Temple y Decisión

Temple y Decisión

Por: José Daniel Espinoza Hernández

En Medicina, se dice que uno de los escenarios en donde un hombre se encuentra más presionado y con la sensacion de ser el humano más solo en toda la faz de la tierra, es en el quirófano; nada normal, pero necesario, es tener a otro ser humano en una plancha de hospital, dormido y abierto para lograr un bienestar y mejorar  su calidad de vida. Es justo ese pequeño gran momento en que las decisiones y movimientos deben ser milimétricos.

  • Doctor usted nos dice si procedemos con la circulación extracorpórea o nos esperamos, comentó la enfermera. El cirujano guarda silencio, junto a la plancha en donde tiene a su paciente y comienza a analizar el plan más conveniente sin dejar observar la cavidad torácica que tiene ya ante sus ojos y en donde se encuentra ese escenario majestuoso de ver al corazón que se mueve involuntariamente y de manera vigorosa a pesar de tener con un daño que puede ser solucionado en esa cirugía. Segundos fueron, pero para el cirujano, sentir las miradas de todos y esperar su actuar, le parecieron horas.
  • Adelante con el plan!! Entremos a circulación extracorpórea, deme ud la tuberia. Contestó el cirujano con impetu y firme.

En el béisbol, creo que el lanzador, en muchas ocasiones se llega a sentir el ser humano más solo sobre la faz de la tierra; en ambos ejemplos, el temple es punto importante para sacar por buen camino la situacion; recordemos que el temple es la capacidad de una persona para enfrentarse con serenidad a situaciones difíciles o peligrosas. No se nace con él, se va obteniendo con las experiencias ganadas durante el paso de nuestra vida

Los Mazorqueros de Camargo parecían tener al karma de su lado y estaban listos para un final de película en una serie memorable frente a su gente, este pasado fin de semana, pero los dioses del beisbol tenían un plan diferente.

Al principio, los mazorqueros tenían que creer que las cosas iban a salir perfectamente. El abridor rojo Javier Rodríguez, explotó temprano en el cotejo  y tuvo que dar paso a una fila de relevistas que venian con la brújula sin rumbo, (llegaron a 179 lanzamientos de los cuales solo 79 fueron strikes) y parecía que el entrenador de rojos de Jiménez, Marcelo Juárez, iba a tener que cambiar a muchos jugadores de su bullpen.

A pesar de el descontrol, se mantenía cerrado el partido gracias a que el batazo oportuno de los de Camargo no llegaba.

Por supuesto, los rojos tenían disponible a Samuel Alvarado, su as, pero acababa de lanzar todo en un partido completo hacia dos días. Incluso si entraba, parecía imposible que pudiera tirar algo más que un par de entradas. Sin embargo, con su temple y fortaleza entró y lanzó 30 pitchadas de las cuáles 25 fueron strikes, otorgando así,  una actuación que seguramente no equivale a la de un mortal. La cereza del pastel la dieron sus compañeros en esa 10ª entrada con imparables que a la postre dieron la carrera de la diferencia.

Lo que hizo Samuel Alvarado el pasado sábado, me remontó al 7º juego de la serie mundial del 2014, justa protagonizada por los Reales de Kansas City y los Gigantes de San Francisco; Apenas tres días después de lanzar el partido completo sin recibir una sola carrera, Madison Bumgarner completó las últimas cinco entradas del séptimo y definitivo encuentro de la Serie Mundial e hizo a sus Gigantes, campeones por tercera vez en esta década (2010, 2012 y 2014). El pitcher con 25 años en áquel entonces, convirtió en previsible un partido caótico en el que ninguno de los dos lanzadores titulares logró lanzar cuatro entradas.

¿No le parece  a usted algo similar?

Estas emociones solo se viven y se sienten con el béisbol. Felicidades y gracias a Samuel Alvarado por la valentia y temple. Sus compañeros deberán estar igual de motivados tratando de imitar la hazaña. ¡Vamos Rojos! Los mejores nunca descansan.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: