Pipo El Sordo 16 Junio 2017

pareja-playa-amanecer

Pipo El Sordo 16 Junio 2017

Ricardo Urquidi

Pipo El Sordo está tranquilo, reposando una nieve en una de las bancas de la Plaza Principal, a su lado esta Valentina, los dos disfrutan dela protección de la sombra que los edificios que rodean nuestro zócalo dan en el atardecer que se pierde en la figura de San José en el Cerro de la Cruz.

El movimiento apurado de parroquianos que van y vienen en ambos sentidos, contrasta con el sosiego de los infantes que se divierten en el quiosco, el matrimonio joven en silencio paladeando el refrigerio ve con tranquilidad, sin prisas la escena que tiene enfrente, a fuerzas de no quedarse callada, Valentina no aguanta su inquietud: “Cuando vamos a encargar un bebe Pedro?”, Pipo reacciona de inmediato, ya en varias ocasiones su esposa ha tratado el tema, cautelosamente, con esa estrategia propia de las mujeres, que parecen casuales al tocar un tema pero atrás esconden su persistencia para convencer a su pareja en varias cuestiones propias de la familia.

Pipo tratando de enumerar  todos los argumentos vertidos y adelantarse en las respuestas de su esposa, señala: “Me faltan poquito más de dos años para terminar la carrera, si Dios nos ayuda, voy a conseguir ya un trabajo formal, dejare de vender periódicos y lotería, cuando eso suceda, podre tener un empleo más seguro, con todas las prestaciones, podremos estar en condiciones de pensar en tener un hijo…. Tú crees que yo no quiero?, claro que quiero, pero no podemos en estos momentos… me podrás decir que todos los hijos traen su torta bajo el brazo, pero no Valentina, debemos irnos despacio por la prisa de darles lo mejor a nuestros hijos”, Valentina de tajo ve derrumbadas a corto plazo todas sus aspiraciones para ser Mama.

Pipo tiene el momento en sus manos, haber invitado a Valentina un helado, no fue circunstancial y después de la pregunta de Valentina, cree que tiene preparada la escena para dar la buena noticia su señora: “Te tengo una sorpresa”, con sus ojos vivarachos Valentina voltea a ver de inmediato a su pareja, gritándole con los ojos conocer el enigma que paciente Pipo ha guardado para después de un día de labores: “Necesito que pidas tus vacaciones en el trabajo para el mes que entra”, “Porque?”, pregunta intrigada de inmediato Valentina, “Nos vamos a Mazatlán cuatro días”, “Que, qué?”, sorprendida Valentina, pide respuestas inmediatas: “Te acuerdas que te platique que hace tiempo vendí el premio mayor de la lotería?”, “Si y luego?”, “Pues el otro día fui a ofrecerle lotería al señor que se sacó el gordo y nos pusimos a platicar… no sabía que me había casado y de su propia iniciativa nos regaló un viaje a Mazatlán para una luna de miel…” antes de que acabe Pipo la narración del regalo, lo abraza, lo apapacha, lo besa, Pipo voltea para todos lados, quiere en el fondo que la conducta de su esposa pase desapercibida , pero no todo mundo se da cuenta de la alegría de Valentina.

Cuando pasa del golpe emocional, Valentina, pone en orden sus pensamientos y lo primero que dice es: “Me deben vacaciones, pero no sé si me las den, cuando están las Jornadas Villistas hay mucho trabajo, no sé si me den permiso”, piensa en voz alta angustiada, tratando en sus pensamientos que van a mil kilómetros por hora, encontrar soluciones para disfrutar el regalo, “No puede ser antes de las Jornadas Villistas?… O después?”, Pipo la calma: “Cuando tú quieras… yo no tengo muchos problemas, pero tu si, habla con tu patrón, explícale el problema y pueden ser antes o después”, Valentina ve con unos ojos tiernos que se inundan de ternura a Pipo y brinca sobre su humanidad para asestarle un beso, reposando sus piernas sobre la cintura, Pipo vuelve a ver a su alrededor, la espontaneidad de Valentina le encanta pero no en la Plaza Principal.

“Cuando estábamos chicas fuimos a Mazatlán a conocer el mar, me daba mucho miedo, con los dedos de los pies me mojaban las olas y salía corriendo”, Pipo triste pero a la vez emocionado le contesta: “Yo no conozco el mar”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*