“Mamá gracias” o cómo influyen las madres en el éxito de los deportistas

Nunca se presume, pero si se reconoce cuando el atleta alcanza el objetivo, cuando corre hacia ella para rendirle honor, para agradecer en un abrazo los esfuerzos y sacrificios de su mayor motor, su madre.

Ellas son las primeras en creer en ellos y sus capacidades, son quienes alimentan sus sueños, quienes los llevan a los entrenamientos, quienes son sus oídos y también su paño de lágrimas.

No importa la hora, ellas siempre están ahí para despertar al atleta en formación, para alimentar su cuerpo y acariciar su alma cuando hace falta, son las mejores psicólogas, enfermeras, maestras y además siempre su mejor apoyo.

Detrás de un deportista de élite hay esfuerzos y sacrificios, ilusión, aunque a veces, también fines de semana muy ‘poco ortodoxos’.

Salvo contadas excepciones, este personaje amado, respetado y hasta venerado permanece en el anonimato.

Si, muchas veces los padres también impulsan, pero ellas, mamás, son vitales. Como en en caso de Sergio Pérez, quien en Marilú encontró a su principal combustible de un motor que le ruge en el pecho, alentado por su hermano y su padre, pero ella, siempre le impulsó a cumplir sus sueños.

O cómo el tremendo amor que Golora Marie James profesó a su ‘pequeño’ LeBron, pues no lo tenían todo, pero entre las carencias, el jugador estrella de los Lakers ha reconocido muchas veces, “sin importar nada, siempre supe que no había nada más importante en su vida que yo, pues hizo y dejó de hacer muchas cosas por esa causa”.

Otro de los grandes atletas de nuestro tiempo es de los más apoyados por su mamá y es el seis veces campeón mundial de la Fórmula Uno, Lewis Hamilton, Carmen Larbalestier. Aunque se sabe que en su vida deportiva era su padre quien administraba su carrera, ella fue siempre quien con su comida, sus pláticas y su cariño, se convirtió en su catalizador a pesar de que vivió con él hasta sus 12 años.

Tom Brady ha gozado y sufrido en el emparrillado y en la vida misma, pues Galynn, su madre pasó por un episodio de cáncer con el que peleó y venció… lo que deja claro el carácter de la familia.


En el deporte más rudo, las Artes Marciales Mixtas tuvieron en Rhonda Rousey a su más famosa e implacable representante femenino y gran parte del amor por el deporte lo heredó de su madre, Ann Marie de Mars, quien fue campeona mundial de Judo y quien fue ganadora del oro panamericano en esa disciplina.

Una madre siempre pendiente de los logros de su hijo, sin importar su edad es Lynette Federer, quien siempre está presente en los partidos de su multicampeón del tenis, Roger. Nunca falta a sus partidos y se sienta junto a su nuera.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: