Yankees generación frustrada

Yankees generación frustrada

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

En la recta final del 2016 los Yankees se convirtieron en vendedores, un ciclo terminaba, el liderazgo de Joe Girardi estaba agotado, Mark Texeira, Carlos Beltrán y Alex Rodríguez habían cumplido su ultimo aire, por lo tanto, aprovechando las pocas posibilidades de ir a la postemporada, empezaron a cambiar sus estrellas por prospectos, por Aroldis Chapman enviado a Chicago llego Gleyber Torres, por Andrew Miller canjeado a Cleveland, los Mulos obtuvieron a Clint Frazier.

Aunado a ello las sucursales de los Yankkes en Ligas Menores, ya tenían listos a Miguel Andújar, Gary Sánchez, Tyler Austin, Aaron Judge, Domingo German, Luis Severino, Greg Bird, Deivi García.

En un intercambio con los Azulejos de Toronto, Giovanny Urshela llega a los Yankees, de los Mellizos llega Aaron Hicks, en el horizonte neoyorkino, todo mundo pronosticaba el nacimiento de una generación igual o mejor a la de 1996, que dio a los Bombarderos del Bronx, dos miembros del Salón de la fama: Mariano Rivera y Derek Jeter.

A cuatro años de aquella reconstrucción, los Yankees se enfrentan con la cruda realidad de ser eliminados por su acérrimo rival los Medias Rojas de Boston en el juego por el comodín, Aaron Boone, Manager de los Yankees no ha podido ver crecer a esta generación que se la dieron en pañales para que los hiciera crecer junto con el: Miguel Andújar se perdió en el horizonte por su nula defensa, Gleyber Torres ha sido inconsistente, Gary Sánchez es un manojo de nervios atrás de home, Luis Severino ha sido afectado por las lesiones, Greg Bird ya fue cambiado, Deivi García a quien nombraban el próximo Pedro Martínez viaja a las Menores para madurar, Clint Frazier está lleno de ego y no madura, Domingo German ha tenido problemas de violencia doméstica.

Los únicos que han mostrado consistencia con los años son Aaron Judge y Gio Urshela, los demás no han llegado a ser todo lo que se esperaba de ellos.

Por otra parte los Yankees han dejado de ser el Imperio del Mal, apodo que les puso Theo Epstein, Gerente de los Medias Rojas de Boston allá a principios de siglo, al ver las sumas millonarias que pagaba la organización neoyorkina en la agencia libre, Hal Steinbrenner dueño de los Yankees, hijo del “Boss” George Steinbrenner, no es un empresario impulsivo como su Padre, es ya un financiero universitario que antes de realizar un contrato, una transacción piensa con los números, desde hace años los Yankees han sido superados en nomina por los Dodgers y los Red Sox, en el reciente mercado de intercambios dejaron ir Scherzer a Trea Turner, a Javier Báez, a Jon Lester, la política actual de los Yankees es ir por peloteros en base a la sabermetria, aquellos que han sido exitosos y en base a las ecuaciones que nos dan las estadísticas tienen un potencial y futuro todavía.

Para los del Bronx el invierno será muy largo, Brian Cashman, Gerente General, es el artífice de los Yankees que hemos descrito,  tiene parte de culpa del fracaso, su puesto al igual que el de Aaron Bonne no están seguros, la afición más crítica quiere culpables ante la eliminación, Hal Steinbrenner tiene ante sí, la difícil tarea de volver a renovar el equipo o seguir siendo paciente con esta generación que no ha tenido el carácter para darle un nuevo campeonato, logro que no tienen desde el 2009.

No todo esta perdido, las sucursales de los Yankees están llenas de talento, hay vienen Jasón Domínguez, Clarke Schmidt, Oswald Peraza, Luis Gil, Austin Wells, Luis Medina, Yoendrys Gómez.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: