Veterano de mil batallas, Tercera de seis partes

Veterano de mil batallas

Ricardo Urquidi Espinoza

A Raúl mi hermano…

Que para bien o para mal

Me pidió silencio.

Tercera de Seis Partes

Al llegar a los treinta años Pedro noto que ya no era el centro de atención, otra generación de peloteros mucho mas joven que el, venia empujando fuerte y casi sin notarlo empezó a ser desplazado, ya los mejores regalos no eran para el, después de ocho años sin trabajo y solo dedicarse al béisbol de verano e invernal, Pedro ya no pudo sostener su ritmo de vida.

Apurado volvió a solicitar trabajo, sus hijos de diez, ocho y siete años, demandaban atención y cuidado, sus mejores años ya solo eran motivo de fotos en marcos y vitrinas, el fanático le empezó a gritar en los partidos al no responder en situaciones que antes eran pan comido para el.

Un funcionario publico, eterno aficionado al béisbol y de los Mineros lo ocupo en su dependencia, Pedro con la seguridad social que dan los empleos de gobierno, a pesar de sus facultades mermadas por la edad, volvió a su actitud ególatra, constantemente abusaba de la buena fe de su patrón, con cualquier pretexto pedía permiso para ausentarse en el trabajo, permiso que se le concedía por su fama y trayectoria.

Como todo  cambio de sexenio, de administración, el funcionario fue removido de su cargo y el relevo al revisar los antecedentes de Pedro en el trabajo y sin la afición al béisbol de su predecesor, lo despidió para traer a su gente en la dependencia.

A sus treinta y seis años, Pedro nuevamente estaba sin trabajo, por primera vez en su carrera de pelotero, no fue llamado a integrarse a la selección de los Mineros, se tuvo que conformar con el clásico domingo de un equipo en una liga citadina, gratificación que estaba muy lejos de lo que ganaba antes.

Su familia que lo idolatraba, ya requería de otro tipo de necesidades, sus hijos ya querían cursar una carrera profesional y económicamente Pedro no podía dárselas, por lo que empezaron a trabajar en el comercio local, como pudo Pedro los coloco gracias a sus relaciones producto del béisbol.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: