El sexto del sueño

El sexto del sueño

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

Don Marcos D. Fowler, canadiense de nacimiento, parralense por adopción, está en su oficina checando todos los detalles, momentos antes de la Presidencia Municipal había recibido una llamada de Don Valente Chacón Baca, Edil Municipal, donde le recordaban la hora de la inauguración del flamante Estadio Parral, su Chevrolet Cabriolet 34 ya esta afuera listo para trasladarlo, Don Marcos como todo mundo lo conoce, lleva un traje gris, con camisa blanca y una corbata azul obscura, su personalidad es fuerte pero a la vez receptiva.

Al llegar a los terrenos de lo que en un futuro será el Parque del Pueblo, el Superintendente de la Mina La Prieta, agarra del hombro a su chofer, dándole indicaciones de que se bajará unos cien metros antes de lo que en un futuro será nombrada como la Catedral del beisbol de Chihuahua, pausado en su caminar Don Marcos ve la obra que el y muchos parralenses hicieron realidad, sigue adelante deleitándose de esos momentos que uno de por vida guarda.

La fila de aficionados para comprar entradas al juego inaugural, es larga, todo mundo quiere ser testigo de la historia, los Mineros de Parral tienen casa para el primer Estatal que se avecina, Don Marcos silenciosamente toma fila, los que están delante de él, susurran, se hablan al oído, lo reconocen y no digieren porque esta haciendo línea, el murmullo llega hasta la entrada del estadio, un empleado del ayuntamiento se da cuenta y presuroso va con Don Marcos: “Don Marcos por favor acompáñeme, el Presidente Municipal lo está esperando”, con un flema anglosajona, de manera cortes, contesta: “Permítame por favor, la emoción, la experiencia del beisbol, comienza en el mismo momento en que uno hace fila para comprar su boleto, dígale a Don Valente que en unos momentos estoy con él”.

A lo largo de la semana miles de aficionados acudieron a los puntos de venta que se abrieron para adquirir boletos para el sexto de a serie semifinal entre Mineros y Algodoneros, van con la esperanza de disfrutar el rey de los deportes, de ser testigos de un regreso histórico de la Furia Gris, uno de tantos que ha hecho, saben que el rival al que se enfrentaran es superior hombre por hombre, posición por posición, saben que muy pocos equipos se han repuesto de un 3-0 en contra, irónicamente el color de los boletos es naranja, símbolo subliminal de quien es nuestro adversario.

De todos los puntos cardinales de la Cuarta Zona, del Oro, de Santa, del Valle, desde Chihuahua, desde Juárez, desde cualquier punto del globo terráqueo, del trabajo, de la casa uno a uno, fueron sumando miles que el viernes al atardecer en el Coloso de Los Linderos estarán agitando sus manos, sus ilusiones de seguir vivos en la contienda, son fanáticos que llevan tatuados en su alma, la mística de todos aquellos que nos antecedieron en darnos nuestro pasatiempo regional.

La vorágine de emociones, de comentarios, que hemos vivido en los últimos días, solo se equipara a la misma expectativa que ha generado el sexto del sueño, hemos entrado en un coma inducido del cual despertaremos cuando el viernes en punto de la siete y media de la tarde se cante el playball, en ese preciso momento llegaran a nuestra garganta el grito de. “Vamos Mineros Duro”, se olvidarán nuestras debilidades, se fortalecerán nuestras virtudes y el socavón de los Mineros se convertirá en un manicomio.

¿El sueño continuara?, no lo sabemos, solo estamos seguros de que no es una pesadilla… estamos mas que satisfechos con lo que nos ha dado el 21.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: