Luego de 32 años Lencho Guillén deja el periodismo

1A-LORENZO-OK-600x400

El Sol de Parral

Desde el periódico en blanco y negro hasta llegar al color. Y desde el formato impreso hasta el digital. Han pasado poco más de tres décadas, en que el entrevistador se convierte en entrevistado antes de pasar por última vez su pluma deslizándose en la libreta y sus dedos en el repiquetear de la computadora. Hoy, al celebrarse la libertad de expresión, Lorenzo Guillén Ruiz culmina su etapa en el periódico El Sol de Parral. El impreso que lo vio formarse como reportero no sin antes destacar que la era digital “ha venido a pulverizar los géneros periodísticos y hay poca gente preparada fungiendo como reportero…”
Lorenzo Guillén, mejor conocido como “Lencho”, pasó por la fuente política, la de Organizaciones No Gubernamentales, Presidencia y Gobierno, así como la policiaca. Lo mismo escribía una nota de la política que una protesta o la nota roja.
A 32 años de trabajo, ha decidido dejar el periódico por motivos de salud y para emprender un nuevo proyecto en el campo, acompañado de la naturaleza; la cría de animales y la siembra de hortaliza lo lleva ahora a una nueva etapa en su vida.
Recuerda antes de sus inicios como reportero, estuvo 10 años fuera de Parral viviendo en Comitán, Chiapas. Y como quería regresar al terruño, aquí tener sus raíces y su familia.
“Llegué de Chiapas en cero. Sin trabajo. Entré a la imprenta Villela, duré un año y debido a la relación que había con El Sol me mandaron hablar. Pero no entre directamente de reportero”.
Toma una hoja de papel y una pluma, haciendo diversos trazos expresa: fue a finales de 1984 cuando en El Sol de Parral estaban conformando los equipos de trabajo. Le llamaron para información.
“Recibíamos los textos y encabezados, los colocábamos en una página en blanco, en donde se armaba el periódico. En aquel entonces eran ocho páginas y éramos menos de 20 empleados”.
–Continúa, luego de que toma un sorbo en su icónica taza de café- el periódico contó con su rotativa y trabajé como formador. Me gustaba mucho leer y eso lo vio el entonces director, Carlos Mario Armendáriz Valdez. Me preguntó por qué no me iba de reportero.
Me dijo que fuera yo y otro compañero para que nos dieran un curso. Nos los dio el propio Carlos Mario. Una plática sobre redacción. Y me vine aquí a Redacción, con las máquinas antiguas que había se recibía la información. Se leía y seleccionaban los artículos, me mandaban un formato, ahí empecé a leer más a fondo. Conocí las estructuras de la sociedad y la información social.
Toma la hoja en la que hace anotaciones y luego manifiesta: pasó el tiempo. Llegó “Chabelita” –Isabel- Gutiérrez a la Dirección. Seguí en Redacción trabajando en la formación del periódico; en deportes, en la local, nacional e internacional.
Éste fue un proceso de aprendizaje y con “Chabelita” empecé de reportero. Estaba junto con Manuel González, Rafael Salas (qepd), Santiago Obregón, Luis Holguín (qepd). Cuando falleció Luis Holguín quedé al frente de los reporteros hasta que se definió más la situación del periódico y estaban más sólidos los departamentos.
Vi cómo empezaron a llegar las computadoras, así como una nueva rotativa con capacidad para 32 páginas a color, ya que la anterior era para 16 y se iba modernizando todo el edificio.
Llegaron nuevos reporteros, en ese entonces Jesús Quiñonez, Rocío Orpinel, Chinthia Aideé Chavira. Después Jesús Quiñonez empezó como jefe de Información.
Si hacemos cuentas –hace un espacio mientras va anotando nombres-, estuve en el sexenio de Fernando Baeza, Francisco Barrio, Patricio Martínez, Reyes Baeza, César Duarte y Javier Corral, casi a su primer año de mandato me tocó platicar y entrevistar a todos ellos y de presidentes municipales fueron muchos.
Recuerda que su primera nota oficial fue con don Ceferino Cisneros, entonces secretario del Ayuntamiento. “Me tocó ver cómo el político se acercaba al reportero y le pedían opinión para ver si eran populares y entrar a una contienda, ya que al estar nosotros en contacto con los ciudadanos y diferentes sectores, se tiene este termómetro.
Luego, antes de tomar nuevamente un sorbo a la taza de café, manifiesta viendo al horizonte como recordando: hay un político que lo recuerdo muy bien, platicábamos; llegó al lugar que quería y se fue hasta la gubernatura.
¿Siempre quiso ser reportero?
Siempre me ha gustado informarle a la gente lo que considero que debe ser, que se sepan las problemáticas de la ciudad. Antes Parral era otro –manifiesta-, me tocaron las primeras entrevistas y sondeos en la colonia Juárez, en donde había escasez de agua; el río Parral estaba contaminado hasta que se logró lo de Valle del Verano y se colocó el colector de aguas negras.
Con tantos años que ha visto usted el periodismo, ¿en qué ha cambiado de 32 años a la fecha?
Yo lo veo pulverizándose en lo que se refiere a los géneros de información –destaca enfáticamente- , pero también ya cualquiera se cree reportero porque toma algo con el teléfono celular y lo envía. El reportero llega, se informa y confirma los hechos. No solamente toma algo y ya. Creo que hay mucha improvisación.
Ahora alguien recibe un boletín y con eso cumplió con la información; hay pasividad debido a los aparatos digitales porque no hay comprobación de datos; todo se quiere hacer rápido por la era digital.
Todos quieren la noticia policiaca. Nadie quiere saber que en tal colonia hay un índice de marginación alto, conocer más a fondo las problemáticas.
Actualmente ¿la figura del reportero es respetada?
El reportero tiene que demostrar que su trabajo está apegado a las normas éticas y morales – asienta con las manos-, si el declarante siente que su información no fue difundida como él quería hay desconfianza; pero es difícil estar atendiendo caprichos políticos de personas que quieren figurar y utilizar al reportero.
Hay medios que son creíbles. Lo mismo que hay reporteros que lo son y otros que no, que sólo se enfocan a la situación policiaca, desconocen la información en general, la entrevista, los géneros periodísticos. Creo que reporteros completos hay muy pocos, reporteros que saben redactar también muy pocos…
Hacer un reportaje o una entrevista requieren tiempo. Son pocos los que tienen una formación, una capacitación, vemos que hay gente que no está preparada y no sabe ni lo que está haciendo.
¿Qué es lo que más recuerda de su experiencia?
Cuando fue la explosión de la pipa en la colonia Emiliano Zapata. Estábamos en la Mesa de Redacción y nos dicen que hubo un incendio. Salimos en la motocicleta y me fui con Rafael Salas, desde la estación del tren se veían las llamas, la gente se estaba retirando; unos decían que era una pipa, otros gasolina y cuando entró el pánico tenía temor de acercarme más. Rafael Salas se aventó a acercarse.
Fue el primer contacto que tuve con un hecho de grandes magnitudes –expresa seriamente-. Pero fue un evento que logró que Parral tuviera un almacén de combustibles como debía de ser.
De los últimos hechos delictivos, recuerdo que llegamos a un lugar donde se habían disparado armas. Ahí me dio el aroma a pólvora. Habían disparado y en ese momento se salvó una mujer embarazada que iba en un auto. Ahí cayeron los disparos a un lado de ellos. Se salvaron milagrosamente.
Otro fue el de unas balaceras en donde vimos camionetas incendiadas, volcadas, casquillos. Otro de ellos fue en la colonia Las Fuentes, en un cateo en domicilio. Los soldados se pusieron en guardia al escuchar balazos y me dijeron que me resguardara debajo de una camioneta.
¿Cómo definiría esta profesión
Está catalogada de alto riesgo una persona que pretenda ser reportero, periodista; tiene que reunir infinidad de cualidades, que le guste la acción, que tenga la disposición de acudir a la hora que tenga que ser y en las condiciones que se presenten; investigar, tomar fotografías, redactar y tener la prontitud del trabajo. Además hay riesgo por las horas, porque a veces hay que acudir en carretera en la noche para hallar el accidente y sacar la información.
A veces llega uno y hay varias personas llorando, a veces la víctima parece un familiar y se queda uno helado hasta que corroboras que no. A veces las personas se enojan porque realizamos el trabajo, sienten que lucramos. Pero no es así. Es parte de nuestro trabajo dar a conocer los hechos.
¿Qué consejos le daría a los reporteros que inician?
Primero, que no levanten los pies del piso, que sean ellos mismos, si tiene actitudes de redactar le metan ganas, si tienen para la policiaca le echen ganas para ser reportero se requieren varias cosas, hemos visto gente que solamente le gusta figurar. Para ser reportero se requiere un compromiso personal que va más allá de la cuestión familiar; a veces por el tiempo, la ausencia y la familia no está muy de acuerdo con esta profesión.
¿En su caso estaban de acuerdo?
En mi caso no. Por el tiempo. Por el trabajo que tienes, las ausencias no se compensan con nada. Si valoras las cosas por lo que te gusta, por la amistad, esto vale mucho más que el dinero. Yo tuve muchos amigos más grandes que yo que me dieron consejos, aprendí mucho.
¿Por qué renuncia el día de la libertad de expresión?
Son coincidencias. Tuve problemas de la presión arterial. El médico me dijo que tenía que tener una vida más tranquila. Me doy cuenta de que mi ciclo en el periódico terminó. No lo quería aceptar –enfatiza-. Me dicen que me espere a la jubilación, pero se trata de salud, no de dinero.
Los sentimientos son encontrados – se le quiebra la voz-, el hecho de independizarse. Son 32 años de rutinas. De trabajo aquí en El Sol. Quiero romper esa rutina y pensar en mi salud, realizar ahora lo que es un proyecto en el campo y en la naturaleza.
Tengo un proyecto agrícola. Empiezo a producir huevo, todo va avanzando y creo que a lo mejor más adelante resulta en una microempresa interesante; pero el conocimiento del campo es una experiencia que nunca acaba, es maravillosa.
Estoy ligado con la naturaleza y estoy asombrado de lo que a naturaleza es capaz. Se requiere trabajo, esfuerzo y dedicación, pero voy a empezar un nuevo ciclo en mi vida, puntualiza Lencho Guillén, mejor conocido como “Lencho”, quien deja la libreta y la computadora para iniciar una nueva etapa…

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*