Al infinito y más allá

Al infinito y más allá

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

Conocemos y comprendemos el origen del malestar de los seguidores de la Furia Gris, lo que no logramos descifrar son las causas de este pésimo comienzo… y más allá de todas las lecturas que les podemos dar a las cinco derrotas de los Mineros al inicio del Estatal… existe la duda, la oleada de críticas hacia el equipo, que dicho sea de paso, gran parte de los que los señalan con el dedo índice no asisten al estadio, así se comprobó al ver las pírricas entradas al Estadio Parral.

Las opiniones empiezan con la acostumbrada y recurrente observación cuando no hay un análisis serio y que responde a la idiosincrasia popular en donde nos olvidamos de lo deportivo y argumentamos comentarios con una alta dosis de conflicto humano, en donde se señala grilla hacia el interior del equipo… con las mil y una conjeturas que usted se pueda imaginar.

Otro segmento del aficionado dirige sus baterías a la presión que sienten los Mineros al jugar en casa, presionados, amarrados ante su afición y verlos como se sueltan al jugar fuera del terruño, opción no valida porque de esas cinco derrotas dos fueron en Madera.

Unos se consuelan diciendo que pasan ocho de diez y que tomemos el rol regular como una pre temporada, comentario muy acertado que debería estar dirigido a los directivos, porque esa impresión han provocado en los aficionados alejándolos de los juegos,  para que luego al venir partidos más importantes se ahorren energías y bolsillo para las finales.

Los menos y más nobles dicen que calma que en otros años así hemos empezado y que los dirigidos por Guereca siempre vienen de menos a más…

Los más analíticos no comprenden como Trujillo  y Martínez, tienen una excelente salida y a la otra salen en las primeras entradas y en contraparte Pulido es apaleado y a la siguiente nos brinda una apertura de calidad, un cuerpo de lanzadores que en el papel se mostraba como potente, profundo, con experiencia se ve derrumbado sin sostener el ritmo.

A la defensiva la Cuarta Zona es admirada y ahora somos una colección de duendes que entran al terreno de juego y nos hacen travesuras que han provocado carreras sucias a granel.

Nuestro talón de Aquiles, el batazo oportuno ha vuelto con una crueldad y nos ha hecho ver mal…

El equipo sufre un letargo que nos puede llevar a sufrir como en la temporada pasada, a pesar de los nombres que muestra el roster, vamos a padecer mucho y  ojala de repente como conejo de la chistera salir con una sonrisa para empezar a disfrutar al equipo que todos conocemos.

El año pasado tuvimos unos Mineros dudativos, que nos daban una de cal y una de arena, que no se establecía un line up, menos una rotación de abridores y en el juego de comodín contra los Faraones de Casas Grandes hubo un batazo que despertó al gigante del sur del estado: El Grand Slam de Beto Rodríguez, a partir de ahí no hubo equipo que nos ganara.

Desde mi óptica y con las debilidades que hemos mostrado, dentro de todo lo malo, veo unos jóvenes Mineros que han respondido al llamado y la transición del equipo hacia el futuro es buena, con calidad, gracias a la bendita cantera de la Cuarta Zona.

Y más allá de todo lo anterior, hacia el infinito de los comentarios gran parte de la afición esta disgustada, enojada, decepcionada por que no pueden ver al equipo con más prosapia, tradición, en estos momentos Campeón, bajo ninguna circunstancia perder y no lo digieren, hay un orgullo encendido de que debemos ganar, ser protagonistas y no estar en el sótano compartiendo penas con los Soles de Ojinaga.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*