Final que no se gotea

final

Final que no se gotea

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

La edición de la final número 81 de la Liga Regional comienza el próximo sábado cuando los auríferos visiten a los madereros en el Valente Chacón Baca, a diferencia del año pasado cuando la final llego al ánimo de los aficionados desangelada por la eliminación del Frisco en la mesa, luego de aquella histórica bronca en el Abraham Panamericano Pérez, ahora la máxima fiesta del béisbol regional llega en circunstancias totalmente diferentes.

A pesar de que en el papel, Forestal Galván es marcado favorito, no por amplio margen, por uno más estrecho que el ojo de una cerradura de casa, de ese tamaño está el abismo entre los dos rivales que van a buscar el banderín, si bien es cierto que el carácter profesional del cuerpo de lanzadores de los ahijados de Rosendo Galván con un profesional: Luis Jiménez y un clasificado: Alan Gaxiola, además de Alfredo Ruiz, pudiera ser razón suficiente para marcar como amplio favorito a Forestal Galván, no es así.

Los números fríos que arrojan las estadísticas individuales y por equipos, nos dicen que individualmente El Oro esta mejor que Parral, nos muestran que entre cada uno de los peloteros existe poco margen de promedio de bateo, de pitcheo, es pues una final de pronóstico reservado, la cabeza fría nos dice: Galván, el sentimiento de apostar al débil,  a David contra Goliat, nos lleva al Frisco.

Y considerando la gran experiencia que hay en ambos lados del terreno, solo podemos afirmar que la novena que haga menos errores, juegue al béisbol elemental, tenga mayor capacidad de concentración, será el que se alce con el título de tan prestigiada liga.

La labor que aplicaran los managers: Crispín y Beto será fundamental, como manejen su cuerpo de lanzadores, tener la capacidad de no dirigir a base de corazonadas, saber cuándo sacar a su lanzador, tener la sapiencia de no darle un bateador más, tener la autoridad de que el dogout no se convierta en un nido de timoneles, es ahí en la ejecución donde sabremos a ciencia cierta quien tiene pasta de campeón.

Los dos equipos están parejos hasta en estatales, los dos tienen buen line up, los dos tienen buena defensiva, los dos tienen pocas fallas, en fin los dos están ahí porque fueron los dos equipos que mostraron más consistencia en el rol regular.

Si bien es cierto Beto Soto ya gano un estatal y por ende tiene más experiencia que Crispín Martínez, volvemos a lo mismo, la distancia entre ambos es mínima y será sin lugar a dudas una serie en donde la estrategia se aplique desde la primera entrada, en un choque de fuerzas tan pareja, el toque, la búsqueda de la primera carrera desde el principio del juego, no será algo que se pueda criticar, si se cree que el bateo va a predominar sobre el pitcheo y en algún momento el capitán del equipo pueda pensar que el rally es la mejor opción, como castigo por esa imprudencia empezaran a caer los doble plays a granel.

Solo nos falta inundarnos de nostalgia acendrada en los polvos de diamante galopados de dos de los parques más antiguos del estado: Valente Chacón Baca y Abraham “Panamericano” Pérez, esperar que la final es capaz de volver a llenar de gritos y aficionados las duras gradas de cemento de Parral y las cálidas gradas de madera de El Oro.

Las predicciones sirven para leer el futuro y con el corazón deseo que gane el campeonísimo Frisco y el análisis frio me dice: Forestal Galván, lo que si es cierto es que la afición está metida de lleno en la final, ojala, así lo deseamos ese espíritu continúe para apoyar a los Mineros cuando comience el Estatal.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*