestro país no tenia relaciones diplomáticas con el país africano.

 

Pues Manuel Seyde también le puso un mote a Raúl Ramírez: “La Pera del Olmo” por ser el único mexicano de aquella época que sacaba la cara por el deporte mexicano, Raúl nativo de Ensenada, Baja California por mas de una década dio satisfacciones a granel a la afición mexicana y es aquí donde nace el titulo de mis editoriales: “La Pera del Olmo”.

 

Un día cuando estudiaba en la Ciudad de México, allá a finales de los 70’s, fui a las instalaciones de Excelsior en Bucareli con la firme intención de conocerlo, pregunte por el y me señalaron su oficina, intente entrar, saludarlo, pero mi tímida juventud me reprimió pensé: “Que puede decirle un mocoso como yo a este gigante de la crónica”, lo único que hice es observarlo como daba indicaciones, como su autoridad inundaba la sala de redacción, después de sentir la satisfacción de verlo de carne y hueso me salí y me fui a Tlatelolco.

 

Desde aquí, desde este espacio, cada vez que escribo, tratamos de seguir la escuela de Manuel Seyde, en agradecimiento a sus comentarios, a todas aquellas tardes que su columna llenaba nuestras inquietudes, nuestra lectura, su sinceridad, su visión del deporte mexicano siempre se oponía a aquella prensa que siempre ha tratado de vender ídolos de barro, una prensa que oculta la corrupción y mediocridad del deporte nacional, que desgraciadamente después varias décadas sigue aun dando ingratos sucesos al país.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*