LA CARTA QUE BUFFON LE ESCRIBIO AL ARCO

“Tenía 12 años cuando te di la espalda. Renegué de mi pasado para asegurar tu futuro. Fue una elección del corazón. Una elección del instinto.

Justo el día en que dejé de mirarte a la cara, sin embargo, empecé a amarte.

A protegerte. A ser tu primer y último instrumento de defensa. Me prometí que haría todo lo posible para no cruzarme con tu mirada. O para hacerlo lo menos posible. Pero cada ocasión fue un sufrimiento, tener que darme vuelta para entender que te había desilusionado. Una vez. Una vez más.

Siempre hemos sido opuestos y complementarios, como la Luna y el Sol. Forzados a vivir uno al lado del otro, pero sin poder tocarnos. Compañeros de vida a quienes se niega el contacto. Hace más de 25 años hice mis votos: juré protegerte y vigilarte. Convertirme en un escudo contra tus enemigos. Siempre he pensado en tu bien, anteponiéndolo al mío. Y todas las veces que me di la vuelta para mirarte intenté sostener tu expresión decepcionada con la cabeza en alto, pero a sabiendas de mi sentimiento de culpa.

Tenía 12 años cuando le di la espalda a la portería. Y seguiré haciéndolo. Mientras las piernas, la cabeza y el corazón resistan”.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: