Pipo El Sordo 7 Julio 2017

nota-roberto-comentaristas-534x462

Pipo El Sordo 7 Julio 2017

Ricardo Urquidi

Pipo El Sordo va caminando la última lluvia ha apaciguado en poco las intensas temperaturas, puede caminar con más tranquilidad las angostas calles de Parral, claro se salvaguarda con la sombra que aparece sobre las banquetas, después de entregar sus suscripciones  llega con calma a la agencia de viajes a checar detalles de su viaje a Mazatlán.

Delante de él, están dos escritorios con dos amables jovencitas, una de ellas al percatarse de la presencia de Pipo, solicita paciencia, hay varios que están al igual que el en espera de ser atendidos, a su lado están dos damas que parecen niñas con muñeca nueva, su plática gira en torno a su próximo viaje, una es Trifina un simpática mujer de 50 años o más, cachetona, con ojos grandes y amables, su boca no para, más que platica es un monologo, su interlocutora es Ediburga, la otra cara de la moneda, flaca, con dos palillos que simulan ser unos brazos, sus ojos y mirada profunda solo reflejan una vida quieta: “Ya no te creas, ya los políticos la deben de pensar a la hora de realizar actos públicos: ahí tienes a Peña Nieto que cuando no la riega con sus discursos, es expulsado de las parte adonde va, lo mismo le sucedió a Margarita Zavala, a Ricardo Anaya, Yunes el de Veracruz y a Creel, son cada vez más frecuentes los actos en donde los políticos terminan siendo abucheados”, señala Trifina.

Seria a no más morir Ediburga  es más dura: “Es lo que debemos hacer es cada vez que los veamos reclamarles… no como el locutor de Juárez que de plano les mentó la madre, el castellano es muy puro, les pudo haber dicho: “Ustedes honorables miembros del poder legislativo, les vamos a mandar hacer un papel sanitario con su imagen para que cada vez que un miembro distinguido de nuestra sociedad académica les solicite apoyo económico para representar a nuestro país y se lo nieguen, tengamos los elementos para cada vez que vayamos a regir, evacuar nos limpiemos con sus imágenes y de paso al conocer su actitud la madre que los pario, ella a los cuatros vientos niegue que les dio pecho… que te parece?”, pregunta Ediburga, “Excelente.. Nomás que me imagino que su cultura no les alcance para comprender tu vocabulario”, concluye Trifina.

Los ahí presentes, sin soltar la risa sonora, simulando no escucharon nada siguen resolviendo los problemas e itinerarios de los futuros viajeros, al cabo de un rato las dos amigas parlanchinas les llega su turno y su plática política es interrumpida, por lo que alcanza a escuchar Pipo de ellas en torno a su viaje, para su desgracia o fortuna  no lo sabe aún, las tendrá como compañeras de viaje al Puerto de Mazatlán.

Por fin Pipo pasa a ocupar la atención de la empleada: “Vengo a preguntar a qué horas sale el camión que va a Mazatlán?”, “Su nombre por favor?”, “ Pedro Leyva”, después de un rato los encuentra: “Pedro Leyva y Valentina Chavarria?… la salida es el jueves a  las ocho, tres noches de hotel, regreso el domingo después del desayuno, ustedes van en paquete todo incluido, se les pide que estén media hora antes de la salida… alguna duda?”, “Que es todo incluido?”, “Desayuno, comida y cena incluida, bebidas nacionales hasta las doce de la noche”, sorprendido por lo que acaba de escuchar, Pipo oculta su ignorancia con una satisfacción interior, en las últimas semanas sus ahorros iban en el sentido de llevar recursos para sufragar los alimentos y ahora se entera que ya están incluidas, una noticia que hará brincar de gusto a Valentina, después de agradecer, le entregan a Pipo su cupón y reservación, sale del local loco de contento, en la primera oportunidad antes de irse va a ir con su benefactor por el regalo recibido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*