Cronicas del coronavirus ¿Segunda de?

Crónicas del coronavirus

¿Segunda de?

Ricardo Urquidi

Al continuar el confinamiento y teniendo como único contacto las redes sociales, la televisión, el celular, mis dedos buscan ante el hastío del ocio de una serie de Netflix, el teclado para escribir, buscar fórmulas para la página de furiagris.com.mx, seguir en esta labor, tratar de crear nuevas opciones para los seguidores, dado la circunstancia de que todo el deporte de Parral está suspendido, no hay notas deportivas,  comprender la función social que tiene el periodismo en estos momentos, informar, orientar, prevenir, ser un vinculo serio entre sociedad y gobierno, trato de checar las noticias que me llegan por WhatsApp, Facebook, Tweeter y en ese devenir, comprendo que cada quien se proyecta en cada uno de sus mensajes en torno al coronavirus.

En mi grupo de la generación 73-76 de la Secundaria Federal, donde predomina el sector femenino, la mayoría de los mensajes están las oraciones por que la contingencia pase lo más rápido posible, hay una fuerza espiritual en sus carteles, la oración como fórmula para que la mortalidad sea mínima, después llegan las recomendaciones sanitarias, los audios de protagonistas en todo el mundo, con sus consejos, con sus advertencias, llamando a la prevención, a atacar la incredulidad, aquí en estos grupos, con este perfil, es donde la línea entre la cordura y el pánico, la noticia oficial y el fake news es muy delgada.

Los memes políticos llegan en los grupos masculinos, nuestro ilustre Presidente de la Republica, es el escarnio, es el blanco de las críticas más sarcásticas, más irónicas, más sátiras, más peyorativas, hay mucha tela de donde cortar, el país esta dividido de eso no hay duda: son muy pocos los que lo defienden, otros añoran a Peña Nieto y de inmediato se me viene la palabra: mediocridad social, no se trata de un examen opcional, quien fue mejor o peor, se trata de exigir como ciudadanos mejores gobiernos sin darnos cuenta que nosotros somos parte del problema y por ende de la solución.

En forma egoísta señalamos con índice de fuego a todo el actuar de nuestras autoridades y después de enviar el mensaje, el meme nos vamos al cine, a la carne asada con los amigos, no nos aislamos, estamos indecisos en ir o no ir a Mazatlán en Semana Santa, nuestro argumento es que todo esto del coronavirus es puro cuento.

Los grupos donde se intercambia todo tipo de mensajes y memes con clasificación XXX, cambian de tema, pero no de intensidad, la misoginia, el machismo son el recurso para el morbo que provoca el coronavirus  y grotescamente lo expresamos de las mil maneras, en todos la creatividad del mexicano es patente, algunos utilizan a niños y ancianos, el infante actúa porque su Papa le dice que es gracioso, el de la tercera edad por dinero, en los dos casos es patético para el que lo actúa y difunde.

Después vienen los que nos invitan a la catarsis, son de humor blanco, simpáticos, nos invitan a la risa sonora, a ver el problema con el mas puro sentimiento mexicano, en donde nos reímos de todo, hasta de la muerte como nos ilustraba Guadalupe Posada, al final del camino en los mensajes hay una síntesis: “Si me toca me toca”, “A mi me hace lo que el aire…”, “Esto no es cuarentena con mi esposa… es prisión domiciliaria”, los ficticios reportes policiacos indican un aumento en las riñas conyugales, “Suspenden las bodas… dichosos ellos”.

Después con la premisa de que en torno a México nos enteramos mejor en el extranjero que en los medios manipuladores mexicanos, ya sea Televisa o Tv Azteca, o demás cadenas desinformadoras, me informo en paginas digitales de España, Italia, Estados Unidos, observo CNN, NBC, ABC, cadenas televisas de Estados Unidos y todos nos dan noticias adversas a nivel mundial, con índices de contagio, infestados y muertos a la alta, los próximos 15 días son vitales y no salir de la casa es lo mejor, ojala y hagas caso.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: