Crónicas del coronavirus ¿Primera de?

Crónicas del coronavirus

¿Primera de?

Ricardo Urquidi

El siguiente ejercicio no es mas que producto de una intención periodística de llevar un diario de todo lo que el COVID-19  ha provocado en nuestras vidas interrumpidas abruptamente por el miedo, el pánico, en nuestras rutinas que nos alejan de lo que somos y hacemos, en la familia desconcertada, renuente a aceptar la realidad que se les dibuja como un fantasma que puede atravesar sus sistema inmunológico, es además un intento de sobrellevar esta claustro sanitario, vivir una experiencia única que se nos presenta en forma individual, colectiva y mundial.

El primer contacto que tengo con el coronavirus son noticias provenientes de China a finales de Enero, donde se señala que existe una epidemia en la provincia de Wuhan, donde se encuentra el Instituto de Virología, las primeras versiones nos indicaban que el primer contagiado había sido precisamente una investigadora de dicho centro científico.

Al implementar China todas las disposiciones para contener el virus y aislar a la provincia de Wuhan del resto del país, se acusa al gobierno de no respetar los derechos humanos de los habitantes, para ello los contagiados asintomáticos, salían de territorio chino hacia todo el mundo, gracias a las relaciones comerciales que como potencia mundial económica es China, por supuesto que viajaron a Europa, Estados Unidos, los chinos contagiados no iban a ir a África a un safari, sus viajes fueron de trabajo a países con socios comerciales.

El mundo global se contagio sin saberlo, la cuna del turismo mundial: Europa es la primera afectada sin saberlo, ya es mediados de Febrero y en el mundo aparecen las primeras estadísticas de mortalidad, empiezan las teorías de la conspiración, que China la creo y disperso intencionalmente, cierto o no, la Bolsa de Nueva York entra en pánico, los estadounidense con acciones de empresas chinas, al ver a China aislado pronostican una caída en la economía de enormes consecuencias por el virus, detalle que es aprovechado por los chinos que compran las acciones de sus socios a precios irrisorios.

Aquí en México con esa paranoia que le caracteriza, en esa burbuja de Mesías y protagonista en que vive, nuestro Presidente de la Republica, declara en la misa que es la conferencia diaria: La Mañanera, que no hay de que preocuparse, que el coronavirus es un complot de los conservadores, la prensa antagónica a López Obrador se olvida de la campaña feminista y se va con todo, sacando de contexto todo lo que Gobierno Federal declara en torno a la contingencia y en vez de crear un ambiente propicio de prevención, se crea el caos social, explotando la ignorancia, la falta de educación de un pueblo, la falta de confianza hacia todo lo que emana de la autoridad.

En Parral micro cosmos de esa ignorancia, la situación de incertidumbre, de desinformación poco a poco crece, aparecen los memes y en todo este proceso, la cuestión social no es la gravedad de la pandemia mundial y sus consecuencias, el coronavirus es nuevamente el punto de confrontación de un México dividido: los Chairos contra los Fifís, el profesional contra el analfabetismo funcional, la solidaridad contra la apatía, los poderes facticos del país ante la oportunidad de aumentar ceros a su fortuna, la clase política, cómplice del poder económico, tibio e incapaz de afrontar una situación que desconoce y ante ello, un pueblo desvalido, huérfano,  con hospitales insuficientes, sin medicamentos, sin una autoridad competente.

Continuará…

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: