Pipo El Sordo 26 Noviembre 2016

partidos-politicos-logos-ok

Pipo El Sordo 26 Noviembre 2016

Ricardo Urquidi

Pipo El Sordo va camino  a la Plaza Morelos, tiene hambre y hace una pausa en su trabajo, llega a un puesto que ya lo tiene perfectamente ubicado, se especializa en barbacoa de cabeza, Pipo ya tenía varios días con el antojo y quiere darse un pequeño lujo en el día.

Al llegar están dos moviendo la mandíbula, disfrutan del platillo que tienen enfrente son: Porciano y Colmano, los dos discuten sin importar que todos los que están a su alrededor los están oyendo; “ Es difícil separar el estómago de tus convicciones, tu puedes hablar y recriminar el actuar de ellos, porque no estás en la misma situación… que hubiera pasado si tú al entrar Cesar Duarte a la gubernatura no tuvieras empleo y vieras la posibilidad de tener trabajo en Gobierno del Estado?, tenlo por seguro que tú misma familia te hubiera presionado, insistido para que lograras con influencias, no creo que por capacidad, un trabajo?, y en su caso ya trabajando  hablar muy bien del gobierno por tu afán de tener  estabilidad laboral, ahora no me vengas que los que siguen en sus puestos,  solicitan continuar en sus cargos en la presente administración estatal azul, por la sencilla razón de que necesitan la chamba, ellos lo hacen por sus mismas familias”, señala Colmano.

“Estoy de acuerdo si sus motivos tienen un origen familiar, pero aquellos que enarbolaron  la bandera tricolor y en cada espacio nos comentaban de las maravillas de la pasada administración, se rasgaban las vestiduras al oír malos manejos, ahora son sus principales detractores y aun más… se han encargado de proporcionar datos, documentación, señalar los actos de corrupción, las anomalías que hubo en el pasado… que me dices de ellos?”, puntualiza con índice de fuego Porciano, los comensales que atiborran los alrededores del puesto donde emana un humo gastronómico con agradables olores para el gusto culinario, solo oyen el debate entre los personajes.

“Pues que si estás muy involucrado en los trabajos partidistas, si has sido electo para un cargo público, por dignidad debes retirarte, pero si eres capaz, no agarras una bandera política, no fuiste participe de los actos de corrupción, puedes hacer carrera pública, debe ser ya una norma el servicio profesional de carrera, no podemos cada tres años o seis años estar improvisando con gente nueva, debemos tener continuidad, ya no son tiempos de experimentar y crear programas cada vez que hay cambio de autoridad”, contra replica  Colmano, quien estira la mano por una servilleta luego de que por sus labios derramara una riquísima salsa de chile de árbol:

Pipo a pesar del hambre que trae, está atento a la plática, en su largo recorrer por dependencias públicas ha observado cómo se encuentra con gente nueva en las oficinas, como en algunos casos fue una víctima de esos cambios, ya que al acudir a cobrar una suscripción a una oficina pública, se encontró con un nuevo titular y el presente no dio ninguna referencia del anterior y el cobro quedo pendiente.

Colmano y Porciano, piden la cuenta, son dos personajes que jamás han sido burócratas, nunca han dependido del erario público, al contrario pagan sus impuestos puntualmente y la visión de la problemática, ya sea en forma individual o colectiva de la temática de valores, empleo, principios, ideología no les ha pegado en su conciencia y con la panza llena se van.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*