Victor Faudoa victima de la violencia, Descanse en Paz

Víctor Faudoa, expelotero chihuahuense de los Dorados de Chihuahua y Tigres de México, en la Liga Mexicana, fue encontrado muerto en su auto, la madrugada de este lunes.

Taxista de oficio, Faudoa Terrazas, quien residía en esta frontera perdió la vida, a los 65 años.

Originario de Santa Bárbara, Chihuahua, donde nació el 23 de diciembre de 1952, Faudoa, jardinero y pitcher zurdo de potente brazo, de acuerdo a quienes lo vieron en acción en el diamante, en aquella época, llegó a la novena de la ‘División del Norte’, gracias a las gestiones del coach y buscador Mauro Contreras, quien lo llevó a la escuadra de la capital del estado.

Vistió la franela de los Dorados por cinco temporadas (1974, 1975, 1976, 1977 y 1978).

De ahí, pasó a los Tigres de México, con quienes jugó en 1979, 1980 y 1981.

A lo largo de ocho campañas en el llamado ‘circuito de verano’, bateó para un porcentaje de .258, participó en 734 partidos, fue dos mil 014 veces al bat, dio 520 hits, de ellos, 10 fueron jonrones, 21 triples y 52 dobles, anotó 192 carreras, produjo 163 rayitas, robó 21 bases y su slugging fue de .252.

Después de concluida su carrera como pelotero activo con los Tigres, fue enviado a dirigir un equipo de la sucursal bengalíe a Tabasco, en la Liga Tabasqueña.

Beisbolista de cuna, Víctor siguió, en el ‘rey de los deportes’, los pasos de su padre Cleofás Faudoa, un excatcher y exmanager de la Sección 50, en la Cuarta Zona.

Antes de emigrar al beisbol profesional, jugó pelota amateur, precisamente en el sur del estado con la Sección 11 y la Furia Gris de Parral, donde destacó por su bateo de largo alcance.

En su paso por aquella zona, el manager Arnoldo ‘Médico’ Armenta usualmente lo traía del jardín al montículo para lanzarle como relevista a uno o dos bateadores, especialmente al zurdo deliciense Armando Enríquez.

Nunca jugó un Campeonato Estatal de Beisbol de Primera Fuerza, pues dio el brinco al profesionalismo con los Dorados.

Por sus logros, es considerado una de las figuras más grandes del beisbol santabarbarino surgido del barrio de El Ranchito y de La Pila.

Fuera del diamante, Faudoa hizo muchos amigos y quienes lo conocieron de cerca destacan su trato sencillo, cordial y amable. Descanse en paz

(Con información de Ramiro Duarte

y Librado Velo)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*