La Junta de Agua tiene una deuda histórica con el Estadio Parral

La Junta de Agua tiene una deuda histórica con el Estadio Parral

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

Hace ya 20 años que el Estadio Parral se inauguró para beneplácito de los fanáticos de los Mineros, a quienes por fin se les hacia justicia la revolución, luego de asistir por mas de 60 años al vetusto, a la catedral del beisbol chihuahuense: El Estadio Valente Chacón Baca, nombrado así en honor al Presidente Municipal que en su administración se construyó.

En aquella época la mancha urbana en el sector poniente, apenas daba cabida a la vivienda de la periferia, el corredor comercial que ahora domina toda la salida a la sierra, apenas empezaba a ser una opción para los empresarios y comerciantes, las instituciones educativas de nivel medio y superior aún no se instalaban, los cuatros carriles hasta el Granillo ya eran una realidad, por lo tanto la demanda para surtir de agua a los hogares, escuelas, empresas y negocios no eran de tal magnitud como en la actualidad.

El Estadio Parral fue la primera gran obra que se construyó, fue el núcleo de todo el sector poniente en donde Gob. Del Edo. tiene terrenos en lo que en un tiempo fue La Almanceña, para dotarla de todos los servicios, se instaló infraestructura hidráulica para que no dependiera del suministro de la Presa Parral, para ello con esa visión de estadista que siempre le caracterizo, en el aquel entonces el Gobernador del Estado: Patricio Martínez, con todas las dependencias publicas involucradas, encabezadas por la Junta Central de Agua del Gobierno del estado, se dieron la tarea de conectar al Estadio Parral con las Minas El Arbolito y Cabadeña, para que los sanitarios, vestidores y sobre todo el césped, no le faltara un litro de agua para sus necesidades.

Así se navego en su funcionar, la casa de los Mineros no pagaba el servicio del agua, era autosuficiente, hasta que la mancha urbana y las necesidades de suministro lo alcanzaron, desviando el vital liquido para los usuarios aledaños.

Con la mediocridad, corrupción, con la incapacidad administrativa, como quiera llamarle, para sostener los gastos administrativos y operacionales, un director a nivel local, bien o mal, según la perspectiva que se le quiera dar, considero que al Estadio Parral se le debería cobrar el servicio del agua, así comenzó el viacrucis de los directivos de los Mineros al aceptar en comodato el Estadio Parral que pertenece a Gobierno del Estado y que el municipio no lo ha aceptado por los gastos que significa su mantenimiento.

La deuda con los años creció hasta llegar al momento actual, es impagable, en donde la problemática esta en circulo vicioso, Gobierno del Estado cada vez que hay cambio de jurisdiccional traslada la deuda al siguiente, la Junta Municipal de Agua le cobra al Comité Regional de Beisbol que lo adquiere en comodato, cuando el original deudor y propietario del inmueble es el Estado de Chihuahua, en todos los parques de pelota que se construyeron en la época de Patricio Martínez, el socavón de los Mineros es el único que se cede en comodato y el beneficiario (entre comillas) paga todo lo que significa su mantenimiento, dar en comodato el diamante de los Mineros a un promotor, directivo del beisbol, es como regalarle a un amigo un refrigerador que gasta mucha luz.

En toda esta maraña gubernamental se encuentra los servicios hidráulicos que toda obra como la Casa de los Mineros debe tener, esta cortado el suministro, los directivos en el pasado y presente para dotar de agua, compran pipas, al aficionado poco le importa la problemática, el fanático, lo que quiere es ver beisbol, sin saber que gracias a la construcción del Coloso de los Linderos un sector de la población al abrir la llave es gracias a un viejo sueño de todo aficionado a la Furia Gris.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: