El futuro del Chacón Baca, en la mano de los parralenses

out27.com

Juan Terrazas

El 23 de Febrero del 2008 Don Humberto Payán Franco (QEPD) presentó una de las joyas informativas del beisbol de Chihuahua con su Libro “Historia del Beisbol de la 3ª. Zona”, en aquella ocasión fui hasta Delicias para comprar el libro, en ese evento tuve una charla con Don Roberto “Chato” Díaz (QEPD) el cual estaba muy enamorado de Delicias, era un Algodoneros de pies a cabeza y le comenté “Ojalá y que el Estadio Municipal sea convertido en un salón de la fama, que no lo dejen caer y sea remodelado, es un parque histórico”, pero la respuesta de Don Roberto me sorprendió: “Lo que necesite la ciudad, si por alguna razón el estadio debe ser demolido para usar el predio para otras obras que necesite la ciudadanía se debe ir, el beisbol seguirá”……

Esta semana en Parral se presentó un anteproyecto en el cual se planea hacer 3 campos de beisbol infantil sobre el diamante del Valente Chacón Baca, lo que ha desencadenado protestas de la fanaticada al beisbol.

El Chacón Baca es el primer estadio y sobreviviente del beisbol del estado en los incios del campeonato estatal y en los inicios de la Asociación Estatal de Beisbol. Hablar del Chacón Baca es recordar las historias ganadoras de los equipo del regional más antiguo del beisbol de Chihuahua con la visita de Sección 11, el glorioso Frisco primer campeón estatal en 1937, en su momento Jimenez, el Tec de Parral…

A nivel estatal Parral ha escrito muchas historias de batalla épicas a su favor e increiblemente han sido pocas las veces que se coronaron siendo locales, la más recordada fue aquel partido decisivo Vs. Juárez en 1957 donde en 17 entradas la IV Zona logró ser el primer campeón en la era de la AEB, el último título que Parral levantó siendo locales en el Chacón Baca fue en 1982 venciendo a Delicias siendo Salvador “Chepilón” Santana el manager……

Pero no solo Parral ha escrito historia a su favor, si no los demás equipos del estatal han tenido su momento de “gloria” ganando partidos inolvidables, como en 1966 cuando el Valente Chacón Baca la gente se le volteó a Parral IV Zona para apoyar al mítico equipo de Liga Minera que al final acabó con la participación de la IV Zona en ese estatal del 66, como aquel título que Algodoneros de Delicias le arrebató a Parral en 1985 teniendo como manager al Dr. Arnoldo Armenta, o para Venados de Madera fue en el Chacón Baca donde jugaron su primer partido del estatal por primera vez en 1988 o que tal los Soles de Ojinaga que sorprendieron a Parral y les evitó calificar y ascender al Grupo A del estatal……

O que tal las hazañas deportivas de los sin hit ni carrera de Alfredo “Guajiro” Robles en la semifinal de 1980 Vs. Dorados de Chihuahua, el sin hit ni carrera de Chabelo De Los Angeles Vs. Soles de Ojinaga en 1994, la última vez que Teodoro Higuera lanzó en estatal en 1978 para convertirse años más tarde en estelar de LMB con Indios de Juárez y de ahí a las Grandes Ligas, los 4 HR de Enrique “Pelón” Licón de los Indios de Cd. Juárez para imponer en 1976 el record de más HR por un jugador en un partido del estatal (Y más adelante empatado con Jorge Solis y Alejandro Pineda) o los 3 HR de Heliodoro Díaz de los Dorados de Chihuahua Vs. Cuba en aquel mundial de Clubes en 1991.La última vez que el Chacón Baca tuvo un juego oficial del estatal de primera fuerza sucedió un sábado 16 de Septiembre del 2001 en el quinto juego de la final Vs. Algodoneros de Delicias.

Historia hay mucha, se pudiera escribir un libro donde se contaran todas las hazañas, pero hay que poner los pies en la tierra: Tener un estadio como un monumento histórico es caro de mantener. Como idea guajira me hubiera gustado que Parral IV Zona volviera a ser local en el vetusto parque en los terceros de la serie, pero la realidad es que el parque ya no es óptimo para las exigencias del actual torneo estatal.

Y lo que me dijo “El Chato” Díaz, se los digo a ustedes afición parralense: Lo que la ciudad necesite, es lo que deben hacer con el predio del Chacón Baca.

La decisión no está en la mano de los regidores, está en las manos de los habitantes de Hidalgo del Parral que viven en la ciudad en estos momentos sean fanáticos o no del beisbol, si la ciudadanía decide mantener el parque, convertirlo en campos infantiles o demolerlo para darle paso a mejoras en la ciudad, lo tenemos que aceptar.

Con o sin el Chacón Baca la historia del beisbol parralense y del estado no se perderá, la pelota seguirá rodando, el Valente Chacón Baca ya cumplió con su misión y con creces.

Y entiendo la angustia y tal vez frustación si se toma una decisión de desaparecer el estadio, si a mi me dijeran que van a desaparecer el Cruz Blanca de Cd. Juárez, El Loco Rentería de Cuauhtemoc o el Almanza de Chihuahua me sentiría triste, pero uno debe darle paso a la modernidad, ver que es lo mejor para nuestras ciudades y aceptar la decisión tomada.

Espero sus comentarios en lectores@out27.com

Out27!, se acabó el partido y esta columna, también!

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: