El Factor Dylan

El Factor Dylan

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

El pasado martes sorpresivamente para muchos, Dylan llego a los entrenamientos de los Mineros al Estadio Parral, de inmediato se integró una vez más al equipo…

El chamaco provoco de inmediato una reacción múltiple en las redes sociales, en los medios de comunicación, la noticia como dicen se esparció como reguero de pólvora, los comentarios empezaron a caer en cascada y con ello la esperanza ante una hazaña, se encendió otra vez dentro del espíritu de los aficionados.

Pensar que por el solo hecho de su incursión en el line up, los Mineros van a ganar dos o tres en patio ajeno, es muy aventurado, la calidad de Dylan es innegable, pero la Furia Gris no esta adoleciendo de bateo, su caída estrepitosa en la semifinal tiene su origen en el pitcheo, que cada semana que pasa aumenta en cifras preocupantes, cuando termino el rol regular el porcentaje de carreras limpias por equipo fue de 5.14, al terminar la primera ronda contra Madera: 5.40 y ahora al finalizar los dos primeros juegos de la final: 7.29, aquel cuerpo de lanzadores que dio la oportunidad de que los Pica Piedra ganaran cinco series consecutivas, se ha desplomado en el peor momento.

Por primera vez en muchos años a nivel estatal regreso el pitcheo a las zonas, pero en Parral no, había una esperanza por la forma que el pitcheo foráneo se comportó en las semifinales y final de la Liga Regional, sin embargo, el sello del pitcheo minero en esta temporada ha sido la inconsistencia.

El Factor Dylan tiene mas influencia en el equipo en el aspecto emocional, mental…

En estos momentos el animo del equipo esta en su nivel mas bajo, la actitud despiadada de los Algodoneros de controlar, apagar las reacciones de la Cuarta Zona en momentos claves lo llevaron a dejar a muchos compañeros en posición de anotar en momentos claves… los errores, los duendes que han hecho travesuras para el despegue en el marcador por parte de los Vencedores del Desierto, asegurando las dos victorias, aunado a la baja del cuerpo de lanzadores lo tienen próximo a una eliminación, su vida pende del hilo de la esperanza.

Desde que cayo el ultimo out el domingo poco después de la medianoche, tratando de buscar un agujero por donde nos podamos escabullir y darle zancadillas al actual campeón en su parque de pelota, encontró tierra fértil en la llegada de Dylan, tanto para el aficionado, para el directivo, los medios de comunicación como a los mismos peloteros.

Dylan es la imagen de la esperanza, de que los Mineros a partir del jueves reaccionen ante la adversidad, es la vela que en cada casa de un santabarbarino, aurífero, vallero, parralense esta prendida, esperando la clásica reacción de los Mineros que realiza en situaciones similares, es tan grande la historia de nuestro equipo que no una, varias veces ha regresado a la contienda para ganar a su rival, en condiciones por demás angustiantes… las mas recientes: 94 de atrás vino para ganarle a Faraones y Manzaneros… 2001 contra Asociación, contra el público, contra Delicias se ganó… 2017 contra la fe de sus propios fanáticos, se gano uno de los campeonatos más impredecibles.

En todo encuentro, en toda lucha, pelea, enfrentamiento, de cualquier disciplina deportiva, hay un momento clave que cambia el rumbo del resultado, ese instante provoca una reacción en cadena, ya sea en lo individual o en lo colectivo, que todo aquel que esta en desventaja, saque por algún motivo de inspiración, de supervivencia, todo lo mejor de sí, el más clásico ejemplo de lo anterior esta en aquella inolvidable pelea de Julio Cesar Chávez ante Meldrick Taylor.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: