Crónicas del coronavirus, ¿Cuarta de?

Crónicas del coronavirus 4

Ricardo Urquidi

A todos los presidentes de la republica de una forma u otra se les ha criticado por su físico, por su honestidad, por sus acciones, por su vida privada, por su corrupción, por su actitud a la hora de tomar decisiones, es y será una constante, el pueblo ve en la figura del ejecutivo, no un ejemplo a seguir, ve mediante la sátira, la crítica, los insultos una forma de catarsis, de gritarle, vapulearlo de mil maneras, sin  embargo por la llamada Dictadura Perfecta de Vargas Llosa siempre había un límite y ese límite de la expresión de la vox populi se rompió con Vicente quien fue, gracias a los medios y las incipientes redes sociales que apenas aparecían en esa época cuando empezó este  canal para que la gente se desahogara sin lograr absolutamente nada.

Fox representa el inicio de la degradación de la clase política que hasta ahora sufrimos, su falta de oficio se reflejó en su más pura expresión cuando le solicito a Fidel Castro: “Comes y te vas”,  Felipe Calderón mejor conocido en el bajo mundo de la política como: Comandante Borolas, una vez tuvo el atrevimiento en declarar en un evento oficial: “Esta calle me recuerda mucho a mi abuelo, porque por aquí pasaba para llevarle pertrechos a los Cristeros”, y el histórico resbalón de Peña Nieto cuando le preguntaron los tres libros que más habían impacto su vida, en estos tres personajes: uno idiota, otro alcohólico y el ultimo corrupto se sintetiza la involución de los políticos mexicanos.

Para complementar el cuadro falta el juicio de la historia sobre López Obrador… aunque ya hay algunos que ya lo llevaron al cadalso…

Durante mas de 50 años, (considerando que el ultimo sexenio de centro izquierda fue el de Luis Echeverria 1970-1976) la derecha mexicana tuvo en el noticiero 24 Horas de Jacobo Zabludovsky y posteriormente con López Doriga, su misa nocturna, lo que decían Televisa y después TV Azteca era la más pura y fantástica realidad del país, “Amen”, decía la gente cuando apagaba el televisor después de que Jacobo terminaba.

Esa generación que intelectualmente creció bajo este ambiente, se quedo en automático, ahora sigue creyendo todo lo que se diga en contra de López Obrador, haya sido o no sacado de contexto, sea o no una noticia falsa, en ese sentido se desinforman, son manipulados, explotan la ignorancia de la mayoría de la población, el periodismo deje de ser eso y se convierte en una empresa con obscuros intereses.

En otros países al saber que un López Doriga, Loret de Mola, Adela Micha, Enrique Krause, Ciro Gómez y demás periodistas recibían y estaban en la nomina de un gobierno, de inmediato en el peor de los casos habrían sido enjuiciados y en el mejor de los casos se habrían retirado a la ignominia de su cinismo, ningún medio de comunicación los habría vuelto a contratar, increíblemente siguen activos y la gente creyéndoles.

Ahora con la contingencia del coronavirus, la Organización Mundial de la Salud dice que el Gobierno de México va bien, que se ha actuado bajo los procedimientos sanitarios para manejar una pandemia de este tipo, se supone que vamos bien, pero… el problema no es el coronavirus, somos nosotros los que no acatamos las indicaciones, si la situación se agrava vamos a culpar a López Obrador, el problema es un Presidente de la Republica que no se da cuenta que divide al país, como va a convocar a la unidad si el mismo es el promotor de la fragmentación que vivimos?.

López Obrador llega a una mañanera, le ofrecen gel antibacterial y lo rechaza… no sabe que el es un ejemplo para el país?…

En plena mañanera, ¿saca un escapulario y declara que esa es su protección?, no sabe que el estado mexicano es un estado laico? se trata de explotar la ignorancia y el fervor religioso del mexicano?, son 40 millones de analfabetas funcionales que festejaron su ocurrencia.

¿Sale a eventos y saluda de mano, da besos y abrazos… si se siente un iluminado, un Mesías, ¿cree que como Moisés va a abrir el mar(coronavirus) para que su pueblo atraviese la contingencia sin ningún problema?

Con todas sus conductas algunas infantiles, otras insensatas les esta dando de comer a todos sus detractores.

Necesitamos un líder, un estadista, que vea no tan solo los árboles, vea el bosque…

Que no les de el pescado a los flojos, les de una caña de pescar…

A nuestros viejitos un final digno…

Sino el país se ahogará en sus propios mocos…

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: