No Basta señalar

fierro

No basta señalar

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

Arriba junto con la nueva administración estatal, Francisco Javier Fierro como nuevo Presidente de la Liga Estatal de Béisbol, no sabemos si incluye porque nadie se ha encargado de aclararlo, a la Presidencia de la Asociación estatal de Béisbol, porque hasta donde tenemos conocimiento al líder de la Asociación lo eligen los representantes de los diez comité regionales que conforman el espectro estatal, contrario a la Liga Estatal donde supongo el nombramiento lo puede realizar el titular del Instituto Chihuahuense del Deporte.

Bajo esa esfera llega y sus primeras declaraciones denotan que administrativamente  el béisbol no ha evolucionado en las últimas décadas, informa que se recibió la liga sin documentación, con la premura de enviar a las categorías Master y Súper Master a los nacionales y no hay recursos para hacerlo, es decir una vez más el que llega empieza desde cero porque ni las plumas dejaron, mucho menos estadísticas, la historia gráfica del pasatiempo estatal que poco a poco así como lo ha sufrido en Estados Unidos ha dejado de ser ante disciplinas como el futbol americano el pasatiempo nacional de los norteamericanos.

Sin lugar a dudas Fierro llega en el momento histórico más grave del Estatal, puntualizamos Estatal separándolo de las demás categorías que existen del rey de los deportes en el estado, que a pesar de las intrigas, malos manejos, falta de visión de la gente que dirige el Estatal, los demás siguen trabajando en las fuerzas básicas, Chihuahua como nunca tiene exponente en el béisbol profesional, títulos y medallas en el béisbol infantil, seleccionados nacionales en los juveniles.

El cáncer que consume al estatal, tiene otra cara y dimensión: baja afluencia  de aficionados en los parques con excepciones de Cuauhtémoc y los juegos de postemporada, la encrucijada de jugar los domingos, acortar las series  semanales a dos juegos o bien trasladar el juego del domingo al jueves, costumbre generalizada de violar con cachirules la convocatoria, improvisar reglas en el transcurso del campeonato, nula transparencia e información de asistentes, entradas, obscuros manejos en el ampayeo, condicionamiento a la adquisición de boletos en las finales y párele de contar.

Fierro no puede llegar con buenas intenciones, ni tomar la decisión de declarar durante estas semanas y las próximas cuando se ratifiquen o elijan a nuevos directivos de comités regionales, que el mal es de los que dirigieron en el pasado, debe so pena de convertirse en cómplice de estas prácticas que tienen hundido al béisbol de mayores y que tienen ya en la quiebra a la mayoría de los equipos que participan en la máxima fiesta deportiva de Chihuahua.

Los actuales estadios se han convertido en un botín superfluo de directivos que en su mayoría solo les importa cumplir con la nómina estratosférica que ni su ego alcanza a pagar, dar nulo mantenimiento al inmueble y pensar que se va a vender la cerveza de tal manera que se paguen los compromisos adquiridos y que el fanático va a acudir en grandes cantidades a los partidos, para ellos no existe más que una apuesta, tratar de sobrevivir en la temporada para recuperarse en las finales y sobre todo esperar que el rol sea benévolo y reciban en casa en el mayor número de ocasiones a los Mineros de Parral.

No hay un plan en coordinación con las instituciones educativas superiores para realizar un estudio concienzudo de las razones por las cuales el aficionado se ha alejado de los estadios, como en las últimas décadas las costumbres de la familia chihuahuense han cambiado, dirigiendo su atención a otras disciplinas que se han convertido en un serio rival del béisbol, mientras Fierro no tenga una visión a largo plazo en donde se rescate la historia, las estadísticas de todos los héroes del Estatal y se catapulte para enfrentar los nuevos retos que ya están ahorcando al béisbol, seguiremos en caída libre hasta ser impactado por una realidad que ya obstruye al rey de los deportes.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*