El número mágico es 2

Captura

El número mágico es 2

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

El periplo empieza con la porra de Parral, con esa gratitud de quien todo lo da a costa de gritar con orgullo y exhibir en su pecho los colores de su equipo, así se llega a la Vieja Huejoquilla, la puerta del estado más grande, donde se respira desierto y  agua verde que se divisa en los nogales.

La octava zona que quiere ser grande y solo tiene un camino: el 21 de Marzo, la casa de los Rojos, ese mar de emociones que a todos preocupa, pero a la vez se lanza desde las gradas contra el rival, que no permite titubeos de sus pupilos, mucho menos de los hombres de azul, en ese devenir cuestiona todo hasta a su mismo compañero de butaca, los dos se insultan, se vociferan perdiendo el fin del origen de su afición.

Mientras en el terreno de juego, nueve hombres se rotan para demostrarle al estado que tienen casta de campeón, la gira dorada solo fue el fin de semana de lo peor del año, que afortunadamente sucedió antes y no después, afinando para lo que viene: la conquista del título.

La Furia Gris va a estar ahí, esperando pacientemente como cuchara de palo, no cercena pero si machuca, tritura, como el depredador que acecha, huele a su presa y sin avisar con total descaro liquida.

En el montículo esta un ex rojo, le gritan con todo, Pulido sereno se concentra tratando sacar lo mejor de sí, Salinas elabora su serpentina con más lanzamientos que denotan respeto para el bat minero, los dos se enfrascan en un duelo de pitcheo, hasta que los duendes aparecen en el terreno de juego con dos outs para dos carreras de su acérrimo rival, Pulido calla porras, ahoga gritos de la marabunta roja, esta sin hit ni carrera hasta que  le conectan un indiscutible al central donde Chairez no puede hacer nada, después viene la casa llena y el relevo de Jiménez que fracasa para empatar a dos los cartones.

A continuación viene una línea polémica: Chairez se lanza la atrapa pero al caer el guante se revuelve en la grama, ante los ojos de todo mundo Omar comete el error de lanzar la bola a segunda en vez de levantar el guante en señal de control, el ampáyer de primera levanta el puño en señal de out, los ojos rojos que ahí son testigos ven en la pantalla un 4 – 2 y la realidad azul del juez  es:  2 a 2 para terminar la entrada.

El empate persiste hasta la novena con un duelo entre Lagunés y Jiménez, los dos inicialistas se van sin decisión, los Rojos embasan a uno, para dejar la mesa servida a Andrés Hernández que previamente recuerda Guereca le había arrimado a la barda una línea a Pulido con espectacular atrapada de Chairez, el santabarbarino quiere recordárselo a Jiménez, pero no, viene el batazo de cuatro esquinas ante el esfuerzo inútil de Efrén Armendáriz, con poder sólido, sin discusión los Rojos ganan el primero, las palabras de: “Justicia divina”, se oyen en las gradas en alusión a la decisión del ampayer de dar el out en la linea dudosa que atrapo Chairez.

A la distancia Manzaneros gana ante Venados y clasifica, los Faraones ganan a Camargo para fortuna de los Mineros, ahora el número mágico de los Mineros es dos, cualquier combinación de victorias de los Mineros y derrotas de los Mazorqueros que sumen dos, Mineros pasan evadiendo el comodín, caso contrario jugamos el comodín, lo más seguro contra Mazorqueros,  si ganamos directamente los dos siguientes a Rojos estamos ganando la localia en los playoffs.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*