Apuntes de Phoenix

Apuntes de Phoenix

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

Editorial publicado el 28 de Marzo del 2016 con motivo de la gira de retiro de Kobe Bryant con los Lakers de Los Angeles

La oportunidad para disfrutar basquetbol de la NBA con béisbol de Grandes Ligas se visualizó al observar en el calendario que los Lakers de Los Ángeles jugaban en Semana Santa en Phoenix ante los Suns, tener un juego atractivo del deporte más espectacular combinaba con juegos de Pretemporada de la Gran Carpa en la Liga del Cactus.

A mediados de noviembre previniendo y programando el viaje se adquieren los boletos para el basquetbol, considerando que son los más difíciles de conseguir, inesperadamente y para beneplácito del periplo, a finales de Noviembre Kobe Bryant anuncia su retiro de las duelas y el juego entre los Soles y los Lakers adquiere otra dimensión, los viajeros íbamos a tener la oportunidad de ver a Kobe en su último juego en Phoenix.

Mientras tanto la inestabilidad del dólar provoco cancelaciones, por lo que al final del camino solo realizamos la travesía veinte osados parralenses, al llegar a Phoenix de inmediato nos instalamos en el hotel y salimos disparados al Talkin Resort Arena sede de los Soles, al legar a las inmediaciones, revendedores ofrecen y solicitan boletos para comprar y revender, en Arizona la reventa es permitida por lo que las fuerzas del orden se ocupan de otros menesteres, de curiosidad preguntamos cómo andan tickets similares a nuestros lugares y nos dicen que a 400 dólares, a mi esposa e hija les brillan los ojitos y toman una decisión: vender los suyos, para tener más pólvora a la hora de ir desbocadas de compras al mall, resignados mi hijo Guillermo junto con el grupo entramos a disfrutar del espectáculo

Parece que estamos en el Staples Center de Los Ángeles, California, sede de los Lakers, predominan los jerseys californianos, en el calentamiento cualquier enceste de Kobe es vitoreado por todos los asistentes incluyendo a los fans de los Suns, en la pantalla gigante de la arena, el equipo local rinde un homenaje a Kobe, lo invitan a pasar al centro de la cancha y el ruido es ensordecedor:” Kobe, Kobe… MVP, MVP”, en las acciones del juego la sangre joven de los Lakers, no capta la viveza de las jugadas de Kobe y el veterano no embona con sus compañeros, la gente solo espera que agarre el balón para aplaudir, el partido se pone interesante en el tercer periodo, pero los angelinos se caen en el cuarto para ser derrotados, la imagen de Kobe queda ahí en recuerdo de todos los que tuvimos la fortuna de estar ahí, en ese espacio y en ese momento, Gracias Kobe.

Al otro día nos vamos para Maryvale, Arizona a presenciar a los Royals contra los Cerveceros,  al ingresar al estadio cual es mi sorpresa que me topo con Rollie Fingers, cerrador de los bigotones Atléticos de Oakland, miembro del Salón de la Fama y de inmediato me tomo un video,  junto a él esta Willie Wilson, campeón con los Royals en el 85 junto al Charolito Orta.

Los actuales campeones de las Grandes ligas , captan la atención de todos, el lado del dogout de los Cerveceros está solo, contrasta con  el de los Royals, ahí están Pérez, Escobar, Caín, Duffy, Herrera, Hosmer, Moustakas, trato de localizar a Joakim Soria y no lo encuentro por ningún lado, los niños están pegados a la cerca que divide las gradas con el terreno, esperando que los jugadores para saciar su sed de autógrafos, al iniciar el partido Hosmer nos muestra su calidad al conectar un batazo de cuatro esquinas sobre la barda del derecho, al final los Cerveceros ganan el duelo bajo un sol generoso sin llegar a los extremos.

Al día siguiente aprovechamos el día libre para trasladarnos a Sedona, un pueblito pintoresco al pie del Gran Cañón del Colorado, los compañeros de viaje, disfrutan de  la naturaleza, contratando viajes al cañón y disfrutar de su majestuosidad, después de comida salimos rumbo a Surprise, Arizona a disfrutar del partido entre los Rangers de Texas contra los Padres de San Diego, partido que significo una fiesta de HR’s, que se decidió en la novena entrada con un vuela cercas para dejar en el terreno a los Padres, satisfechos salimos del estadio a descansar, al otro día regresamos a la Capital del Mundo en una viaje de más de 15 horas, Gracias a Dios llegamos sanos y salvos, con la sonrisa de haber disfrutado de NBA y MLB.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: