Un día en el vestidor de los Yankees(Con motivo del segundo aniversario de la despedida de Derek Jeter)

respect

Un día en el vestidor de los Yankees(Con motivo del segundo aniversario de la despedida de Derek Jeter)

Ricardo Urquidi

 

En el 2002 organice un viaje para ir a Arlington, Texas a disfrutar la serie entre los Yankees de Nueva York y los Rangers de Texas,  con acreditación de prensa tuve la inmensa fortuna de convivir con los Yankees de Nueva York, por tres días consecutivos.

 

Por primera vez en mi vida pude disfrutar del equipo de mis amores y que mejor que estar con ellos en el club house, en el dog out, en la práctica de bateo, en las conferencias de prensa, así comenzó  el viaje, con muchas expectativas.

 

En aquel entonces  luego de declararse agente libre Alex Rodríguez era la estrella en el firmamento en el cielo tejano, 252 millones de dólares por diez años, suma record en la historia de la Gran Carpa, por supuesto no fue mi principal objetivo periodísticamente hablando, mis baterías se enfocaron en Derek Jeter, Joe Torre, el Duque Hernández, Jorge Posada, Roger Clemens, el Soldadito Don Zimmer, Alfonso Soriano, Bernie Williams.

 

En muchas ocasiones por opiniones de comentaristas deportivos nacionales e internacionales, siempre había escuchado: “Los grandes, las leyendas son sencillos, accesibles”, fue en su momento una idea que se me añejo, después con el transcurrir de los años en mi vida profesional, he tenido la oportunidad conocer a varios de ellos y es Derek Jeter el que mas me ha impresionado y Alex Rodríguez el que mas me ha decepcionado junto al puertorriqueño Iván Rodríguez.

 

Cuando llegue al vestidor de los Yankees, como que no te cae el veinte, de pronto a mi lado esta David Wells lleno de tatuajes, en la tina de hidromasajes Roger Clemens, que en ese momento venia de una lesión, Joe Torre en su oficina, el “Soldadito” Zimmer con un bat haciendo las funciones de bastón, Bernie Williams con una guitarra, Duque Hernández platicando con Posada, los demás viendo un partido en la tele y por admiración localizo a Derek Jeter, le pido una entrevista, muy amablemente me dice que va a hablar por teléfono con su novia y que terminando con mucho gusto, con los nervios que yo tenia, con mi ingles, créanlo que me tuvo mucha paciencia, no apresuro, con su español mocho me ayudaba, contesto todas las preguntas que le hice, al termino me dio una palmada y me deseo disfrutar el partido.

 

Por curiosidad busco a Joe Torre, lo localizo y antes de solicitarle la entrevista, lo observo detenidamente, asume actitudes paternales dignas de un líder que tiene todo bajo control, no muestra en su comunicación corporal autoridad, prepotencia solo se concreta a dialogar un rato con el “Soldadito” Zimmer y con esa mirada que solo denota una falsa pasividad se dirige a su oficina, parece un ser  que nació en ese ambiente, lo intercepto y muy amablemente me pide que me dirija con Relaciones Publicas de los Yankees para programar la entrevista, en pocas palabras me mando por un tubo.

 

Satisfecho después de entrevistar a la mayoría de los Yankees, con un “Duque” Hernández reacio para hablar de su natal Cuba, con un poco de egolatría declarándome que a el no le enseñaron nada de pitcheo al llegar a Grandes Ligas que ya llego hecho, con un simpático Jorge Posada, puertorriqueño me recuerda a John Candelaria cuando lo entreviste en el 92 en Dodgers Stadium, me declara que para mantenerse en el line up es muy importante para el mejorar su bateo contra los zurdos y que a diario trabaja en ello, Bernie Williams con su guitarra me pide que después lo entreviste, esta demasiado concentrado en los acordes de su composición musical, en esa vorágine de admiración, de privilegio, de convivencia, lo único que hago es sentarme junto con todos ellos a ver un partido de los Piratas contra Phillies por televisión,

 

Después anuncian que los Rangers ya concluyeron su practica de fildeo y platicando llegamos al dogout visitante, los jugadores de los Rangers con un saludo que raya en la reverencia se acercan a saludar al “Soldadito” Zimmer, en una de las paredes laterales de la cueva esta ya el orden al bat de los Yankees  y el orden en que deben realizar la practica de bateo, Jeter se acerca a las bardas laterales de tercera y la multitud lo arropa solicitándole autógrafos, con calma se toma su tiempo y pregunta el nombre de los chiquillos que se lo piden, al rato le hablan y pide disculpas para irse a la jaula de bateo, es el centro, es el líder en el terreno de juego.

 

Al otro día me dirijo a los vestidores de los Rangers, con el objetivo de entrevistar a Alex Rodríguez, Iván “The Pudge” Rodríguez y Ismael “El Rocket” Valdez, al primero que veo es a Alex y me da una negativa rotunda, con gestos de no importarle, después voy con Iván Rodríguez y lo mismo, lo peor le hablo en español y me contesta en ingles, al otro día lo mismo, el que si me da entrevista es el Rocket Valdez, ya desesperado en el ultimo día de la gira, le suplico a Alex y ya asume actitudes despóticas, cabe señalar que A-Rod conecto tres cuadrangulares en la serie, uno descomunal por el central, claro con la ayuda de esteroides, desilusionado voy con Iván, los que me conocen saben que soy obstinado, no es fácil que se me vaya uno, Iván Rodríguez futuro miembro del Salón de la Fama, ganador de 13 guantes de oro en la receptoria con los Rangers, con los Marlins, con los Tigres, con los Yankees, con Washington con un anillo de Serie Mundial secamente me dice:”tres preguntas y cinco minutos”.

 

Al termino del ultimo partido de la serie, me despido de Derek Jeter me murmura en el hombro unas palabras: “ See you later in New York” y le agradezco… en los tres días que estuve en Arlington pude convivir con un grande, sencillo, carismático, humilde futuro miembro del Salón de la Fama, libre de toda sospecha… saben cuanto subio de peso Derek Jeter en Grandes Ligas?: Diez libras, como cinco kilos.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*