Carta a los Rojos

rojos logo

Carta a los Rojos

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

En las épocas en que los Mineros jugaban en el Estadio Parral ahora Valente Chacón Baca, existía un ambiente no propicio para las damas, para los niños, para la familia, en las gradas de cemento, duras, cansadas, a pesar de ser minoría, existían personajes que buscando sus diez segundos de gloria, de protagonismo superfluo, gritaban infinidad de majaderías, principalmente en contra de los hombres de azul, después arremetían con palabras precoces a los jugadores rivales, en otro nivel a la porra contraria y en muy contadas ocasiones a sus propios peloteros.

En la actualidad no afirmo que lo anterior no suceda en el Gran Estadio Parral, sin embargo la amplitud del escenario nos da la oportunidad de que esas voces se pierdan en el firmamento, que ya sean mínimas, gracias a la construcción de la nueva casa de los Mineros desde el 2002, se dio el fenómeno del descubrimiento de infinidad de familias de la Cuarta Zona del pasatiempo estatal, se abrió para ellos la Caja de Pandora como diría el inolvidable: Domingo Salcido.

Familias que jamás habían ido al Valente Chacón Baca por lo chico, por lo soez de la atmosfera, por lo incomodo, con la apertura del inmueble se volcaron en multitudes y por una década abarrotaron las butacas, disfrutando el rey de los deportes en un ambiente sano, ahora por razones principalmente económicas no han regresado.

En fin las conductas en el aficionado han cambiado ahora en el Coloso de Los Linderos, como nos ven las demás zonas, no me toca a mí autoanalizarnos enfrente de un espejo generoso, compasivo, autocritico, histórico, lo que si me gustaría decirles en un afán propositivo, con la sana intención de que estas letras impacten en ustedes es lo siguiente:

El béisbol como todo espectáculo deportivo es un juego en donde se gana y se pierde, es prácticamente imposible en la pelota caliente tener una temporada invicta, su equipo va a perder juegos y en el 99 por ciento de los casos el culpable es el equipo contrario, no el ampáyer o la porra rival, en el terreno de juego no se está jugando la vida, ni la soberanía de su municipio.

Los foráneos que en el transcurso del Estatal, van y los visitan son sus rivales deportivos, no son sus enemigos públicos número uno, en su estadía dejan recursos económicos en gasolineras, restaurantes, hoteles, expendios, son un activo turístico deportivo, gracias a sus insultos en el 21 de Marzo la inmensa mayoría  de fanáticos, medios de comunicación en el estado rehúye, evita ir a Jiménez.

Los niños a su temprana edad son imitadores, al ver a un adulto, a su Padres gritar insultos, los van a seguir en el ejemplo, es su responsabilidad evitar la violencia verbal y física.

En la actualidad son serios contendientes al título, si no me equivoco es la mejor temporada en su historia, tienen un equipo altamente competitivo, los directivos han logrado conjuntar elementos en la novena cubriendo todos los huecos.

Para lograr un campeonato se deben conjugar un sinfín de factores: buen equipo, buen dogout, buen vestidor, unión interna, buenos directivos, buenos cronistas deportivos(orientadores, constructivos no incitadores) y buena porra, en este proceso falta un engranaje en los Rojos de Jiménez , desgraciadamente son sus fanáticos y al escribir lo último estoy generalizando, porque no dudo que existan Rojos de corazón que estén en contra de estas actitudes que prevalecen en la casa de los Rojos y que han llegado a tal extremo que ha provocado que se peleen entre ustedes mismos.

Estoy consciente que bajo la idiosincrasia del mexicano es casi un pecado que le digan a uno sus defectos, pero lo hago para que este bendito equipo que nació en la Cuarta Zona, crezca en todos los sentidos, que comprendan su lugar en el estadio, solo así el título llegará y cuando llegue habrán madurado para aspirar a más.

Ofrezco disculpas anticipadas.

 

 

6 Comments on Carta a los Rojos

  1. Discúlpame pero esa buena conducta que presumes les dio el tener una mejor casa creo que esta algo fuera del lugar… Como en todos lados hay malos aficionados… Un ejemplo es en una final vs Algodoneros estaba sentado por 3era y me levante a aplaudir una muy buena jugada del equipo Algodoneros y un aficionado me aventó una cerveza después varios aficionados también me reclamaron por haber aplaudido al Contrario… Al final Algodoneros ganó ese partido y varios aficionados de Parral empezaron a aventar vasos y cerveza a la. Porra Algodonera… Tambien como tu dices viaja familias enteras para apoyar a su equipo… Y de esos hay infinidad… Tal vez a ti no te toca verlos por la zona en la que te sientas pero es cosa de cada partido… Tal vez como dices en el estadio 21 esas voces se pierdan en el firmamento… O también ese ego de la afición minera, ta bien conocido en el estado, no los deja ver a los malos aficionados en sus filas

  2. Como se ve que Usted Sr. No viene al 21 de marzo muy seguido. Me imagino que solo viene cuando juegan sus mineros. Usted tiene mucha razón al decir que en el Valente Chacon se vivia un infierno… Si. Un verdadero infierno para nosotros que desde niños seguimos a nuestros ROJOS a cual quier estadio, aun a su mugroso estadio pequeño donde yo mismo viví la insoportable vanidad de un equipo ganador y de sus mugrosos seguidores y aclaro, mugrosos, ya que muy poca gente era respetable. Y ahora quierevusted buen trato? Ya sabe a donde puede irse Sr.

  3. Buen artículo y mejor la invitación a la reflexión de los buenos aficionados de Rojos; a los fanáticos les resultará difícil recomponer su actitud.
    Solo me queda la duda de la actitud de la fanaticada….es así con todas las demás zonas o solo co la de Parral?

  4. ahora resulta que le dice cosas a jimenez como si en las otras zonas y en su “zona” no pasara nada… primero arreglen esas situaciones en su zona que también se da como en jimenez y ya voltean a otros lados… como dice esa frase trillada “el zorra nunca se ve la cola”

  5. Me encontré esto y quisiera compartirlo aquí, so pretexto al editorial que escribió el tío Richard Urquidi..
    NO PERDAMOS LA EDUCACIÓN !!
    El código del juego limpio en el béisbol y otros deportes

    1.-Juega limpio. Enseña a tu hijo que la victoria pierde su valor si no se conquista de forma honesta y justa: engañar es fácil, pero no aporta la satisfacción de ganar por los verdaderos méritos. Además, el juego limpio tiene recompensa aunque no se gane: te ganas el respeto de los demás, mientras que el que engaña sólo gana desprecio. Así conseguiremos erradicar la violencia en el deporte.

    2.- Juega para ganar, pero acepta la derrota con dignidad. Se debe jugar para ganar incluso cuando creemos que no tenemos oportunidades: la autosuperación siempre es necesaria. Ahora bien, a veces se gana y a veces se pierde, y hay que aceptarlo y aprender a perder con una sonrisa. Muestra a tu hijo que es bueno felicitar al ganador y trabajar para hacerlo mejor la próxima vez.

    3.- Acata las reglas del juego. Todos los juegos y deportes necesitan reglas que nos guíen, por lo que hay que entenderlas para comprender mejor el juego y, por tanto, ser mejores jugadores.

    4.- Respeto. A los adversarios, los propios compañeros, los oficiales, los árbitros y a los espectadores. El respeto forma también parte del juego.

    5.- Promueve los intereses del fútbol. El fútbol es el principal deporte que se practica en el mundo, pero es bueno reflexionar si nuestro comportamiento en el campo de juego pueden acabar minando su prestigio. Por ello, desde la FIFA invitan a difundir los aspectos positivos del fútbol para que todos disfruten de este deporte.

    6.- Honra a quienes defienden la buena reputación del fútbol. Esto se relaciona con lo anterior. Como bien explican desde esta organización, la buena reputación del fútbol ha sobrevivido porque las personas que lo practican son buenas y honestas, aunque haya excepciones. No seas uno de los que hacen daño a este deporte.

    7.-Rechazo. Sí, cuando elegimos practicar deporte, también hay que rechazar ciertas cosas: la corrupción, las drogas, el racismo, la violencia y las apuestas. No toleres esto en los partidos en los que participéis, demostrad que el fútbol es un deporte y, como tal, es símbolo de paz y unión.

    8.- Ayuda. Si tú debes rechazar ciertas prácticas negativas, ayuda a los demás a hacerlo. Las tentaciones existen, por lo que el apoyo mutuo os dará fuerza para resistirlas.

    9.- Denuncia a quienes desacrediten el deporte. Si estás seguro de que alguien fomenta malas prácticas como el engaño, no dudes en denunciarlo e inculca a tus hijos que lo hagan. Es mejor mostrar al mundo su verdadera cara antes de que haga más daño.

    10.- El deporte, vía para mejorar el mundo. El deporte y, dentro de éste, el fútbol, puede ser usado para convertir el mundo en un lugar en el que todos podamos vivir con dignidad. Usa esta plataforma para promover valores tan importantes como la paz, la salud, la igualdad y la educación para todos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*